4 de diciembre de 2020, 8:57:19
Entrevistas


Clara Serra: "Hay que corregir la hegemonía de la testosterona en Podemos"

Por Andrea Mingorance

La biografía de Clara Serra en la web de Podemos, además de dar cuenta de su edad (34 años) y sus estudios (Filosofía), es toda una declaración de principios: "He participado activamente en el movimiento feminista, porque creo que sigue haciendo falta cambiar muchas cosas para que las mujeres conquistemos nuestros derechos plenamente". Responsable del área de igualdad de Podemos a nivel nacional y diputada en la Asamblea de Madrid, Serra ha decidido participar en el proceso de Podemos en esta comunidad junto a Tania Sánchez y Rita Maestre. Defiende un Podemos más amable para dentro y con la gente que falta y es una de las principales impulsoras de la propuesta de feminizar el partido.


Clara Serra accede a que la entrevista con Diariocrítico se celebre en una cafetería cercana al Congreso de los Diputados. "La Asamblea de Madrid queda lejos de todo", comenta la diputada regional de Podemos. Además del trabajo institucional, Serra es responsable nacional del área de igualdad del partido y ahora también participa en el proceso interno abierto en la Comunidad de Madrid, donde ha unido fuerzas con Rita Maestre y Tania Sánchez para impulsar el proyecto 'Proceso Adelante!'. Ya ocupó un cargo en el Consejo Ciudadano de Madrid, pero dimitió junto a otros compañeros por diferencias con la dirección regional.

Tanto en el debate madrileño como en el nacional, Serra defiende un Podemos más amable y transversal que se dirija a "los que faltan" y reconoce que "golpear" al PSOE fue un error. Pero su principal reivindicación es la de feminizar el partido. En este sentido, señala que hacen faltan más mujeres en puestos clave y admite que todavía se producen dinámicas que dejan fuera a las mujeres de la participación dentro de Podemos.

¿Qué puede aprender Podemos de la situación extrema a la que ha llevado la discusión interna en el PSOE?

Bueno, en primer lugar, en Podemos consideramos que hay que respetar los procesos internos de otros partidos políticos. Pero yo creo que es una mala noticia si significa que acerca más a Rajoy al Gobierno. Esperemos que no sea así. Entendemos que hay mucha gente viviendo como en un estado de shock por lo que está pasando y por estos acontecimientos que demuestran en qué se ha convertido el PSOE. De todas maneras, en Podemos hemos considerado que el PSOE es el partido que más representa al régimen del 78 y que la crisis del PSOE es la crisis del sistema político tal y como lo conocemos.

Entonces, ¿descartan totalmente que aún sea posible el acuerdo entre PSOE y Unidos Podemos?

Yo no lo descarto, tengo la esperanza todavía. Los números siguen siendo los mismos que la semana pasada. Ahora bien, si la voluntad del PSOE ha cambiado completamente y está virando hacia el PP, pues será desde luego una malísima noticia, para empezar para todos los ciudadanos y ciudadanas españoles que verían llegar otra vez políticas de recorte y de austeridad. Me parecería terrorífico. Esperemos que no sea así, aunque todo apunta a algo muy preocupante.


Reciba gratis en su móvil
noticias como ésta a través
de la app Telegram


Pasando al tema del proceso interno de Podemos en la Comunidad de Madrid, en el que usted participa dentro del proyecto de 'Proceso Adelante!', ¿cuál diría que son las diferencias principales entre 'Proceso Adelante!' y el proyecto de Ramón Espinar?

'Proceso Adelante!' nace con la idea de ser fiel a una idea original que ha habido en Podemos que es la de contar siempre con los que faltan. Los que faltan han sido todos en algún momento. Hace dos años algunos no estábamos en Podemos, hace dos meses algunos no estaban en Podemos y todos hemos sido en algún momento alguien que falta. En ese sentido, el proyecto de 'Proceso Adelante!' tiene toda la voluntad de ser un proyecto que invite e interpele de forma permanente a toda esa gente sin la que no sería posible construir una mayoría social nueva.

Hay algo que creo que define fundamentalmente nuestro proyecto que es que no entendemos esta oposición entre ser radicales y ser transformadores o transversales, que creo que es una oposición que se ha hecho desde fuera muchas veces y que algunos han comprado dentro. Nosotros pensamos que el Podemos original es el Podemos que es precisamente radical en la medida que es transformador. De hecho, entendemos que lo que venía a hacer Podemos era construir esa mayoría social nueva, a diferencia de otros proyectos que había antes del 15-M.

