4 de diciembre de 2020, 5:25:00
Nacional


Pedro Sánchez sólo dimitirá si le obligan a abstenerse para que Rajoy sea presidente

> El secretario general ‘en funciones’ del PSOE pide al comité federal que elija entre una gestora para dar el gobierno al PP o “que decidan los militantes” en un Congreso extraordinario del partido
> Responde a Susana Díaz que "se puede pensar en España y en el PSOE a la vez. Hay tiempo"

Por Vicente Mateu

Pedro Sánchez ha comparecido ante los medios de comunicación tras un largo silencio sin aceptar preguntas, en vísperas de que este sábado se celebre un trascendental Comité Federal en el que están en juego su propia legitimidad como secretario general. Su respuesta ha sido un desafío a los críticos, a los que ha retado a formar una gestora si su objetivo es facilitar un Gobierno del PP, en cuyo caso ha anunciado su dimisión; la alternativa, superar el debate “reglamentario” y apostar por un congreso federal extraordinario para que “decidan los militantes” si quieren, como es su intención, intentar articular un “gobierno alternativo y transversal”.


Cuando muchos ya convocaban su funeral político, Pedro Sánchez ha dejado claro a Susana Díaz y los barones críticos que no piensa tirar la toalla. El ¿aún? secretario general del PSOE les ha lanzado un desafío en toda regla a escasas horas de la turbulenta cita del sábado (nueve de la mañana).

En primer lugar, les ha instado a no convertir el Comité Federal en un “interminable debate sobre reglamentos” porque en el fondo es “un debate político” en el que, según él, hay dos posiciones enfrentadas: la abstención y hacer presidente a Rajoy, o someterse al veredicto de los militantes en un congreso -ojo, no ha hablado de las primarias del 23 de octubre- al que Sánchez acudirá con su propuesta de un gobierno “alternativo y transversal”.

“Voy a defender la voz de la militancia”. Sánchez se aferra a su gran baza frente a quienes pretenden sustituirles por una “gestora” a la que ha identificado sin matices con la abstención para investir a un presidente “que ha mentido sistemáticamente, que con sus políticas retrogradas ha provocado desigualdad… Hoy han sido Blesa y Rato, mañana pueden ser Camps y Barberá.”

Emocionado, ha citado incluso a sus padres para advertir que “no se siente capaz de administrar una decisión que no comparto”.






Declaración íntegra






Esta es la declaración íntegra de Pedro Sánchez:

“Quiero, en esta primera comparecencia que hago tras los hechos acaecidos a mitad de la presente semana, en primer lugar, agradecer de corazón las múltiples muestras de apoyo y cariño que he recibido durante la última semana, en un momento tan delicado para la organización que lidero.

Comparto el desgarro que sufren muchos progresistas ante esta inédita situación.

Quiero también dirigirme especialmente a todos los afiliados y afiliadas del PSOE y a sus simpatizantes. También a los millones de ciudadanos que en cada proceso electoral, confían en el Partido Socialista. Y por supuesto a los ciudadanos que, aún no habiendo confiado en el PSOE, siempre han visto en esta organización un instrumento de cambio, siempre al servicio del interés general de la sociedad española.

Mañana se celebra un Comité Federal que va a afrontar un debate decisivo.

Ni es, ni tampoco puede convertirse en un debate reglamentario. Se trata de un debate político.

Tras la renuncia de varios miembros de la Comisión Ejecutiva Federal procede celebrar un Congreso Extraordinario, tal y como establecen nuestras normas y como recoge el propio escrito de los dimisionarios.

Una vez puesto en marcha este mecanismo con su renuncia, parece razonable que se celebre cuanto antes para que los militantes decidan con su voto quién es el próximo Secretario General del PSOE.

Fui el primer Secretario General elegido con el voto directo de la militancia, y esa puerta abierta a una mayor democracia no puede cerrarse, no debe cerrarse, de permanecer abierta y voy a defender que la puerta al voto de la militancia permanezca abierta para nunca más cerrarse.

No debemos quitar la voz a la militancia para que decida cuanto antes con su voto, y para que el PSOE sea dirigido por quienes ellos y ellas deciden.

Pero mañana no se decide sólo si cambiamos el voto de los militantes en un Congreso por la constitución de una gestora, como algunos pretenden.

Decidimos algo más importante. Decidimos el rumbo que emprende el PSOE.

Siempre he defendido la hoja de ruta establecida por el Comité Federal. Votar no a Mariano Rajoy e intentar un gobierno alternativo, transversal y de cambio.

Pero el Comité Federal que se va a celebra mañana puede cambiar esa hoja de ruta, y pasar a la abstención para que gobierne Mariano Rajoy.

