5 de diciembre de 2019, 18:34:17
Opinión


Rajoy buscando Pokemons como último recurso

Por José Joaquín Flechoso


Nuevo episodio de consultas al Jefe del Estado de los líderes políticos, salvo Esquerra Republicana de Cataluña y Bildu, aunque la ausencia estos dos, tampoco hace sufrir a nadie. Tras el primer día de teloneros sin casi escaños, vino el día de los nacionalistas del nuevo Partido Demócrata Catalán (PDC), heredero de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) que el 8 de julio de 2016 realizó el último congreso en el cual se acordó su «refundación» en un nuevo partido tan nuevo que tiene a Artur Mas como líder, un recién llegado de la política………..Estos del PDC son tan oportunistas como lo era CDC y ponen una vela a Rajoy y otra a Junqueras, como siempre han hecho desde 1977 diciendo que España les roba, pero manteniendo al Clan de los Pujolone en su propia casa. Con estos nacionalistas tampoco se sabe muy bien si primero fue el huevo o la gallina y por tanto no sabemos si de la Moncloa llamaron a los nacionalistas o al revés, pero hay que echarle huevos, para tolerar semejantes alianzas a cambio de tener un grupo parlamentario propio, lo cual supone dinero contante y sonante, a cambio de la presidencia del Congreso de los Diputados. Es evidente aquello que dijo Aznar y se confirma que el PP habla catalán en la intimidad.

Pero dicha alta institución del Estado, la ostenta una ex ministra intima amiga de Rajoy, la misma que se escondió sistemáticamente de asumir su responsabilidad en el accidente del Alvia de la tristemente famosa curva de Angrois, donde al igual que Pepiño Blanco su predecesor, dieron carpetazo al asunto echándole la culpa entera al maquinista, como no podía ser de otra forma, pues para eso están los trabajadores y no los responsables de las empresas o la Administración. En cuanto a Ana Pastor, presidenta por la gracia de los votos de aquellos que en público dicen que jamás votaran a Rajoy o al PP, al igual que afirman que la verdad absoluta no existe y mucho menos si se encuentran contrapartidas tan jugosas como las pactadas en secreto. A este respecto, siento vergüenza ajena del comportamiento de sus señorías minutos después de celebrada la votación para elegir la presidencia de la cámara, ante la aparición de votos no declarados de antemano, pero que formaron parte del computo a favor de la candidata del PP. Todos ellos negaron su voto a favor del PP y que ninguno de ellos había sido, cuales niños acobardados por el castigo ante una mala acción. Si a las primeras de cambio mienten a los ciudadanos de manera tan burda, como nos va a sorprender que no quieran dejar de ser aforados jamás, si mienten como bellacos. Mientras esto se producía, Rajoy pensaba que si la investidura fuera tan secreta como lo fue la mencionada votación, sacaba mayoría absoluta en primera instancia sin necesidad de mendigar apoyos. ¡Que lastima Mariano!, esto solo vale para cosas menores.

Esto de la presidencia del Congreso, esta echado a perder desde la anterior legislatura, cuando il bello Rivera era amiguito de il bello Sánchez y decía aquello de que era incompatible éticamente, tener la presidencia del legislativo y el ejecutivo, en manos del mismo partido. Ahora cuando ha copiado a Iglesias en eso de pedir sillones, ya no mantiene lo mismo. Ya no es amiguito de Pedro Sánchez, ni firma pactos con él, pero presume de sentido de estado permanentemente como si por repetirlo muchas veces, alguien se lo creyera de verdad. Rivera es sin embargo un metepatas, como lo demostró cuando iba a proponer a Felipe VI que intercediera ante PP y PSOE, en un intento de mediar a favor del acuerdo de mayorías, con Ciudadanos en medio de todo el sarao, por supuesto. Ha pecado de frívolo con este postulado y poco a poco va perdiendo posiciones y presumiblemente, también votos.

La verdad es que si Paxti López era un desastre al que todos le ganaron por la mano en los debates solicitando el turno de palabra como quien está en una asamblea de las antiguas de la universidad o de la Casa del Pueblo, le ha sucedido una persona con gesto de estar oliendo algo desagradable permanentemente y que sale corriendo de la rueda de prensa como ayer sucedió cuando volvía de despachar con el Rey -o el ciudadano Felipe de Borbón, como dice Alberto Garzón, en su ridículo bautismo a la máxima representación del Estado- donde no sabía cómo salir de la interpretación del artículo 99.2 de la Constitución. Pastor se comió el primer sapo de la legislatura a modo de cena fría sin albariño (el cava está en entredicho actualmente) gracias al inefable presidente del gobierno en funciones y su manera de decir las cosas, dejando a la libre interpretación sus medidas palabras.

Todos los partidos están indignados con el discurso de Rajoy en su comparecencia después de la visita a la Zarzuela. Es evidente que a gallego no le gana ni Castelao. Dijo exactamente lo que quería decir, sin arriesgar ni una sola vez su posición y sin comprometerse a su presentación como candidato en una hipotética sesión de investidura, que en ningún caso afirmo que se produciría. Es astuto como nadie y les gana por la mano a todos aquellos que se indignaron con su actuación, pero es zorro de barba blanca y aunque se tiñe las canas del cabello, los dribla cual Maradona de Pontevedra. La oposición no pasa de un enfado ante la prensa con frases que nos dejan grandes titulares, pero al final el hombre de la zancada veloz y las gafas, maneja el cotarro a su antojo una vez más. Está visto que a cambio de diputados que no trabajan lo que debieran, como viene siendo habitual desde el 20-D, los periodistas, que si lo hacen, van a una media de tres ruedas de prensa cada vez que se juntan sus señorías para manifestar su descontento con todo y todos.

Rajoy lo tiene difícil para encontrar apoyos, pero más aun lo tiene Pedro Sánchez, perdedor absoluto por activa y por pasiva tras el 26-J. Se equivocó al pactar con Rivera tras el 20-D, el mismo que le ha dejado tirado esta vez. Se equivocó al decir que después de cosechar el peor resultado electoral desde 1977, se sentía que era una noche histórica, tan solo porque los inútiles de las empresas demoscópicas no habían acertado ni uno solo de los sondeos y el PSOE seguía a la cabeza de la izquierda en España. Da igual lo que haga ahora porque es el gran derrotado. Si hace caso a las viejas eminencias socialistas que le dicen que se aparte y se abstenga, se le dirá lo mismo que el dijo a Pablo Iglesias, pero esta vez con razón y Rajoy será presidente otra vez, en esta ocasión gracias a los socialistas. Si dice no hasta el final, será el gran culpable de las terceras elecciones. La opción de que se ausenten diputados ni se plantea porque ya han visto todos el anuncio de Fortasec en televisión y ya no hay gastroenteritis que le salve.

Rajoy, hombre de recursos, ha encargado a Moragas que se dedique a concentrar Pokemons por los alrededores del Congreso y que contamine los móviles de los diputados del PSOE y de Podemos, para que el día de la votación, enloquezcan buscando estos simpáticos bichitoshsss, que diría Mariano, como última alternativa para presentarle a la investidura. Si esto le falla, Angela Merkel lo va a cesar seguro.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com