9 de diciembre de 2021, 0:05:20
Nacional


El Partido Comunista de España: "Fidel representa lo mejor que ha dado América Latina"

Por Diariocrítico

El líder revolucionario cubano Fidel Castro falleció el pasado 25 de noviembre a los 90 años de edad. Cuatro días después, siguen sucediéndose obituarios, perfiles, hitos, hazañas y vivencias de Castro, aunque cada cual tiene su versión. Para unos, Castro fue un héroe que consiguió liderar una revolución junto al Che Guevara, y mantener su llama viva durante media década, mientras que, para otros, fue un déspota dictador que coartó de forma continua las libertades de los cubanos. Los líderes de los partidos de izquierda en España, como Pablo Iglesias y Alberto Garzón, ya mostraron en las redes sociales su pesar por el fallecimiento de uno de los hombres más importantes del siglo XX, y unos días después, el secretario general del Partido Comunista de España (PCE), José Luis Centella, le ha dedicado un artículo en el que defiende el legado histórico del que fue “ejemplo de comunista”.


En su artículo, titulado ‘En defensa de Fidel Castro y su legado histórico’, Centella comienza recordando al poeta comunista que falleció el día anterior, y dice que tanto Marcos Ana como Fidel “fueron ejemplo de comunistas, porque esa palabra representa la defensa del mejor ideal al que un ser humano puede dedicar su vida”.

“Fidel Castro representa lo mejor que ha dado América Latina y el Caribe en la batalla por la justicia, la paz, la solidaridad y el socialismo, un ejemplo para todos los pueblos que plantan cara al imperialismo en todo el planeta, por eso la mayoría de quienes hoy tienen responsabilidades de Estado en Ecuador, Bolivia, Venezuela, Nicaragua, etc. le reconocen como maestro”.

Centella explica que si bien en Cuba no hay estatuas, calles o plazas dedicadas a Castro, se cuentan por centenares las “frases, en cada rincón, dirigidas a dar respuesta a un problema concreto, a un reto. Esa es la diferencia entre un culto a la personalidad vacío, y el reconocimiento de la aportación ideológica”.

Para el líder del PCE, ““Fidel no es un héroe, no es un mito, es un dirigente, es un referente, es un líder. La gran aportación de Fidel Castro a la historia, después de conseguir dirigir una revolución y mantenerla en pie, es la de situar la batalla de las ideas que deben transformar este mundo en una sociedad justa e igualitaria, por encima del sectarismo en el que una y otra vez ha caído una parte de la izquierda; ganar la batalla de las ideas es poner en valor la defensa de la justicia social, del derecho de los pueblos a ser dueños de su futuro frente al imperialismo, y hacerlo desde el rigor técnico, sin demagogia fácil, desde la solidez del argumento, y la firmeza en la lucha”.

Centella reconoce que Castro “puede ser una de las personas más queridas y más odiadas de este tiempo”, y aunque no sabe si “finalmente la historia lo absolverá” (como dijo el propio Castro), asegura que “el pueblo cubano, junto con millones de seres humanos en todos los lugares del planeta, lo han absuelto”.

El líder del PCE ha destacado la resistencia de Fidel Castro, que se negó en rotundo a las ‘ofertas’ y ‘proposiciones’ que llegaban del exterior para que abandonara la revolución. “En los tiempos en los que caía la URSS, en los que tantos buscaban su lugar junto al Sol que más calentaba, Fidel le dijo no a Gorbachov, cuando le planteó claudicar, le dijo no a Solchaga cuando por mandato de Felipe González le planteó una transición suave hacia el capitalismo, porque detrás de esos noes, estaba la determinación de no asumir la derrota, de situar el ideal comunista por encima de errores, y de no entregarse, gracias a esa determinación, gracias a esa valentía hoy existe la realidad de una América Latina que nadie podía imaginar, que nadie podía soñar”. Para Centella, los “procesos de liberación que se están dando en América Latina no hubiesen sido posibles si la Revolución Cubana hubiese sido derrotada en los 90”.

“Fidel supo pasar a segunda fila, para demostrar que la Revolución no dependía de su persona, sino de las ideas, de la fuerza de un pueblo que está decidido a ser dueño de su destino. Es un político con una clara visión de la realidad poniendo siempre en primer plano lo que consideraba fundamental de la lucha de los pueblos frente a quienes quieren robar las riquezas naturales para ponerlas a disposición de una minoría, por eso ha sido hasta el último momento un referente para toda la izquierda mundial en análisis y alternativas en la lucha de los pueblos contra el capitalismo y el imperialismo, la defensa de la necesidad de combatir al fascismo ganando la batalla de las ideas, fue lanzada por Fidel hace más de veinte años, cuando los que hoy se asustan del avance fascista adoraban el neoliberalismo como la panacea que resolvería los problemas de la humanidad”.

Su artículo concluye con un llamamiento a la “reflexión crítica de su vida y su obra desde el debate de ideas, porque cualquier frase, cualquier texto de Fidel nunca debe entenderse una consigna vacía, como un lema propagandístico; sino como ideas, como propuestas llenas de contenido, son reflexiones que nos hacen pensar, que nos marcan objetivos, si conseguimos este objetivo habrá merecido la pena el esfuerzo”.

Castrismo: una historia de odio y poco cariño con EEUU
Iglesias habla de "luces y sombras"; Garzón sólo elogios
La derecha española clama por un cambio de régimen
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com