10 de diciembre de 2019, 14:35:01
Nacional


Fracaso de los partidos en la primera reunión para pactar una reducción del gasto electoral

Por Andrea Mingorance

El Congreso de los Diputados ha vuelto a convertirse en el escenario de una negociación entre los partidos políticos para buscar un pacto. En esta ocasión, las formaciones han debatido un acuerdo relativo a los gastos de la campaña, pero han fracasado en el primer intento de acordar un recorte en los gastos de campaña y una reducción del coste del envío de papeletas. Las formaciones se han citado para el miércoles que viene y sólo han constatado un principio de acuerdo sobre la reducción de la publicida exterior (carteles, marquesinas, vallas), pero ni siquiera se ha concretado en qué cuantía o en qué elementos concretos.


"Nos hemos puesto de acuerdo en el qué pero no en el cómo". Así definía la diputada de Unidad Popular-Izquierda Unida (UP-IU) Sol Sánchez la primera reunión entre los partidos políticos para llegar a un acuerdo sobre el recorte de los gastos de campaña.

PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos, Compromís, UP-IU, ERC, DiL y PNV han acudido al encuentro propuesto por Unión del Pueblo Navarro (UPN) en el Congreso de los Diputados y han salido sin un acuerdo, aunque con una próxima cita: el miércoles 11 de mayo.

Las principales discrepancias se han producido en si reducir el límite máximo que marca la ley para todos los partidos -al que ninguna formación llegó las pasadas elecciones- o si marcar un compromiso para reducir un tanto por ciento el presupuesto de cada partido. Si se aplicara el primer criterio, los gastos de los partidos más grandes se aproximarían a los de los partidos más pequeños, mientras que si se opta por el segundo criterio, las diferencias entre los gastos de los partidos permanecerían iguales.

"(Si) al final solo hacen ahorro los partidos grandes, los pequeños podrán hacer incluso más gasto y eso es hacernos trampas a nosotros", ha comentado el representante del PP Fernando Martínez Maíllo tras salir de la reunión.

Otro punto de desencuentro es si hacer un mailing o envío de papeletas conjunto o mantenerlo de forma individual. En este punto es el PP el que más se opone a realizar un envío simultáneo ya que, según Maíllo, esto implicaría pagar este elemento a las más de mil candidaturas que se suelen presentar a las elecciones y podría perjudicar al derecho al secreto en el voto. El 'popular' ha argumentado que incluso se podría encarecer el coste, ya que el Estado sólo paga la subvención del envío de papeletas para aquellos partidos que hayan conseguido un grupo parlamentario.

La tercera opción sobre el mailing es la que plantea el PSOE que quiere mantenerlo individual pero reduciendo el coste actual (0,18 céntimos por elector).

El único punto de acuerdo ha sido el de reducir la "publicidad exterior", es decir, la cartelería, las vallas o las marquesinas, aunque ni siquiera ha habido consenso sobre qué elementos concretos entrarían parte de este concepto.

Oscar López ha prometido que desde el PSOE se comprometen a eliminar este tipo de publicidad, incluso aunque no haya acuerdo entre los partidos.

Las diferentes propuestas

Las propuestas eran dispares de partida, aunque, en principio, todos estaban de acuerdo en hacer una campaña más austera que la del 20-D. El partido de Pedro Sánchez había puesto sobre la mesa una rebaja del 30% del límite legal -que estaría ahora alrededor de 13 millones de euros-, por lo que el nuevo tope se situaría en torno a 9 millones de euros, una cifra similar a lo que gastaron en la anterior campaña. Tanto PP como UPN defienden el mismo porcentaje de recorte.

En cambio, Podemos y Ciudadanos han defendido que se igualen los presupuestos de todos los partidos, para que jueguen con las "mismas reglas". La formación de Albert Rivera había propuesto un recorte del 50% del máximo legal, -es decir, que apenas supere los 6 millones de euros- lo que supondría que ellos no tendrían que reducir su presupuesto, que se situó en los 4 millones de euros para el 20-D.

José Manuel Villegas ha defendido esta propuesta señalado que obligaría a los partidos "que estan despilfarrando" -PP y PSOE- a hacer campañas austeras como los partidos emergentes. La formación naranja ya había defendido que ellos ya habían hecho los deberes y que, por tanto, le tocaba ahora a lo partidos tradicionales hacer un esfuerzo.

Podemos había propuesto una "tarifa plana" de 3 millones de euros para todos los partidos, también ligeramente superior a la cifra que gastaron en la anterior campaña: 2,5 millones de euros sin contar con el presupuesto de las confluencias. El argumento utilizado es similar al de Ciudadanos, ya que aseguran que pedir un compromiso a los partidos más pequeños implicaría "castigar" a los que ya han hecho una campaña eficiente.

Tanto la formación de Rivera como la de Pablo Iglesias habían defendido además la necesidad de hacer un mailing -envío de papeletas- conjunto para reducir el gasto de esta partida.

"Hay diferencia de concepciones entre los partidos nuevos y los partidos viejos, aquellos partidos que no se atreven a competir en igualdad de condiciones", ha resumido el responsable de finanzas de Podemos, Segundo González.

Los portavoces de los partidos han destacado la voluntad de llegar a un acuerdo y, al menos la mayoría, se ha mostrado optimista sobre la próxima cita. No todos, sin embargo, han compartido el mismo tono. "Esto huele un poco a farsa", ha concluído el representante de ERC, Joan Tardá.

Los debates

Algunos partidos políticos han aprovechado la cita para introducir el la cuestión de los debates electorales, aunque en principio no estaba en el punto del día. Desde el PP han querido destacar el mensaje de que estarán en todos los debates, aunque no se han referido a la presencia de Mariano Rajoy en concreto.

Tanto PSOE como Ciudadanos han dejado claro que en esta ocasión los debates tienen que ser entre homólogos, por lo que rechazan la posibilidad de que Soraya Sáennz de Santamaría vuelva a sustituir a Rajoy en un debate con los candidatos al Gobierno.

El socialista Oscar López ha reiterado la disposición de Pedro Sánchez y ha adelantado que ya tienen 6 propuestas de debates entre los candidatos presidenciales. El secretario de organización del PSOE ha dado incluso los nombres de los medios o isntituciones: 'TVE', 'Atresmedia', 'Mediaset', la Universidad Carlos III, 'El País' y 'Abc'.

La reivindicación de los partidos más pequeños vuelve a ser que estos debates sean lo más amplios y plurales posibles. Así por ejemplo, el representante de DiL, Francesc Homs, ha pedido que en vez de debates a 4, se planteen debates a 7, en el que se incluya a los dos grupos catalanes.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com