No podemos ser radicales, no podemos ser transformadores ni cambiar las cosas si no somos muchos. Y para ser muchos tenemos que interpelar a un montón de gente, más allá de la gente que se considera ideológicamente de izquierdas. Nuestro Podemos no es un Podemos sólo para la gente que ahora mismo ya se identifica con la izquierda, sino para toda la gente que por ejemplo está en contra de los recortes o de la privatización de la sanidad pública. Esa gente es más.

Entonces, creo que eso define nuestro proyecto esencialmente y creo que esto enlaza con el Podemos original, con el de las elecciones europeas, y con el tipo de intervención política que tenía que hacer Podemos después del 15-M.

Clara Serra en un acto de campaña protagonizado por candidatas para el 26-J/ Foto: Podemos Madrid

Esto se relaciona también con el debate interno a nivel nacional. Por ejemplo, cuando Iglesias dice que es un "torpe silogismo" creer que para captar a los votantes de los partidos tradicionales hay que parecerse a los partidos tradicionales, ¿esto lo entienden ustedes como una crítica a la estrategia de la transversalidad?

Bueno, es que yo creo que nadie en Podemos dice que haya que parecerse a los partidos tradicionales. No es en ningún caso el objetivo. Yo esto por ejemplo lo entiendo cuando pienso en el 15-M porque lo que hizo el 15-M fue romper los esquemas anteriores. Es decir, volviendo a lo que decíamos antes, esta supuesta dicotomía entre lo moderado, lo amable, o parecerse a los otros partidos y tener una supuesta radicalidad, en realidad el 15-M la rompió por completo. Según los parámetros que tenemos en la cabeza con respecto a los partidos tradicionales podemos decir que algo es más de izquierda o más de derecha, más moderado o más radical. Y creo que el 15-M lo que consiguió es ser incategorizable.

Puedes pensar si el 15-M era más radical que los partidos de izquierda, es una pregunta de difícil contestación, en realidad es que no encajaba en esas categorías. Representaba una nueva fuerza que no encajaba en los esquemas anteriores. ¿Era más radical el 15-M que Izquierda Unida? Para mi sí. Ahora bien, no sé si todo el mundo estaría de acuerdo con esto. En cualquier caso, hay un debate ahí.

No creo que querer recuperar el espíritu del 15-M sea parecerse a los demás partidos políticos y no creo que nadie en Podemos diga que hay que parecerse a ellos. Cuando hablamos de amabilidad decimos que queremos un Podemos más amable para dentro y para toda esa gente que falta. Nos falta muchísimo voto de las personas mayores, de las mujeres, de las personas con menos recursos. Y hay que tender la mano y ser enormemente amables e integradores con esa gente.

Con respecto a los otros partidos, yo creo que, por ejemplo con el PSOE, tenderles la mano y decir que queríamos un Gobierno de cambio es lo que ha hecho estallar sus costuras, es lo que le ha llevado a todas las contradicciones. No creo que golpear al PSOE fuera una buena iniciativa, más bien hay que ofrecerle la posibilidad de construir una alternativa de cambio y pedirle que sea fiel a los principios del PSOE y de toda la gente que ha depositado su confianza en él, que ahora mismo no entienden nada. Es justamente decir que cuenten con nosotros si es, no para un Gobierno con Podemos, sino para la vía de ir hacia una política de cambio y alejada del PP.

Entendemos la amabilidad hacia la gente y a los de dentro, y hacer un partido más amable, y en ningún caso como ser cómodos para el régimen. No creo que Podemos lo haya sido en ningún momento. Y no creo que nadie debe serlo.

¿Cree que Pablo Iglesias debería haber permanecido más neutral respecto a los diferentes equipos que se han presentado en Madrid?

(Pausa) Yo me quedo con sus últimas palabras, que fueron las de que sería neutral en el proceso de Madrid y creo que así será. A Madrid le toca hacer su propio proceso y esto tiene que ver también con dejar Vistalegre atrás y ese modelo que ha sido necesario durante un tiempo, pero que ahora hay que dejar atrás. Y una de las cosas que implica esto es que la organización sea más horizontal, con un poder más descentralizado y también que los territorios tengan sus propios procesos y puedan debatir sobre política. Aquí el debate tiene que ser cuál es el proyecto para la Comunidad de Madrid y que lo pueda hacer el propio territorio, obviamente, con independencia y autonomía. Yo supongo que será así.

¿Entiende el enfado de Iglesias cuando dice que se enteró por la prensa de la presentación de su proyecto?

