3 de marzo de 2021, 10:26:53
Opinión


Soria a Washington, pasando por Panamá

Por José Joaquín Flechoso


Érase una vez una tarde de investidura fallida en el primer fin de semana del mes de septiembre, cuando un malvado comunicado que debería haber dormido el sueño de los justos (o mejor dicho, de la decencia) exploto como la polución de un adolescente tras un verano en Ibiza, devolviendo a un ministro mentiroso a la palestra para vergüenza de muchos, ignorancia de otros... y connivencia de unos pocos, pero que mandan mucho.

No sé si esto debe inscribirse en el capítulo de provocaciones del gobierno presidido en funciones por Mariano Rajoy, o en el del desprecio a los valores éticos, además de considerarse un insulto a la inteligencia de los españoles al querer camuflar este despropósito de proponer en nombre de España a un personaje que ha tenido que dejar su cargo, por haber quedado como un embustero y un mal contribuyente, como todos aquellos que aparecen en los llamados Papeles de Panamá.

José Manuel Soria le ha pedido a su amigo De Guindos que lo proponga para la bicoca de director ejecutivo del Banco Mundial con sede en Washington, presentándose a la Comisión de Evaluación de candidaturas a las Instituciones Financieras del Ministerio de Economía y Competitividad compuesta por secretarios de estado y directores generales, o lo que es lo mismo, por cargos políticos en su totalidad, diciendo que él se lo merece por su gran carrera administrativa... El personaje al que ahora defienden como un funcionario de carrera que se presenta a concurso de méritos, tan solo estuvo cinco años ejerciendo de TAC, pasando a solicitar la excedencia a continuación, pues el resto de su vida se la ha pasado dedicado a la actividad política. Este alumno aventajado de Pinoccio, se pasó muchos años siendo el doble con acento canario de José María Aznar, del cual copió el bigote, el corte de pelo y por lo que vemos, su amor a todo lo que huele a dinero. Cuando el bigote de Aznar fue perdiendo densidad por la aparición de las canas y el fin de la moda, Soria fue actuando miméticamente con el expresidente en materia de mostacho, alejándose todo lo posible de la imagen del que fuera inquilino de la Moncloa sobre todo a partir del momento en el que cada vez que hablaba el presidente de FAES, le mandaba un recadito a Mariano, su jefe en el Consejo de Ministros. Cuenta uno de los funcionarios de a pie próximos a Soria que lleva más de treinta y cinco años fichando, que estuvo a punto de dejar de usar Farmatint, para distanciarse aún más de Aznar, e incluso pensó ponerse de rubio como Messi, aunque esto le parecía muy fuerte pues Rajoy es madridista, si bien un canario siempre está dispuesto a disfrazarse como ya demostró haciendo de drag queen en un carnaval muy recordado por sus paisanos. Pronto le llegó el nombramiento como ministro de Rajoy y desde entonces entre zezeo y zezeo, no ha hecho otra cosa que crearse enemigos con sus decisiones ministeriales, primero entre sus paisanos canarios con motivo de la búsqueda de petróleo frente a sus costas, aunque también con sus propios correligionarios de Castilla-León, a cuenta de la gestión de la minería.

Pero este gobierno ha demostrado ser sensible con los ceses o renuncias, como les gusta decir, pues Soria tuvo que renunciar al cargo cuando le pillaron los papeles panameños, los cuales negó cual adultero pillado in fraganti en infidelidad manifiesta , pues el gobierno estaba en funciones y ni cese, ni dimisión son posibles. Solo le faltaba tener una novia lista como el caso de Wert, para obtener un nidito de amor luxury en Paris, donde según me dice un amigo que habita por los alrededores de la mansión, todos los días a la hora del Angelus, el matrimonio Wert-Gomendio, entona una plegaria en favor de San Mariano, patrón del BOE, al cual le guardan especial devoción.

Ahora toca premiar al fiel escudero de Rajoy, con un puestazo en el Banco Mundial, camuflado como el nombramiento de un alto funcionario ajeno a propuestas políticas, cuando cientos de opositores que ganaron su plaza como TAC, tienen mucha mayor carrera administrativa que la acreditada por Soria, pero sin el CV del canario como gran defensor de las tesis políticas marianistas, como a continuación recordamos. Corría mayo de 2008 (no confundir con Mayo del 68) cuando es designado miembro de la comisión redactora de una de las tres ponencias políticas que se debatieron en el XVI Congreso nacional del PP, celebrado en junio de ese mismo año, integrada además por María San Gil y Alicia Sánchez-Camacho Pérez. Las discrepancias con el entorno de Mariano Rajoy en el contenido del referido documento ideológico provocaron la renuncia de San Gil al cargo de presidenta del Partido Popular del País Vasco, que vino acompañada de su baja en las filas populares. El papel que jugó José Manuel Soria en defensa de Rajoy en esta polémica tuvo como consecuencia su enfrentamiento a través del envío de un mensaje a María San Gil que decía lo siguiente: «María, he recibido tu ponencia. ¡Arriba España!» en un claro alegato a las tesis de la ahora militante de VOX, que salió dando un portazo cuando se abrieron las puertas a hablar con los nacionalistas, algo que le parecía indefendible tras iniciarse el dialogo con el entorno de ETA.

En política todo se recuerda, máxime cuando se está en la oposición, pero la credibilidad es algo que al igual que el valor, queda en entredicho muchas veces. En esta ocasión Rajoy, ha visto torpedeada su línea de flotación por esta propuesta favorecedora al exministro mentiroso, que pone una vez más en peligro su nave, sobre todo si entre la tripulación cuenta con personajes como el bombero-pirómano Rafael Hernando, que echaba gasolina al fuego contra sus socios de pacto, pocos minutos antes de la votación de investidura. Era mejor sacar a Floriano como portavoz, pues siempre va con cara de sueño y es más sensible a la hora de hacer amigos. Como diría un meme de Julio Iglesias: “Mariano, te has equivocado... y lo sabes”. Fin de la cita.

JOSE JOAQUIN FLECHOSO

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com