29 de enero de 2020, 6:01:33
Opinión


La pelota, en el tejado triunfador de Rajoy

Por Fernando Jáuregui


Los buenos –aunque insuficientes—resultados obtenidos por el Partido Popular y, particularmente, por Mariano Rajoy, son la única diferencia con respecto a lo que teníamos procedente del 20 de diciembre. Los otros tres líderes han, con diversa intensidad, cosechado fracasos. Ahora corresponde a Mariano Rajoy lograr, gracias a estos ‘relativamente buenos’ resultados, 14 escaños más que el 20 de diciembre, una mayoría suficiente para gobernar. Con lo cual regresamos a la situación de ingobernabilidad del 20-D: no habrá otra mayoría absoluta que la formada por el PP y el PSOE, esa gran coalición tan traída y llevada. La necesidad de un Gobierno fuerte, a la vista de lo que ocurre en la Unión Europea, no permite Ejecutivos basados en acuerdos circunstanciales, débiles.

Así, la pelota está en el tejado de quien puede ofrecer, es decir, de Mariano Rajoy, a quien va a ser muy difícil convencerle para que dé ese ‘paso a un lado’ que algunos pretendían exigirle: tendrá que esbozar un Gobierno reformista, regeneracionista, y plural. De manera que al PSOE, si quiere llevar adelante las reformas que propone, le sea imposible decir ‘no’ a ese acuerdo, que podría tener una duración limitada y que, a medio plazo, no tendría por qué estar presidido necesariamente por Rajoy.

Es decir, lo mismo que el 20-D, más la influencia que el Brexit haya podido tener en los resultados electorales en España. Veremos si Pedro Sánchez, que evita el ‘sorpasso’ de Podemos, pero que obtiene peores resultados que hace seis meses, puede seguir manteniendo su ‘no, nunca, jamás’ a un pacto con el centro-derecha, que incluyera a Ciudadanos, sin duda alicaído. En todo caso, parece indudable que una coalición Podemos-PSOE es ya imposible, lo que no deja de ser otro avance con respecto al 20-D. Quedamos a la espera del futuro político de Sánchez, que salva los muebles, pero quizá no la cabeza, a medio plazo.

Esperemos con ansia a comprobar qué va a ofrecer Rajoy, desde una posición de más fuerza que antaño, a sus interlocutores. Necesitamos al Rajoy estadista, no al inmovilista. Ojalá lo logremos.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com