¿Ha dicho eso? De eso no sé nada...

Pero, ¿entiende que se enfade?

(Duda) No sé si se ha enfadado, espero que no... No sé si ha sido enfado lo que ha habido. En cualquier caso, no he visto esas declaraciones, pero yo creo que lo último que dijo es que sería neutral como secretario general de todos y de todas y que se mantendría al margen del proceso de Madrid.

Clara Serra, Rita Maestre y Sofía Castañón durante la manifestación del día de la mujer de 2016/ Foto: Dani Gago (Podemos)

Uno de los ejes destacados de 'Proceso Adelante!' es el de 'feminizar Podemos, ¿qué abarca esta propuesta exáctamente?

Quienes estamos en 'Proceso Adelante!' entendemos que hay un cambio de ciclo y que esto tocará debatirlo, además, en una Asamblea Ciudadana estatal, que será antes o después. Y tiene que ver -como te he dicho- con que el modelo organizativo de Podemos ha sido el de Vistalegre porque necesitábamos una organización para correr mucho, llegar a las instituciones y tomar posiciones. Yo he defendido ese modelo y considero que es el que nos ha permitido hacer algo histórico que ninguna organización había conseguido antes. En esto, por cierto, me distingo de algunos compañeros como Miguel Urbán, que ha dicho que el modelo de Vistalegre ha sido un fracaso. Yo creo que no ha sido un fracaso, nos ha permitido estar en el Congreso, en Ayuntamientos del cambio fundamentales, en la Asamblea de Madrid,.... Somos una fuerza que ha conseguido algo insólito en sólo dos años.

Pero quienes defendimos Vistalegre lo hicimos sabiendo que un modelo organizativo es para un objetivo político, no es tu idea de una organización. Y ahora toca otro. Uno de esos motivos es que cuando construyes una organización muy rápido para correr mucho, para ser muy ágil -y en ese sentido, siendo vertical-, dejas de cuidar algunas cosas que tienes que tener en cuenta con más cuidado. Una de ellas son los círculos -hace falta democratizar el poder y tener una organización mucho más horizontal- y otra de ellas es la cuestión de la feminización.

En una organización construida muy rápidamente es más difícil poner en marcha todos esos mecanismos para revertir las dinámicas que normalmente expulsan a las mujeres de los espacios; porque hay dificultades informales, invisibles, que les hacen más complicado participar en politica. Eso exige más cuidado por parte de la organización y creo que es una de las cosas que hay que hacer.

Cuando decimos feminizar Podemos implica, desde luego, que haya más mujeres en espacios claves. Creo que hay una falta evidente de mujeres en Podemos, hay que reducir o corregir la hegemonía masculina de Podemos y esa hegemonía de la testosterona a veces también. Eso quiere decir que haya más mujeres en primera línea. Es curioso y dice mucho de lo que nos queda por hacer que una candidatura liderada por dos mujeres sea una excepción absoluta en Podemos, es una rareza.

Además, tiene que ver con poner ciertos temas sobre la mesa. Por ejemplo, las mujeres cuando están a cargo del cuidado eso también les dificulta la participación en el espacio laboral y también en el político. Nosotras tenemos mucha atención con los horarios de las reuniones. El hecho de que haya ludotecas en los actos es imprescindible, es una apuesta para que las mujeres no sean las que tengan que cuidar del bebé y estén siempre a medias en los actos. Siempre es el compañero o la pareja quien realmente participa, quien se queda hasta el final y quien toma decisiones. Hace falta corregirlo colectivamente. También que no se decidan determinadas cosas en las cañas, en el momento informal de después. Es una cosa que las mujeres siempre han dicho, si la política se decide en las cañas cuando algunas mujeres se han ido ya a casa a preparar la cena... Esto sigue pasando.

También se relaciona con aplicar formas de hacer política que no tengan que ver con esa manera clásica y tradicional que existe en el imaginario. Hay otras maneras, y aquí pienso en Ada Colau o en Manuela Carmena, que son maneras mucho más cercanas, mucho más cotidianas, más dulces, se podría decir, y que no tiene para nada que ver con que sean menos críticas o menos contundentes. A veces la contundencia no está reñida con la dulzura o con el cuidado. Y en cualquier caso, tampoco digo que haya una manera correcta de hacer política, pero, cuando las mujeres ingresan, se visibilizan otras formas posibles de hacer las cosas que creo que son muy interesantes.

