29 de marzo de 2020, 1:57:03
Nacional


El Rey, pendiente de Sánchez para convocar una nueva ronda de consultas

> La cita -salvo milagro- tendrá que esperar hasta octubre, condicionada por las elecciones vascas y gallegas
> El socialista aún no desvela sus intenciones y no contempla reunir el Comité Federal hasta después del 25-S

Por Vicente Mateu

Salvo catástrofe o milagro, según se mire, la investidura de Mariano Rajoy sólo servirá para, desde la tarde de este martes, poner en marcha el ‘reloj de la Democracia’ que marca los dos meses de plazo para encontrar otro candidato antes de convocar, por tercera vez, elecciones. La patata, más que caliente, ardiente, vuelve a estar sobre la mesa de Felipe VI, que deberá convocar una nueva ronda de consultas con los partidos en busca de ese nuevo aspirante a presidente del Gobierno. Todas las miradas se dirigen ahora a Pedro Sánchez, que aún no ha desvelado sus verdaderas intenciones.


El líder del PP ha asegurado que seguirá “intentándolo”, lo que no implica necesariamente que esté dispuesto a aceptar otro ‘vía crucis’ como el de esta semana. Tras el discurso de Pedro Sánchez de hoy, la esperanza de una abstención del PSOE está aún más lejos.

El secretario general socialista no sólo se lo ha puesto difícil a Rajoy, sino a sus propios barones, con su solemne defensa del “no y no” cual ley bíblica grabada a fuego. Al menos al líder popular le ha quedado claro. “Ya es suficiente”, le ha replicado al socialista este martes.

Lo que a nadie le ha quedado claro es qué va a hacer ahora Pedro Sánchez. El primer afectado es el propio Rey, que la próxima semana deberá convocar, a aplazar, una segunda ronda de consultas con los partidos. Descartado Rajoy, expensas de alguna intervención divina, queda sólo el líder socialista.

Felipe VI tanteará, lógicamente, a uno y a otro antes de tomar una decisión a lo largo de la próxima semana. Lo más probable es que opte por esperar a las elecciones vascas y gallegas y dar tiempo a que Sánchez deshoje la margarita de Pablo Iglesias -¿quién si no?- y convoque el Comité Federal que le reclaman algunos, lo que no parece probable hasta después del 25S.

En este contexto, el Rey esperaría hasta primeros de octubre, con un mes aún por delante antes de la obligada disolución de las Cortes y convocar elecciones el día de Navidad.

Incluso en el caso de que se precipitaran los acontecimientos en forma de un acuerdo entre PSOE y Podemos -con Sánchez desafiando a los ‘órganos del partido’-, aún harán falta los votos de los nacionalistas, tanto en forma de síes como de abstenciones, entre las que no se cuenta por supuesto con Ciudadanos.

Sueño o pesadilla

Es un sueño, o una pesadilla, también según se mire, tan improbable de hacerse realidad como antes del 26J y, desde luego, el PNV y sus cinco diputados no van a mover ficha hasta conocer los resultados de las elecciones vascas y saber si necesita al PSE para mantenerse en Ajuria Enea.

En Galicia también habrá que mover ficha. El PP podría perder la mayoría absoluta, pero sólo por uno o dos escaños, y el PSdG se juega con las Mareas la hegemonía de la izquierda. Antes de hablar esa noche habrá que contar hasta el último voto aunque el resultado no condicione en la práctica el apoyo del bloque de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados.

Imposible o no, un acuerdo entre PSOE y Podemos es la “alternativa” que tanto teme Rajoy. Todo depende de Sánchez y de su capacidad para aguantar la presión, pero también del ‘ruido’ que estén dispuestos a montar en las próximas semanas -con el partido inmerso en la campaña electoral del 25S- las voces internas que le reclaman una decisión que él casi ha convertido en un suicidio político.

Una vez más, el futuro del secretario general del PSOE depende en gran medida del resultado de las urnas autonómicas. El 26J se salvó por los pelos cuando muchos ya le preparaban una gestora, si ahora le vuelve a sonreír la ley D’Hont “a ver quién es el guapo” -parafraseando a Guillermo Fernández-Vara- que le enmienda la plana el Comité Federal que, ya inevitablemente, se convocará con toda probabilidad el lunes 26 de septiembre.

Quizá tenga que ser una ‘guapa’, porque a nadie le pasa desapercibido el silencio casi total de la baronesa andaluza, de una Susana Díaz con la boca sellada y que tampoco ha dado la menor pista sobre sus intenciones de futuro. Entre ellas no figura, desde luego, el desmarque de los diputados andaluces del PSOE en Madrid. Es el tiempo de Sánchez.


- Sánchez fue a degüello contra Rajoy y éste contesta: "No abuse, con que diga que 'no' ya es suficiente"

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com