5 de diciembre de 2019, 16:17:19
Nacional


Aznar sacude a Rajoy ante los economistas por la deuda que deja tras su primer mandato

Por Vicente Mateu


El ex presidente José María Aznar ha acusado a “alguna izquierda europea” de convertir en “criminales sociales” a quienes defienden, como él, el cumplimiento de los compromisos adquiridos en la UE para reducir el déficit. Se han “traicionado los principios del euro”, ha asegurado el ex presidente del Gobierno y, mientras tanto, la gestión de la crisis sólo ha dado lugar a “efectos electorales perversos”, una clara referencia a la situación española. Aznar, que ha intervenido en el Foro de Economistas, ha advertido también que “cualquier país cuya deuda supera el 100 por ciento de su PIB se adentra en una espiral de problemas de todo orden de la que es extremadamente difícil salir”.

Apenas una hora ha separado esta mañana al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de una de sus ‘víctimas’ más ilustres y presidente de honor de su partido,, José María Aznar. El primero inauguró a las 9 el Foro de Economistas en el CaixaForum madrileño´ pero aunque la conferencia sobre el euro del ex presidente del Gobierno empezaba a las 10, no aprovechó para escuchar lo que tenía que decir sobre el futuro de la moneda única. Ni uno ni otro hicieron declaraciones sobre su contencioso personal.

Tampoco se quedaron ambos a escuchar al siguiente conferenciante de la jornada: el ex ministro y al parecer de nuevo ministrable Josep Borrell.

Aznar llevaba preparado un duro discurso contra las "malas políticas" cuyo destinatario, sin duda, es Mariano Rajoy, al que le ha marcado el camino a seguir entre admoniciones casi apocalípticas. Estas son algunas de las principales ideas de la exposición del ex presidente ante la reducida pero selecta audiencia de expertos que le escuchaba atentamente:

      • "La presunta incompatibilidad entre disciplina presupuestaria y crecimiento económico es un debate ideológico, no económico. Es un debate real, pero no lo es en el plano de la economía. Un debate avivado por las posiciones de alguna izquierda europea, empeñada en hacer de quienes defienden los compromisos adquiridos algo así como “criminales sociales”.

      • "Desde el punto de vista económico, político y social, cualquier país cuya deuda supera el 100 por ciento de su PIB se adentra en una espiral de problemas de todo orden de la que es extremadamente difícil salir. Esto es, me atrevo a decir, difícilmente discutible".

      • "Quiero decirlo con toda claridad: relajar la corrección del déficit público es un error. Y aceptar la oposición entre disciplina, reformas y crecimiento es un error muy grave. Económico y político".

      • La economía española está en un buen momento. El ciclo económico es favorable y está potenciado por fuertes vientos de cola de sobra conocidos. Los objetivos de déficit probablemente se podrán cumplir por el mero incremento de los ingresos cíclicos.

      • Por eso, precisamente ahora, en mi opinión, España debe mantener e incluso acelerar el proceso de consolidación fiscal. Y debe hacerlo a través de una reducción del gasto público, sin confiar simplemente en el crecimiento de los ingresos públicos cíclicos.

      • El momento actual es idóneo para poner en marcha un proceso de consolidación fiscal expansiva como el que operó en España entre 1996 y 2004.

      • Sería un error histórico mantener el parón reformista en el que permanecemos desde hace ya demasiado tiempo. No hacer ahora nada dejaría sin efecto los esfuerzos que sí se han hecho en los últimos años.

      • El problema es gobernar mal la economía; es gastar demasiado y sin sentido; es haberse apartado del Pacto de Estabilidad y Crecimiento originario; es haber traicionado los compromisos del euro.

      • La gestión política de la crisis económica, en prácticamente todos los países del euro, ha dejado como consecuencia más visible una sima entre los ciudadanos y el poder político. Un enorme poso de desafección y desencanto que se está organizando políticamente.

Un ministrable sin talante

El ex ministro del PSOE sólo se paró ante los medios que le esperaban a la puertas del auditorio para contestar a una pregunta sobre la compatibilidad de su puesto en el consejo de administración de Abengoa con su inclusión en el grupo de expertos/ministrables de Pedro Sánchez. Visiblemente molesto, Borrell respondió: “No voy en las listas, a ver si se entera, señorita”.

“Europa no se ha recuperado” de la crisis, sino que ha acentuado las diferencias entre los miembros de la UE, y el euro no ha ayudado precisamente a mantener la convergencia entre las distintas economías nacionales. Esta es la tesis de Jospe Borrell que, como Aznar, ha advertido de la frustración provocada en los ciudadanos, que ven cómo las políticas de austeridad “no dan resultados”. Al mismo tiempo, ha enfatizado el ex ministro de Obras Públicas, se ha agudizado la desconfianza entre los países del norte y del sur.

Precisamente sobre uno de esos estados del sur de la UE, Grecia, lo calificó como “un caso patológico que nunca debía haber entrado en el euro”.
“El objetivo [del euro] de reducir el endeudamiento” no se ha cumplido y además ha creado una gran “fractura social”, ha señalado Borrell.


Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com