30 de noviembre de 2020, 16:16:34
Nacional


Podemos ralentiza su debate identitario y se centra en cómo ser la oposición al PP

> Iglesias advierte sobre el peligro de la banalizar el debate y sobre el riesgo de ser una fuerza coyuntural

> "No estamos cortando cabezas ni midiendo fuerzas", han asegurado fuentes de la dirección

Por Andrea Mingorance

Podemos ha decidido contener, que no aplazar, su debate sobre lo que debe ser Podemos para centrarse en la discusión de cómo convertirse en una fuerza de la oposición. Es decir, aterrizar el debate teórico y llevarlo al nivel práctico. En el Consejo Ciudadano del partido, Pablo Iglesias ha advertido sobre el riesgo de banalizar las discusiones internas y lo ha hecho en contraposición al "bochornoso espectáculo" que, según él, se ha visto en el PSOE. Por su parte, Íñigo Errejón ha querido también destacar el respeto por la reflexión interna y por el compañerismo y ha introducido un ligero matiz a Iglesias asegurando que el título de líder de la oposición "no cae del cielo". Entre las principales discrepancias que se han vivido en el Consejo también ha estado el debate sobre si la debacle del PSOE se ha debido a la oferta de un Gobierno conjunto o si hubiera tenido el mismo efecto una abstención.


Podemos ha celebrado este sábado su Consejo Ciudadano en un momento de rearme del partido y de definición estratégica ante una etapa en la que consideran que tienen que disputar el liderazgo de la oposición al PP. Los dirigentes han coincidido en la necesidad de "aterrizar" el debate identitario y han apuntado que no hay prisa para resolver estas cuestiones, ya que ahora se tienen que enfocar en la labor de construir una alternativa clara y fuerte al partido de Mariano Rajoy.

La formación morada había convocado este órgano antes de la debacle socialista, por lo que ha tenido que modificar el enfoque de las intervenciones, ya que consideran que el escenario más probable es el de la abstención socialista para favorecer un Gobierno del PP. Para remarcar la importancia de este cónclave, el partido ha invitado por primera vez los parlamentarios nacionales de la formación que no fueran miembros ya del órgano, es decir, que se ha reunido a más de un centenar de cargos.

"No estamos cortando cabezas ni midiendo fuerzas", han apuntado fuentes de la dirección del partido, que han asegurado que se plantea un debate interno de forma más sosegada, que se ralentizará aún más si se forma un Gobierno del PP.

Pablo Iglesias ya ha dado por hecha la abstención socialista y, como adelantó este viernes, ha asegurado que todos los debates internos en el partido tienen que estar enfocados a construir una fuerza de oposición de ciclo largo. El secretario general ha abierto la reunión con un discurso que se ha emitido en abierto, al que le ha seguido una intervención del portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, que se ha convertido en el primer representante de las confluencias en participar en el Consejo Ciudadano de Podemos.

Iglesias ha calificado lo ocurrido en el partido socialista como algo "bochornoso" y "patético" y ha criticado que lo que debatían los dirigentes del PSOE no era una cuestión política sino un tema "técnico y oportunista" sobre si era mejor ir a unas terceras elecciones o facilitar el Gobierno del PP.

El líder de la formación morada ha constatado el "desnorte" y la "descomposición" del proyecto socialista, aunque al mismo tiempo ha animado a los socialistas que defienden el 'no' a Mariano Rajoy a que rompan la disciplina de voto como "ejercicio de dignidad".

Los dirigentes de Podemos han negado ningún tipo de arrepentimiento por el hecho de haber votado en contra de Pedro Sánchez cuando este se presentó a la investidura. "Creemos que Pedro Sánchez se arrepiente de no haber tomado la opción de un Gobierno progresista y de cambio. Si lo hubiera tomado, seguramente ahora seguiría al frente del PSOE", ha asegurado el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, antes de entrar en el Consejo.

