18 de enero de 2020, 15:39:15
Fútbol


La verdadera crisis del Barça ya pasa factura al club

Por Diariocrítico


No es una invento de la llamada 'caverna mediática', que es como entorno culé y afición blaugrana llama a la prensa de Madrid, en referencia a su carácter madridista y que tendría ánimos siempre en atacar y desestabilizar al FC Barcelona. Olvidan que todos reciben, y si no, que se lo digan al Madrid, que año tras año recibe críticas en cuanto los resultados no acompañan.

Pero la realidad es que el Barça llega al Clásico del sábado en su peor momento en una década. No tanto por los números, ya que está clasificado y con creces para octavos de final de la Champions League, tendrá que jugar la Copa del Rey todavía y está segundo en Liga, a 6 puntos del Real Madrid líder. Sin embargo, todo está pendiente del Clásico. Una derrota dejaría a los de Luis Enrique a unos preocupantes y alarmantes 9 puntos que serían, posiblemente, casi 'irremontables'. Sobre todo visto lo visto sobre el campo en San Sebatián, donde la Real anuló a un Barça de bajísimo rendimiento.

Y es el que el nivel de los de Zidane, que acumulan 31 partidos sin perder, es enorme. Aunque tenga lesionados, como Bale o Kroos, o haya tenido también fuera de juego a Casemiro, Ramos, Pepe, Benzema, Marcelo... siempre ha tenido recambios oportunos para presentar un once de garantías y ganar. Por supuesto que con altibajos y momentos grises, como con los 3 empates consecutivos en Liga y Champions, con Eibar, Las Palmas y Borussia Dortmund.

Qué falla en el Barça

La crisis no es sólo deportiva. Josep Maria Bartomeu ha querido que el Barça siguiera la estela de sus antecesores, siempre estelares, mientras que él era un 'segundón' que heredó el club y ha tenido que ganarse el puesto con hechos, no por carisma. Su presidencia no pudo empezar mejor: 2 Ligas, 2 Copas del Rey, 1 Supercopa de España, y, cómo no, la Champions del año pasado, 2015. Sumó, además, la Supercopa europea y el Mundialito tras ese gran logro europeo.

Para ser su tercera campaña no se le puede pedir mucho más. Pero parece que el proyecto tocó techo y no ha sabido renovarse. En parte, vivió de las 'rentas', heredando un club más o menos saneado y con una plantilla de lujo. Pero los problemas legales y judiciales no ha dejado de acompañar al club en estos 3 años (caso Neymar, los problemas fiscales de Messi, Mascherano...). El propio Bartomeu está imputado, un hecho sin precedentes, y la implicación del club en la causa independentista catalana no ha hecho más que agravar la imagen exterior del Barça, al menos entre parte de la afición que se desmarca de temas políticos que nada tienen que ver con lo deportivo.

Y en ese aspecto donde comienza la polémica. Bartomeu apostó por Luis Enrique y no pudo salirle mejor al inicio. Pero el asturiano parece también haber tocado techo y no saber sacar mejor rendimiento al plantel. Además, la plantilla antes no tenía defectos, estaba compensada en puestos y sabía combinar a la perfección entre jugadores de la cantera y fichajes millonarios.

Sin embargo esa estrategia no se ha sabido mantener o al menos los resultados no son los mismos. Los críticos al Barça, principalmente los madridistas y su entorno mediático, cuestionaba siempre la afirmación de que la política de cantera del Barça era mágica y que por eso le salían jugadores tan maravillosos de La Masía.

La cantera azulgrana

Al final, el tiempo les ha dado la razón: por supuesto que de la cantera azulgrana siguen saliendo jugadores buenos, pero no son cracks como lo eran Puyol, Xavi, Iniesta, Piqué, Valdés, Busquets, Jordi Alba... por no hablar de Messi, que en realidad llegó ya mayorcito a las categorías inferiores procedente de su Argentina natal.

Ahora los canteranos no tienen tanto nivel. Empezando por la portería, no hay ningún recambio natural frente al alemán Ter Stegen y se malvendió a Bravo. En la defensa, sólo continúan con garantías Piqué y Jordi Alba. Sergi Roberto parece ser un buen jugador, pero lejos del nivel de sus antecesores. No hablemos de Aleix Vidal, un fichaje de repesca de un canterano por cuestiones políticas que no ha funcionado lo más mínimo y no cuenta para Luis Enrique.

En el centro resisten Busquets e Iniesta, y van introduciendo poco a poco a Denis Suárez, que aunque merece confianza, tampoco parece que se vaya a convertir en un jugador fundamental para el Barça.

En la delantera no hace falta hablar del desastre canterano. Se vendió en su día a Bojan y tras coronar a Munir antes de tiempo, fue traspasado al Valencia para darle minutos. Y es que la MSN de Messi, Suárez y Neymar no deja espacio para otro canterano como es Rafinha, que sí destaca, y menos para el fichaje de Alcácer, que parece ser otro error de planificación. Se salva el turco Arda Turan, maravilloso, pero sin espacio para jugar lo que le gustaría.

Pocos canteranos y de no mucho nivel para dar recambio a los que serán históricos, como repasábamos. Los extranjeros tienen nivel, como la mencionada MSN, y Rakitic se ha hecho imprescindible en la media. Pero todos los fichajes de la defensa están en cuestión: Mathieu no convenció a nadie el año pasado y los nuevos, los franceses Umtiti y Digne, no parece que sean los cracks que prometían ser.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com