5 de abril de 2020, 4:58:53
Nacional


El PP se niega en rotundo a reformar las diputaciones y el Senado, según Ciudadanos

> Las negociaciones avanzan pero también hay un desacuerdo sobre la dotación presupuestaria de las medidas

Por Andrea Mingorance

Las negociaciones entre PP y Ciudadanos avanzan pero este miércoles se han encontrado con dos nuevos obstáculos. En primer lugar, la formación de Albert Rivera ha exigido que algunas de las políticas sociales lleven detrás un compromiso presupuestario para que no se queden en una "declaración de intenciones". Los populares sostienen que sólo entrarán en este debate si se acepta que la negociación es de Gobierno y no sólo la investidura, y si se priorizan los compromisos con Bruselas ante cualquier incremento de gasto público. Por otra parte, Ciudadanos ha constatado que no se está avanzando nada en el tema de las reformas institucionales porque el PP no quiere modificar "ni una coma" sobre las diputaciones o el Senado.


Tercer día en las negociaciones de contenidos entre PP y Ciudadanos de cara a la investidura de Mariano Rajoy. Los partidos ya han empezado el tercer y cuarto bloque, dedicado a la regeneración, la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales. Sin embargo, aún quedan aspectos pendientes sobre temas económicos y sociales, que han sido los asuntos tratados el lunes y el martes.

El PP ha anunciado que ya se han pactado unas 100 medidas, entre las que se incluye finalmente la 'mochila austriaca', que es un plan de seguro en caso de despido que el trabajador va acumulando mediante la retención de un procentaje de su salario. En cambio, otros asuntos como el del contrato único han quedado relegados para el final de la negociación debido a la falta de acuerdo.

Pero, además, este miércoles ha surgido dos nuevos obstáculos. El más reciente de estos problemas se ha producido al hablar del bloque de las reformas institucionales. El portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta, ha asegurado este miércoles por la tarde que están "consternados" porque no ha habido absolutamente ningún avance en este tema.

"Si quieren el sí de Ciudadanos entiendo que no nos van a someter a un 'trágala' a nosotros tampoco", ha criticado Girauta, que ha añadido que ellos ya vienen "cedidos de casa".

En concreto, el portavoz ha transmitido que el bloqueo se produce porque el PP no parece dispuesto a "cambiar ni una coma" sobre las diputaciones, el Senado o la despolitización de la justicia. La propuesta original de Ciudadanos es eliminar las dos primeras instituciones y suprimir también el Consejo General del Poder Judicial.

Sin embargo, en el pacto con el PSOE la formación de Rivera ya había rebajado sus exigencias hasta limitarlas a una reforma tanto del Senado como del órgano judicial. Sí se contempla, en cambio, la supresión de las diputaciones, medida que había contado con la oposición frontal del PP.

Girauta ha advertido que, aunque no contemplan romper las negociaciones, no están dispuestos a perder otro día de negociaciones con el no sistemático del equipo del PP.

El Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha comparecido inmediatamente después para mandar un mensaje de tranquilidad. El negociador popular ha admitido que las posiciones sobre las reformas institucionales están ahora muy alejadas y que algunas de las propuestas de la formación nanranja no les parecen razonables. Sin embargo, ha defendido que ellos no han dicho aún "no a nada".

Ayllón ha adelantado que este jueves trasladarán a Ciudadanos una contra-propuesta sobre las diputaciones, el Senado y la justicia para intentar llegar a un punto intermedio, aunque no ha querido adelantar cuál será la propuesta del PP.

Compromisos económicos

El otro escollo se ha producido por a la exigencia de Ciudadanos de que el pacto en algunas medidas sociales incluya una memoria económica. Es decir, que el PP se comprometa a otorgar una dotación económica determinada y a establecer un plazo de aplicación para evitar que las medidas no se queden en una mera "declaración de intenciones".

Así lo ha señalado por la mañana el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que ha destacado en concreto cinco medidas dentro de ese plan de choque social que queda por determinar. Ciudadanos quiere que se acepte y se dote de presupuesto al complemento salarial, a un plan contra la pobreza infantil, a la igualación del permiso de paternidad y maternidad, al refuerzo de la lucha contra el fracaso escolar y a la ampliación de la educación pública y gratuita al tramo de edad de los 0 a los 3 años.

Estas cinco medidas están ya recogidas y cuantificadas en el programa electoral de Ciudadanos por un coste de casi 7.300 millones de euros para el ejercicio de 2017. Sin embargo, Villegas ha asegurado que están dispuestos a negociar tanto las cuantías como los plazos.

Negociación de Gobierno

Durante su comparecencia, el vicesecretario general de organización del PP, Fernando Martínes-Maíllo, ha aclarado que ellos están dispuestos a debatir sobre dotaciones económicas pero bajo dos consideraciones previas.

En primer lugar, Maíllo ha señalado que cualquier compromiso económico tiene que ser compatible con el objetivo de estabilidad presupuestaria. Es decir, que no se ponga sobre la mesa un incremento del gasto público que suponga una desviación en los objetivos de déficit ya pactados con Bruselas.

"No somos Podemos. No pedimos la luna para luego no cumplir", ha comentado Maíllo.

En segundo lugar, el portavoz popular ha apuntado que entrar en este terreno económico implicaría, de facto, estar hablando sobre presupuestos. En este sentido, ha asegurado que esto ya sería materia de una negociación de Gobierno y no sólo de investidura como defiende Ciudadanos.

Girauta ha insistido posteriormente que la relación entre hablar de presupuestos y entrar en una negociación de Gobierno es algo que sólo ven los populares, ya que ellos no contemplan que tenga relación ninguna.

La formación de Rivera ha añadido que si la excusa es que el Gobierno no tiene dinero, ellos van a proponer una reforma de la administración -con la eliminación de diputaciones, por ejemplo- y la intensificación de la lucha contra el fraude fiscal mediante la exigencia de casi 3 millones de euros a los amnistiados.

Precisamente estos dos puntos también causan discrepancias entre PP y Ciudadanos. Maíllo ha segurado que estas soluciones implicarían "ir a lo fácil". Además, ha explicado que es falso que hubiera una amnistía fiscal y que no apoyan la eliminación de diputaciones porque son instituciones que prestan "un servicio importante".

Las negociaciones se retomarán este jueves en una nueva reunión en la que ya se podría entrar de lleno en todas estas discrepancias que los partidos han estado aplazando para el final. Aún queda un último bloque por tratar, el referido al papel de 'España en el mundo', pero este puede ser el más fácil para las dos formaciones.

Lea también:

- Ciudadanos ve fricción con el PP en la lucha contra el fraude y otras medidas económicas

- Ciudadanos propone ampliar el pacto anti-corrupción a los cargos locales


Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com