En referencia a lo que ha llamado la "hegemonía de la testosterona", en uno de los documentos de 'Proceso Adelante!' se propone establecer una garantía de paridad entre hombres y mujeres también en las portavocías en actos y en medios de comunicación. ¿Cómo es posible que una formación que ya tiene cuotas de partidad en sus órganos y en sus listas tenga que asegurar la visibilidad de las mujeres?

Claro. Es uno de los debates en los que nos queda mucho por hacer. Las feministas del partido y las responsables de igualdad trabajamos para que haya mecanismos formales para que haya paridad. Hemos conseguido que haya paridad en las listas y en los órganos, lo que es un enorme avance. Y, sin embargo, sigue ocurriendo muchas veces que, a la hora de tomar el micrófono y hablar, no se produce una representación exacta de esa paridad que hemos conseguido a nivel formal. Eso hay que corregirlo con muchísima voluntad y ganas de hacerlo. Y se puede, pero se puede teniendo principios organizativos claros.

Una cosa que me queda muy clara después de dos años al frente de igualdad es que igualdad tiene que se una secretaría. No puede pasar que en las ejecutivas, en los consejos de coordinación, no esté igualdad, porque eso hace que quien está pendiente de que las portavocías sean paritarias no se entera de qué intervenciones en medios hay en esa semana, por ejemplo. Hace falta que igualdad sea transversal y esté en el lugar donde se cruzan o se coordinan las demás áreas. Si no, queda aislada al margen de las decisiones del partido y es más difícil hacer el trabajo. Hay que tener el compromiso de que igualdad esté al mismo nivel que otras secretarías fundamentales.

Todas estas propuestas que esta proponiendo usted para la Comunidad de Madrid, ¿las va a trasladar como responsable de igualdad de cara a la segunda Asamblea Ciudadana a nivel nacional?

Estas propuestas surgen de experiencia de mucho tiempo, pero también de poner en común percepciones de muchas responsables de igualdad. Yo trabajo con todas las responsables de igualdad autonómicas sobre esto y, además, estamos de acuerdo en llevar unos mínimos (a la Asamblea), no sé si en forma de documento o con una especia de carta o propuesta organizativa de todas las responsables de igualdad, que estamos de acuerdo en muchas cuestiones.

Clara Serra y Amarna Miller en el debate 'Sexo, porno y feminismo' organizado por Podemos/Foto: Dani Gago (Podemos)

¿Qué retos en concreto cree que tiene que afrontar Podemos a nivel nacional dentro de ese debate de feminizar el partido?

Los mismos que a nivel autonómico. Tiene que haber mucho énfasis en la formación, atender y cuidar a la organización también es invertir en formación de nuestros cargos públicos, de nuestros militantes y de todas las personas que componen Podemos. Y en igualdad eso es fundamental. Eso exige recursos, invertir tiempo, energías y eso tiene que contar con un compromiso organizativo detrás.

En cualquier caso, tiene que haber recursos mínimos para igualdad, tiene que haber secretaría de igualdad y todas esas cosas hacen que después que el trabajo no tenga que ser una heroicidad. Porque durante tiempo con el partido centrado en campañas electorales, muchas veces no ha habido recursos suficientes para abordarlo. Y en esta nueva etapa, igual que para participación o construcción de movimiento popular, tiene que haber más esfuerzos y hay que reordenar las prioridades, también en igualdad.

En esa segunda Asamblea Ciudadana estatal, en ese segundo Vistalegre, además del debate de ideas, ¿cree que debe haber o que se va a producir una lucha por el poder, por los órganos?

Yo creo que no. Lo que tiene que haber es un debate político. Estoy muy orgullosa de que Podemos sea un espacio donde debatimos políticamente y no tenemos debates de cartón piedra como tienen otros partidos políticos, o donde a la mínima que haya un debate la cosa se revienta. En nuestra organización queremos una cultura política de confrontación de ideas y estoy convencida de que eso nos hace más fuertes y capaces, además de más amables para dentro.

Lo que tiene que haber tanto ahora en Madrid como en la Asamblea Ciudadana estatal es un debate honesto de ideas donde se defiendan las diferentes posturas y donde ningún tipo de opinión respecto de Podemos sea nada más que la manera honesta de contribuir y aportar tu visión. La manera de que no haya en una organización ese posible cancer que afecta a algunas organizaciones, que son las facciones y las luchas de poder, es justamente que haya debate político. Y la Asamblea Ciudadana es el momento para eso.

Pablo Echenique advertía en la Universidad de Podemos en contra de lo que llamaba la "dinámica de pandillas" ¿Por qué cree que decía esto? ¿Hay pandillas dentro de Podemos?

