14 de diciembre de 2019, 17:20:46
Nacional


La Cruz de Borgoña a la que se refirió Pablo Iglesias en el debate de investidura

Por Diariocrítico


La Cruz de Borgoña o Aspa de Borgoña es conocido como el viejo símbolo de España (y de la vieja españa, la carlista y tradicionalista) y a ella aludió Pablo Iglesias durante su primer turno de palabra para hacer referencia a dos instituciones que, explicó, no han sido golpeadas en el poder: la monarquía y el PNV, que recientemente ganó de nuevo las elecciones vascas. Cuando hizo referencia a ella, se dirigió al portavoz del grupo parlamentario vasco, Aitor Esteban, que se sonrió al conocer la historia de la cruz y su simbología.

La cruz en cuestión es en realidad una representación de la Cruz de San Andrés en la que los troncos que forman la cruz aparecen con sus nudos en los lugares donde se cortaron las ramas. Por ser San Andrés el patrón de Borgoña, la Cruz de Borgoña era el emblema utilizado por las tropas de Juan Sin Miedo en la guerra de los Cien Años. Su implantación en España se debe a que tras casarse María de Borgoña con Maximiliano I de Habsburgo, su primogénito, Felipe I de Castilla, ostentaba la Cruz o Aspa de Borgoña en los uniformes y banderas de su séquito, por lo que pasó a ser el emblema por antonomasia de la nueva nación, España, que heredó su hijo, Carlos I de España, fruto del matrimonio de Felipe, conocido como El Hermoso con Juana I de Castilla.

En España tiene otras connotaciones políticas porque fue el símbolo empleado en la bandera carlista. La versión de aspa roja sobre fondo blanco sería la bandera adoptada por el movimiento carlista en 1935. En la guerra carlista de 1833-1840, la borgoñona aún seguía siendo la bandera del Ejército, o sea, de las fuerzas regulares liberales (el Ejército no adoptó la rojigualda hasta 1843), no siendo empleada por las tropas del bando carlista. Después de la citada unificación de banderas en 1843, surgió un estandarte militar híbrido con una pequeña aspa borgoñona en la franja amarilla central de la rojigualda, normalmente debajo de un escudo redondo con los cuarteles de Castilla y León. Hacia 1923 dichas aspas borgoñonas de las rojigualdas del Ejército empezaron a ganar en tamaño, superponiéndose a las franjas rojas superior e inferior (lo cual obligó a recurrir a diferentes matices de rojo).

Aunque algunas unidades carlistas sí llegaron a utilizar el aspa en la Primera Guerra Carlista de 1833 -cuando era sólo un distintivo de las enseñas de infantería, artillería e ingenieros, sin connotaciones ideológicas aún—, y en la Tercera Guerra Carlista de 1872 probablemente el sotuer borgoñón sólo lo usaron las fuerzas gubernamentales, normalmente en la franja amarilla de las rojigualdas, aunque algunas unidades mantuvieron sus banderas del modelo anterior a la unificación de 1843 (la artillería y el regimiento "Inmemorial del Rey", que en época de la I República, 1873-1874, se quedó en "Inmemorial" a secas). El aspa borgoñona como emblema político propio carlista es tardía: fue el 24 de abril de 1935,4 en época de Manuel Fal Conde, coincidiendo con la reorganización del Requeté, por aquel entonces un grupo paramilitar clandestino, siendo utilizado posteriormente por regimientos tradicionalistas y requetés carlistas durante la Guerra Civil Española dentro del bando nacional.


Bandera carlista con la cruz de Borgoña:

"Capullo... vaya gilipollas". Rivera insulta a Pablo Iglesias

El 'show' de Pedro Sánchez en su escaño

Cospedal llama "sinvergüenza" a Iglesias

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com