19 de abril de 2019, 8:15:42
La ventana de DC


19 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco: ¿qué fue del 'espíritu de Ermua'?

Por María Fernández


Este miércoles, 13 de julio, se cumplen 19 años del asesinato del concejal del PP de Ermua, Miguel Ángel Blanco, a manos de la organización terrorista ETA. Aunque no fue el primer crimen de la banda terrorista, el asesinato de Blanco conmocionó a todo el país y consiguió llenar las calles de millones de españoles que mostraron su repulsa por los atentados terroristas, al grito de ‘libertad, libertad’. Con la muerte de Miguel Ángel Blanco, ‘nació’ el denominado ‘espíritu de Ermua’, y casi dos décadas después, su hermana y presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, lamenta que esa unidad que vistió las calles de este país se haya perdido.

En una entrevista realizada por Diariocrítico, Mari Mar Blanco manifestó su pena por la pérdida de la “unidad en defensa de la verdad”. “Me da pena, como te decía, cómo se ha perdido esa unidad en defensa de la verdad de lo que ha ocurrido, y me duele ver cómo el PSOE, que ha sufrido en sus propias carnes el terrorismo, se abstiene en muchos ayuntamientos en los que se presentan mociones para considerar a Otegi persona non grata. Me dolió mucho que no hubiera ningún representante del PSOE arropando a las víctimas del terrorismo cuando fuimos al Parlamento catalán, es cierto que tampoco estaban cuando fue Otegi, pero creo que tenían que haberse posicionado y haber estado con las víctimas del terrorismo. No estuvieron bajo la premisa de aquello fue un acto electoralista, cuando no lo era, ya que fue un acto de dignidad y homenaje en el que se vio quién está al lado de las víctimas y quién está con los verdugos. Me da cierta pena que se haya perdido esa unidad en la defensa de las víctimas. Me gustaría que hubiera esa unidad para terminar con ETA y para cerrar ese libro en el que se escribe la lucha antiterrorista y para que nadie pueda reescribirla. Yo seguiré alzando la voz para que nadie imponga el relato justificativo frente a la verdad”.

Aunque la banda terrorista anunció el fin de la violencia en 2011, para Blanco las heridas del terrorismo siguen abiertas, y sólo hay un camino para cerrarlas. “Nos quedan dos cosas muy importantes; la primera es conseguir la disolución incondicional de ETA porque parece que como ahora no mata, todo está olvidado y perdonado, y ni muchísimo menos. Lo segundo es ganar la batalla de la verdad y ahí es donde tenemos que mantenernos unidos, por eso me duele que determinados políticos se presten a ese intento de blanquear la historia del terrorismo de ETA con esa base de que ETA ya no mata. El pasado no se puede olvidar para no cometer los mismos errores en el futuro. Debemos trabajar todos en la misma dirección, y desde la unidad con la que conseguimos derrotar a ETA, para que la verdad de los verdugos y las víctimas, los culpables y los inocentes, se imponga a ese relato que nos quiere imponer la izquierda abertzale cuando habla de conflictos o bandos enfrentados. En el atentado de Vic fallecieron 10 personas, entre ellas 5 niños, ¿alguien puede creer que estos niños fueron víctimas del terrorismo porque habían participado en algún bando? Su memoria y sus nombres desmontan cualquier tesis que pretenda justificar la violencia de ETA. ¿Alguien puede decir que mi hermano y las 857 víctimas del terrorismo se convirtieron en tales porque previamente habían participado en un bando para asesinar a otras personas? Ni mucho menos, porque las víctimas decidieron defender con su vida la libertad, la unidad, la pluralidad de España y la dignidad. Ahí es donde tenemos que dar la batalla, para que la verdad se imponga a las historias macabras de esta gentuza para justificar su historia de terror”.

- Entrevista a Mari Mar Blanco: "Me molesta mucho mezclar a las víctimas del franquismo con las del terrorismo"

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com