28 de noviembre de 2020, 22:16:45
Deportes


Gales se impone a Eslovaquia (2-1) y Suiza a Albania (0-1) en su estreno en la Eurocopa

Por Diariocrítico/EP

La selección de Gales se llevó (2-1) el duelo de primerizos ante Eslovaquia este sábado en el duelo que abrió el Grupo B de la Eurocopa 2016 en Burdeos, un estreno continental en el que un tanto de Hal Robson-Kanu decidió el encuentro en el minuto 81. Un solitario gol tempranero de Fabian Schär le valió por su parte a Suiza para conseguir sus tres primeros puntos ante una Albania que plantó cara hasta el final y cerca estuvo de amargarle el debut a los de Petkovic, tras jugar con diez desde el minuto 36 por la justa expulsión de Lorik Cana.


Con ambas selecciones debutando en una cita europea, la igualdad reinó sobre el césped en el enfrentamiento entre Gales y Eslovaquia, a pesar de que Gareth Bale estrenó el marcador a los 10 minutos en una falta directa. Con poco fútbol, el cuadro británico no supo mandar, y la urgencia eslovaca terminó con premio en una segunda mitad que mejoró con los cambios.

No fue hasta el segundo cuando cambió el guión, pero el recién salido Duda puso las tablas en el marcador. Eslovaquia metió el miedo en el cuerpo a una Gales echando de menos a sus piezas clave, en especial un Bale poco participativo, sin fuerza en sus arrancadas. A Gales le funcionó también el tirar del banquillo y Robson-Kanu sacó los tres puntos.

Tres puntos vitales ante dos aspirantes a la segunda plaza del Grupo B, ya que la presencia de Inglaterra complica mucho las cosas al resto. Los de Chris Coleman sacaron petróleo de un duelo igualado 'in extremis' y ya comenzaron respirando en los primeros minutos, cuando la estrella rival Hamsik rozó el gol.

El jugador del Nápoles se plantó en el área tras una gran jugada pero no acertó a conectar un buen disparo. Poco después, Bale desataba la locura en los 'dragones' con un gol de falta. El delantero del Real Madrid acudió a la llamada, como ya había hecho para traer a su país a Francia.

Sin embargo, el 'expreso de Cardiff' se diluyó con el paso de los minutos. Hamsik y Weiss tiraron de los de Jan Kozak, aunque las ideas en los últimos metros no abundaron. Eslovaquia se fue al vestuario mereciendo más y tras el descanso lo siguió buscando. Gales trató de guardar el balón pero pronto se vio incapaz.

La obligación eslovaca acabó con empate, justo después de una ocasión de Bale de cabeza, en un despiste defensivo. Duda remató sin oposición una buena jugada de Max por la banda derecha. Pese al empate, Eslovaquia no encontró a Hamsik para rematar la faena, y Gales disfrutó de su mejora con los cambios.

Robson-Kanu le dio mordiente a los de Coleman y tres puntos de oro en el minuto 81, echando por tierra la esperanza eslovaca. Una victoria histórica para una Gales que tiene ya en mente el duelo contra Inglaterra en la segunda jornada. Un duelo en el que los 'dragones rojos' necesitarán la mejor versión de Bale.

Suiza juega con fuego

A poco de empezar el partido, en el minuto 5, el defensor Fabian Schär remató un córner botado por Xherdan Shaqiri hasta el fondo de la red. El portero Etrit Berisha falló en su salida y el jugador suizo del Hoffenheim envío a las mallas de la portería el primer gol de su país en esta Eurocopa.

Tras el gol, el juego estuvo muy trabado con muchas faltas en la primera parte. La presión del centro del campo suizo acabó con la mayoría de los ataques albaneses y hasta el minuto 26, mediante un disparo de Taulant Xhaqa la selección dirigida por Gianni de Biasi no rondó la portería de Sommer. Sadiku la tuvo en sus botas minutos después y el arquero suizo hizo una parada de gran mérito.

La clave del partido estuvo en la expulsión de Lorik Cana tras una mano en el minuto 37 que suponía la segunda amarilla para el defensa albanés. En la misma falta de la expulsión, Dzemaili envió el lanzamiento al palo y más tarde tendría otra oportunidad para anotar el segundo gol para los suizos. Poco más tarde, Seferovic tuvo un mano a mano que sacó Berisha.

Suiza empezó la segunda parte dominando, aprovechando la superioridad numérica, pero sin crear excesivo peligro, demasiado confiada. Haris Seferovic tuvo la primera en el 53 pero Berisha, ya recompuesto de su error en el gol, estuvo pletórico ante el exjugador de la Real Sociedad. Albania salió con muchas ganas a la segunda parte, pero no consiguió cuajarlas en oportunidades y la expulsión de Cana, líder y capitán de los de rojo, afectó mucho a los albaneses.

Según fue avanzando la segunda parte, el dominio de Suiza se hizo latente y la entrada de Embolo le aportó dinamismo al ataque suizo, de sus botas partió un gran pase para que Seferovic fallara una vez más ante un gran Berisha. El propio Embolo estuvo a punto de mandar un buen balón a la red en el 75. En el 76, Sadiku avisó a los suizos, que ante el cerrojo planteado por Albania estaban dormidos y a punto estuvo de costarles caro en el 87, cuando Gashi falló clamorosamente tras quedarse solo ante Sommer.

La estrella suiza, Xherdan Shaqiri, desde el saque de esquina que acabó en el gol suizo, desapareció hasta los últimos diez minutos, cuando fue sustituido por Gelson Fernandes, donde dejó algún destello de lo que se espera de él en esta Eurocopa. La actitud de Shaqiri fue la de Suiza en un partido que parecía que tenían ganado desde el principio y en el que acabaron jugando con fuego ante una peleona Albania, que demostró que no ha venido a esta Eurocopa solo para debutar.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com