26 de octubre de 2021, 23:17:49
Sociedad


Maloma, Darya, Nahjiba y Koria: el drama de las saharauis retenidas en los campamentos de refugiados

Por María Fernández

No son las únicas, tampoco las primeras, ni serán las últimas. Maloma Morales, Darya Embarek, Nahjiba Mohamed y Koria Badbad son los rostros 'mediáticos' del drama que viven las mujeres que se encuentran secuestradas o retenidas contra su voluntad en los campamentos de refugiados saharuis en Tinduf (Argelia). ¿Por qué están retenidas? ¿Quién las retiene? ¿Cómo han llegado a esta situación? Estas preguntas encuentran respuesta en las familias de acogida de estas mujeres en España, que han emprendido una ardua batalla para conseguir su liberación. Diariocrítico ha charlado con los familiares de acogida de estas jóvenes en un acto organizado por el Fórum Canario Saharui, asociación que denuncia esta flagrante violación de los Derechos Humanos.


Aunque las circunstancias varían según el caso, la historia es la misma. Maloma, Darya, Nahjiba y Koria llegaron a España mediante el programa 'Vacaciones en paz', para pasar un verano lejos de la realidad que vivían en los campamentos de refugiados. Salvo Maloma, que sólo padecía una anemia propia de las condiciones de vida de los campamentos, la razón por la que las otras niñas se quedaron en nuestro país es que padecían diversas enfermedades, y las propias familias biológicas pidieron a las de acogida que se hicieran cargo de los tratamientos necesarios.

Después de dejarles en casa a unas niñas sin documentación de ningún tipo, las familias de acogida tuvieron que iniciar el arduo proceso burocrático para tramitar sus pasaportes y permisos de residencia, y la nacionalidad española en el caso de Maloma. Los familiares de acogida de estas cuatro mujeres coinciden al señalar que mientras las jóvenes han estado en España han mantenido el contacto con sus familias biológicas e incluso han viajado en diversas ocasiones a visitarlos. Sin embargo, llegó el viaje sin retorno. Una visita a su lugar de origen, que ha terminado en secuestros y retenciones por parte de las familias biólogicas, que les prohíben regresar a nuestro país. A todas les han retirado sus pasaportes y documentación española, y en algunos casos, les impiden contactar con sus familias de acogida.

Las retenciones y secuestros de mujeres saharuis por parte de sus familias biológicas no suponen una novedad en Tinduf, ya que en la mayoría de casos, las familias de acogida no lo denuncian por miedo a las posibles consecuencias para las jóvenes, y cuando esto sucede dentro de los campamentos de refugiados, tampoco es denunciado por la misma razón. Esto sucede bajo el amparo del Frente Polisario, que conoce la realidad pero, por presiones de las tribus, no actúa al respecto.

Para Koria, el ‘viaje sin retorno’ tuvo lugar hace ya 5 años, y desde entonces, su familia de acogida no ha vuelto a tener noticias suyas, ni siquiera saben si está viva. Darya y Nahjiba, amigas entre sí, llevan 2 años en esta situación aunque sí pueden contactar casi a diario con sus familiares españoles, y Maloma, la única que tiene nacionalidad española, lleva secuestrada desde diciembre de 2015, y su familia de ascogida no sabe nada de ella desde el 25 de diciembre. Aunque sólo se conozcan estos casos, las familias de acogida insisten en que no se trata de casos aislados, ya que hay muchas otras familias de acogida que no lo denuncian por miedo a represalias.

Estas 4 mujeres han expresado su voluntad de regreso a España, pero sus familias biológicas se niegan alegando que las jóvenes deben recuperar sus costumbres y lengua de origen, y el Frente Polisario se limita a pedir paciencia y tiempo a las familias de acogida. Por su parte, el Gobierno de España trabaja por la liberación de estas jóvenes, aunque, por el momento, sin éxito. Los familiares de acogida denuncian que el Frente Polisario se ‘lave las manos’ justificando que se trata de una cuestión entre familias, que debe ser resuelto entre ellas. “Hemos hablado con el Frente Polisario y con sus ministros, pero nos piden tiempo y dicen que es una cuestión de familia pero no es así”, manifiesta Bienvenida Campillo, madre de acogida de Koria. “Ni el Polisario ni el gobierno español nos dan respuesta y llevamos 5 años sin saber nada de Koria ni de su familia. Son 5 años de incertidumbre que nos consume”.

Las familias de acogida planean un viaje a los campamentos de refugiados de Tinduf para intentar, al menos, ver o contactar con las jóvenes. “Queremos que con nosotros vayan todas las familias que están en la misma situación, que nos acompañe el cónsul español y medie para poder reunirnos con las familias biológicas y el Frente Polisario. También queremos que nos acompañe el representante estatal de Amigos del Pueblo Saharui para que diga allí, lo que defiende desde aquí”, indica Campillo.

El único objetivo que mueve a estas familias de acogida es que las jóvenes sean liberadas y puedan decidir libremente si quieren permanecer en los campamentos de refugiados o regresar a España. Pese a las dificultades, la esperanza les mantiene en esta lucha, que ya han anunciado que no cesará hasta que consigan su objetivo.

El padre adoptivo de Maloma, José Morales, anunció que este sábado se celebrará una manifestación en Sevilla para exigir de nuevo la liberación de estas jóvenes.

Las retenciones y secuestros han influido en el descenso del número de niños saharuis que llegan a nuestro país mediante el programa ‘Vacaciones en Paz’ y luego regresan a los campamentos. Si hace unos años, la cifra de niños superaba los 8.000 cada verano, en 2015 llegaron unos 4.000.

- La cara más oscura del Frente Polisario: "Hay muchas mujeres que son violadas y las llevan a la cárcel, así es la justicia saharui"

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com