Sinceramente, nunca he creído, e insisto, nunca he creído que tal decisión que aquellos compañeros que lo defienden están sosteniendo signifique que estén más cerca de la derecha. Lo que sí advierto es de sus consecuencias, del error que significaría para millones de votantes progresistas y también para el Partido Socialista. La abstención abriría, como sostuve en el debate de investidura del señor Rajoy, la legislatura del chantaje. La abstención abriría el que el PSOE no podría abstenerse y bloquear la aprobación de PGE o las leyes más importantes que propusiera un gobierno alternativo al presidido por el señor Rajoy.

Pero, además, hay dos elementos más que apuntalan mi posición política:

La primera: es cierto que el PP de Mariano Rajoy ha sido la fuerza política más votada en las elecciones del pasado mes de junio, pero también lo es su incapacidad para articular una mayoría que le permita ser investido. Esta es su responsabilidad. O si me apuran su irresponsabilidad, que aboca a España al bloqueo político. Lo que no puede pretender el PP es gobernar sin oposición, haciendo que el principal partido de la oposición facilite su Gobierno. Ello no sólo supondría una traición a nuestros votantes, sino una alteración del resultado electoral, porque Rajoy no ganó con mayoría absoluta. Por tanto, no puede aspirar a gobernar sin oposición.

Segundo: como Secretario General del PSOE estoy convencido, es mi firme convicción, de que España no se merece 4 años más de Rajoy al frente del Gobierno de España. No 4 años más de un Presidente que ha mentido sistemáticamente a la sociedad española, que con sus políticas retrógradas ha provocado desigualdad, pobreza, fractura territorial e indignación ante los eternos casos de corrupción que le afectan y de los que no ha asumido ninguna responsabilidad política hasta el momento. Ayer el procesamiento de su partido político, hoy Blesa y Rato están en el banquillo. Mañana Barberá o Camps. ¿Cuándo acabará esta podredumbre que mancha y daña nuestra débil democracia?

España se merece un presidente de un gobierno limpio, social, dialogante y creíble, y con Rajoy tengo la convicción de que eso nunca va a ser posible. Siempre he creído que la revitalización de nuestra democracia pasa por la necesaria renovación del liderazgo del PP en la oposición.

Si el Comité Federal del PSOE mañana decidiera cambiar su posición y pasar a la abstención, obviamente no podría administrar una decisión que no comparto. Si algo me enseñaron mis padres es que lo único que tengo y lo único que debo preservar es mi palabra y mis convicciones.

Los argumentos de unos y otros son conocidos. He de reivindicar el debate, porque es una organización política, sobre todo una organización de izquierdas, el debate es sano, es democracia, nunca es fractura. Yo quiero una organización que debata hasta la extenuación, que vote y una vez votado, toda la organización vaya a una detrás de esa decisión. Lo contrario, la discrepancia de voces, no hace bien a nuestro Partido.

Resolver el debate es indispensable y urgente. Es importante para el PSOE y también para España que el principal partido de la izquierda transite por un único camino.

Para ello, los socialistas necesitamos tener una única voz, y esa voz ha de ser la de nuestros militantes.

Los militantes del PSOE son la base de nuestra organización y un ejemplo para todos nosotros. Sin ellos, el Partido simplemente no existiría. Con su trabajo diario y también desinteresado llevan los ideales del socialismo a todas las calles y plazas de España. Con su participación, los militantes son los que dan credibilidad a nuestro proyecto.

El cauce que tienen los militantes para expresarse es el del Congreso Federal, donde el socialismo siempre ha debatido sus posicionamientos políticos. Un Congreso que tiene ser necesariamente extraordinario después de las dimisiones, según marcan los estatutos del PSOE.

Se puede pensar en España y en el PSOE a la vez. Hay tiempo.

No debemos alargar esta situación. Es una mala situación, pero podemos empezar a resolverla mañana mismo.

En definitiva. Pido serenidad y altura de miras para este Comité. Pido que no se convierta en un debate interminable sobre Reglamentos. Y pido que este Comité decida mañana, sin más dilación:

O se monta una gestora como algunos pretenden que lleve al PSOE a que gobierne Mariano Rajoy, necesariamente a través de la abstención del PSOE. O deciden los militantes en un Congreso, como sostengo y defiendo, mantenemos el NO a Rajoy e intentamos un gobierno alternativo, de cambio y transversal como aprobó el Comité Federal del PSOE.

Esta y no otro es la cuestión de fondo, este es el auténtico debate, y mañana espero que podamos entre todos aclararlo”.

;

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com