29 de octubre de 2020, 8:42:57
Toros

Por nuestro enviado especial


Manizales: Perera inspirado y Ramsés entregado

Por José R. Palomar

Entrada: casi lleno. Toros de Juan Bernardo Caicedo: bien presentados y nobles. Al cuarto se le dio la vuelta al ruedo. Ramsés: ovación y dos orejas; Miguel Ángel Perera: 1 oreja y pitos. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: pitos y silencio


Por fin salió el sol en el bello coso de Manizales, y en festejo mixto. Miguel Ángel Perera volvía a Colombia tras seis años de ausencia y Ramsés es un digno torero de la tierra, al que “han castigado” sin torear en provincias. De origen bogoteño, en cuya ciudad la plaza ha estado cerrada tres años…Pablo Hermoso, ídolo a caballo en este país, completaba un interesante cartel.

Ramsés fue el triunfador d la tarde por su labor en el cuarto, toro premiado con la vuelta al ruedo. Lo recibió con cuatro largas cambiadas. De nuevo el ya famoso “EL GORDO” puso banderillas en todo lo alto y se desmonteró junto a Ricardo Santana, otro gran subalterno. La faena tuvo su inicio con un pase cambiado por la espalda y en seguida se estiró, llevando empapado al toro en la muleta (algún crítico cursi y sus pupilos/as dirían lo de “cosido” a la franela).

Cuando pasó a terrenos de cercanías el toro le tropezó algunos pases, y es que era ideal para la distancia larga. Fueron bellos unos naturales, con la planta relajada. Tras los adornos finales, el público se le entregó y obtuvo dos orejas. Ya había conseguido otra en su primero, merced a su toreo de buen corte que practica este espigado colombiano. Inicio vibrante de faena de rodillas pero llevando toreada a la res. Destaco su sentido del temple, aunque su labor cayó en la segunda mitad, pese a unas manoletinas aceptables.

Miguel Ángel Perera saludó con verónicas majestuosas a su rimero, de capa “jabonero sucio”. Dos extraordinarios pares de Curro Javier. El toro noble humillaba, y Perera ligó los pases sin solución de continuidad, evitando que el animal le tocara la muleta . Vimos a un Miguel Ángel (tampoco escribiré M.A.P para “ganar espacio”). De tanto humillar el ejemplar se agotó y la faena bajó enteros con la zurda. Buena estocada y merecida oreja . En su segundo, esfuerzos baldíos frente a un toro parado, aunque cuando lo citó de lejos en el centro del ruedo y se vino hacia él, hacía presagiar buenos momentos.

Pablo Hermoso de Mendoza clavó dos rejones de castigo ( uno en el costado), y aún así saludó. Digo lo de saludar, porque lo hizo toda la tarde, clavara bien o mal, acertara o errara. Incluso cuando salía del ruedo para cambiar de caballo. Poco edificante que un reconocido maestro del rejoneo caiga en estas actitudes, que serían impensables en un torero de a pie. Pero volviendo a su labor, que es lo que importa, clavó desigual en banderillas (un par trasero).

Estuvo mejor en la doma y lo que se denomina “toreo a caballo”, que en la ración habitual de todo tipo de banderillas: largas, cortas, etc. El quiebro fue muy bueno, y también los que practicó sin banderillas en mano, con dominio de los terrenos y las cabalgaduras. El público se enfadó porque erró con el rejón de muerto, recibiendo pitos. El último toro de la tarde fue devuelto nada más salir, porque se dañó en una pata. Sustituido por otro de la misma ganadería, en el que tampoco hubo nada destacable del navarro, que fue silenciado.



Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com