14 de noviembre de 2019, 17:29:03
Opinión


Trocear la soberanía popular es inconstitucional en Europa

Por Enrique Gomáriz Moraga


La sentencia del Tribunal Constitucional alemán, que considera inconstitucional la posibilidad de realizar un referéndum unilateral sobre la independencia de Baviera, ha venido a confirmar el amplio consenso del constitucionalismo europeo: una vez establecida por el conjunto de la ciudadanía, la soberanía popular no puede trocearse. En efecto, los argumentos del Constitucional alemán nos resultan tremendamente familiares: “Los lander carecen según la Carta Magna alemana de competencias para llevar a cabo procesos secesionistas”… ”No hay espacio en la Constitución para que los estados individuales intenten su separación; esto viola el orden constitucional”… “La soberanía reside en el conjunto del pueblo alemán”. Es decir, todo el pueblo alemán debe consultarse para decidir sobre una parte del territorio constitucional. No es necesario insistir sobre las similitudes argumentales entre tal sentencia y las emitidas por el Tribunal Constitucional español.

Aunque quizás sea necesario recordar la consecuencia que tiene el reverso de esta afirmación constitucional. Porque si la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, eso significa que el derecho a decidir de un segmento de ese conjunto, viola directamente el derecho a decidir del resto. Es decir, la celebración de un referéndum unilateral en Cataluña significaría el secuestro del derecho a decidir sobre cualquier parte del territorio español que tiene un leones, una sevillana o un cántabro, una vez establecida la máxima norma de convivencia por el pueblo soberano, algo a lo que Cataluña se sumó en su momento con el mayor apoyo de toda España. (Por cierto, ello hace que la comparación de este asunto con un divorcio matrimonial sea una falacia jurídica que no resiste el menor análisis).

Otra cuestión que parece oportuna es examinar esta reflexión desde el punto de vista de la izquierda. Sobre todo en Cataluña, hay partidos, desde IRC hasta el PSC, que consideran que existe un correlato entre ambos supuestos: se es más de izquierda cuanto más soberanista. Pero si se considera que, una vez establecida la soberanía popular, el derecho a decidir de un segmento es una violación de ese derecho para el resto del pueblo, resulta difícil de entender como eso es compatible con la igualdad ciudadana, presupuesto básico de la izquierda. En realidad, es hora de recordarle a la izquierda catalana que el debate entre identidad e igualdad hace tiempo que se ha saldado en la izquierda. Bienvenida la articulación entre ambos elementos (identidad e igualdad) siempre que ello sea posible, pero cuando colisionan, la izquierda histórica siempre ha colocado la igualdad por encima de la identidad, porque hacer lo contrario es orientarse hacia el nacionalismo o la extrema derecha. Eso debería recordarlo Miquel Iceta, por ejemplo.

En suma, no se es más de izquierda por colisionar con el Estado de Derecho, sino por defenderlo y ampliarlo. Existen principios democráticos compartidos que la izquierda debe respetar de forma ejemplar y no jugar al falso progresismo de desconocer las normas básicas de la convivencia pacífica. No parece exagerado pensar que defender esas normas es exactamente a lo que apunta esta orientación europea respecto a la unidad de la soberanía popular una vez establecida.

Ahora bien, si este razonamiento va calando en la opinión pública, van a tener un trabajo tremendo las fuerzas de izquierda en Cataluña para detener la deriva soberanista en sus propias filas. No me imagino como saldrán del atolladero ideológico en que se han metido algunos intelectuales de izquierda (del estilo del antes prochino Manuel Castells). Más bien los imagino empecinados en defender la corriente identitaria y populista que los ha arrastrado en los últimos años. Lo cual les convierte, en realidad, en un obstáculo para el avance de la emancipación y el desarrollo humano. Son esas paradojas a las que se refería Zigmunt Bauman, poco antes de su reciente y sentida muerte.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com