Las diferencias

Según fuentes de la dirección del partido, precisamente lo relacionado con el PSOE ha sido uno de los puntos de discrepancia durante el Consejo, ya que se han expresado opiniones distintas sobre qué fue lo que provocó el estallido socilista. Unos han asegurado que fue la oferta de un Gobierno conjunto la que puso de relieve todas sus "contradicciones", mientras que otros han aseverado que aunque Podemos se hubiera abstenido en la investidura de Sánchez, el resultado en el PSOE hubiera sido el mismo.

Otras fuentes diferentes han añadido que hay una parte de los dirigentes que consideran que ha habido otros factores en la situación extrema del PSOE, como el reto del encaje territorial o la cuestión de la supervivencia de Sánchez. Esto se añadiría al hecho de tener que elegir entre PP y Unidos Podemos, en cualquier fórmula de acuerdo. Sin embargo, estas mismas fuentes han reiterado que la discrepancia no se da sobre si el voto negativo fue una buena o mala idea.

Otro de los asuntos que ha generado un matiz de discrepancia es sobre si el rol de líderes de la oposición está ya dado o hay que trabajarlo. Mientras que Iglesias ya lo asume como una realidad, ya que considera que el PSOE ya ha cedido esa posición, Errejón ha apuntado que ese título "no cae del cielo" y hay que trabajarlo.

Banalizar el debate

El número dos de Podemos ha respondido a la petición por parte de Iglesias de "respeto" ante el debate interno. Errejón -que ha sido quien más ha discrepado públicamente con Iglesias- ha asegurado que el "respeto, el cariño y el compañerismo" han estado siempre y seguirán estando en elos debates internos.

Ante los retos que tiene por delante ahora Podemos, Iglesias ha repetido algunas de las advertencias sobre la forma de discutir y hablar dentro de la organización. Pero esta vez ha cobrado un mayor significado ya que se ha dirigido a los máximos representantes orgánicos e institucionales del partido, incluidos algunos de los que se enfrentan ahora en el proceso de la Comunidad de Madrid, como Ramón Espinar o Rita Maestre.

Iglesias ha advertido en contra del riesgo de "banalizar" los debates que se están produciendo en el seno de la formación y que continuarán abiertos hasta la próxima Asamblea Ciudadana estatal, aún sin fecha.

"Creo que tenemos que cuidar el principal tesoro que tenemos, que es la capacidad de reflexión. Si perdemos ese tesoro, si nuestros debates se banalizan y se reducen a etieuetas, habremos perdido la característica de cambiar nuestro país", ha apuntado.

El líder de Podemos también ha señalado que tienen que tener en cuenta que corren el riesgo de "convertirse en una fuerza política coyuntural".

Fuentes de la formación morada han apuntado que se ha producido un consenso amplio tanto en la necesidad de evitar que el partido se banalice como en el análisis político relacionado con el papel de Podemos en la nueva etapa.

Verdades incómodas

Aunque de forma más contenida que en otras ocasiones, Iglesias ha negado que el debate que se tiene que dar ahora es el de si mantener un tono que de más o menos miedo, porque ese, según el dirigente, es un debate viejo.

En cambio, el dirigente de la formación morada ha apuntado las claves que tiene que tener en cuenta ahora Podemos: el "empoderamiento militante", la creación de trincheras desde la sociedad civil y el mantener un discurso con "verdades incómodas" para crecer y ser más.

Iglesias ha reconocido que el otro gran debate de Podemos: el de mantener un pie en la calle y otro en las instituciones, en realidad genera bastante consenso, pero ha defendido la necesidad de plantearlo igualmente para combatir que las instituciones actúen sobre ellos como una "trituradora de la decencia".

El discurso de Xavier Domènech también ha estado muy centrado en el rearme de la formación para afrontar la nueva etapa. El portavoz de En Comú Podem ha advertido que, si caen ellos, no caen solos, sino que también caen los cinco millones de votantes que han confiado en ellos y la posibilidad de transformar el país.

Domènech ha recordado que en Cataluña también hay un debate organizativo, que culminará con la creación de un nuevo espacio político alrededor de En Comú Podem, y que según el dirigente catalán, tiene que estar enfocado a hacer compatible el ganar elecciones y "ganar un país".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com