Lo de las pandillas yo creo que ha venido bien a un relato de fuera, porque es más efectista, más espectacular y también porque poniendo determinadas etiquetas se explican las cosas de una manera más morbosa. Dentro no deberíamos comprar ese relato, es absoluto. Cuando hay categorias del tipo de pablistas, errejonistas o lo que sea, lo que hace es caricaturizar posturas políticas que deben ser debatidas políticamente y eso, hacia dentro, lo que hace es que dificulta el debate y lo empeora.

Por otra parte, yo no estoy de acuerdo, efectivamente, con que dentro de una organización haya organizaciones. Eso no es bueno. No debe haber partidos dentro de un partido. Ya tuvimos un debate sobre la doble militancia hace tiempo con respecto a Izquierda Anticapitalista y yo, en general, soy defensora de que el espacio debe ser Podemos, no organizaciones que deciden sus cosas al margen de los espacios de deliberación de Podemos y que traen sus decisiones ya tomadas. Eso me parece muy peligroso.

Por eso, la manera de cortocircuitar eso es que haya debates politicos. Y a mi me asusta justamente que se compre el relato de las pandillas porque no debe haber organizaciones dentro de organizaciones -y yo creo que cada cual sabrá qué es eso-, pero tampoco debe ocurrir que cuando haya un debate político se llame a eso guerra de poder o guerra de pandillas. Porque entonces lo que haces es imposibilitar el debate político en espacios de poder. Toda la diferencia es que tu espacio de deliberación sea Podemos o no. Es la manera de evitar esas dinámicas negativas.

Cambiando de tema, me gustaría saber cuál es su opinión sobre el polémico spot de Amarna Miller, 'Patria', y, sobre todo, sobre las críticas de sectores feministas que ha recibido

Hace unos meses la Morada de Podemos abrió un debate sobre la pornografía y tuvimos muchas muchas críticas de feministas del PSOE, que les pareció que era perder la tarde o dedicarla a frivolidades. Hubo más de 200 personas que se quedaron fuera, es evidente que hubo personas que creyeron que era un buen debate.

Yo creo que, en general, es mejor hablar que no hablar y ninguna cosa por debatirla es peor. Y en el caso de la pornografía, yo no estoy de acuerdo con la industria del porno, como feminista creo que la industria del porno nos genera muchos problemas y es enormemente criticable. Pero, más allá de la industria, considero que hay un debate feminista muy legítimo acerca de la pornografía. Hay sectores feministas que consideran que puede haber pornografía hecha para mujeres, hecha para transexuales, para mujeres lesbianas,... y hecha por mujeres también, que falta muchísimo. Hay quienes ven en el porno algo que, más allá de la industria, es negativo y creo que hay quienes vemos que la pronografía puede ser hecha también por mujeres y para mujeres, y representando otras sexualidades. Hay un debate ahí, que ha estado en el feminismo desde hace mucho tiempo.

En el caso de lo de Amarna, más allá del tema de la cuestión de la industria, yo no estoy de acuerdo con que se critique a una trabajadora del mundo del porno, que además es crítica con la industria y que dice que hay que cambiarla. No estoy de acuerdo con que se le haga a ella responsable de muchas de las cosas de la industria pornográfica que me parecen enormente criticables y que creo que hay que cambiar.

Por otra parte, tampoco estoy de acuerdo con que siempre esté a la mano esa arma arrojadiza de decir 'cuando no estoy de acuerdo contigo, no eres feminista' porque creo que no lleva a ningún lado y lo que hace es imposibilitar los debates. El debate del porno es muy complicado, se cruzan un montón de cosas, pero yo creo que las feministas tenemos que discutir sobre eso sin que pase nada. Hay que debatir sobre ese tema y sobre muchos temas más complicados en Podemos. El PSOE tiene determinados temas tabú que no quiere tocar, como en este tipo de cuestiones, y hay mucha gente del PSOE que no está de acuerdo con eso. En el PSOE deciden no abordar ciertas cuestiones complicadas y eso no es una solución. Hablar y discutir me parece sano.


Reciba gratis en su móvil
noticias como ésta a través
de la app Telegram


Lea también:

- Iglesias: "Perdemos credibilidad cuando nos presentamos como moderados"

- Errejón defiende un Podemos hegemónico frente a un Podemos "de resistencia"

- Las claves del desencuentro entre Iglesias y Errejón

- Entrevista| Sofía Castañón (Podemos): "La igualdad no es algo que se pueda hacer un poco más. Es o no es"

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com