21 de septiembre de 2019, 3:12:35
Ocio


'I see you' de The xx: evolucionando sin traicionarse a sí mismos

Por Sergio Ariza Lázaro

A estas alturas cualquiera interesado en The xx ya lo habrá leído, 'I see you' ve al trío británico abrazar nuevos sonidos y dar un giro a su minimalista paleta para abrazar la electrónica qe Jamie XX bordó con su primer trabajo en solitario, 'In colour', dando mucho más (ejem, ejem) color a las composiciones en blanco y negro de Romy Madley Croft y Oliver Sim. Pero que nadie se lleve las manos a la cabeza, el cambio les ha sentado muy bien, y no solo porque su música, y sus letras, hayan madurado con ellos, sino porque el nivel de estas diez canciones rivaliza con su primer disco por ser su mejor colección de canciones.


Comencemos por el principio, unos vientos electrónicos hacen que, a pesar de todo lo leído, te preguntes si te estás equivocando de disco. Los reyes del minimalismo y la introspeción, siguen a ese inicio con un bajo y una percusión totalmente disco, pero cuando suena la voz de Oliver Sim sientes una familiaridad que hace que, pese a los nuevos ropajes, sepas que el grupo no se ha traicionado a sí mismo, sino que ha salido de la zona de confort en la que se quedó con el continuista 'Coexist'. Escuchaba hace poco decir a Bowie, en el documental sobre sus útimos cinco años, que un artista tiene que adentrarse en el agua hasta que no haga pie para que, en ese espacio, poder crear algo novedoso e impactante. La cita les viene como al dedo a The xx que han decidido sumergirse en las profundas aguas que les había dejado en bandeja Jamie Smith con su disco en solitario. Cuando 'Say something loving' comienza ya se ve que estamos ante algo especial, el segundo single es una de las mejores canciones de la banda, mezclando cosas de su pasado con Sim y Romy Madley Croft intercambiándose líneas mientras desde el fondo, Smith colorea el resultado final.

La primera cara del disco les ve experimentar sin rubor con nuevos sonidos, como en la hipnótica 'Lips', que tiene un punto tropical que, estando en las antípodas de su música hasta ahora, les termina sentando genial. No es que The xx se hayan convertido en unos creadores de rompepistas, pero la unión de su estilo con la música de baile les ha dado un nuevo aire. 'A violent noise' es una en las que más se nota la mano de Smith pero es 'Performance' el segundo momento sublime del disco y la canción que sirve de puente entre caras o partes. En ella se pueden ver la conexión con sus dos primeros discos, con una interpretación vocal de Madley Croft escalofriante, que recuerda a la de Tracy Horn de Everything but the Girl.

Se podría hablar del disco como el que mejor resume lo que son y lo que han hecho cada uno de sus miembros hasta ahora, si a Madley Croft se la nota la felicidad de estar viviendo su particular historia de amor, en breve se va a casar con su novia, y Smith ve su puesto en la banda engrandecido tras el éxito de su disco en solitario, Sim se acuerda de sus (superados) problemas con el alcohol en 'Replica', 'Brave for you' vuelve a demostrar que Madley Croft es una de las mejores vocalistas del momento, imposible no emocionarse con esta oda a sus padres muertos (además lo que hace años hubiera servido para regodearse en lo trágico ahora suena esperanzadora). 'On hold' fue el primer adelanto de 'I see you' y ya daba varias pistas de por donde iban a ir los tiros con su comentado 'sample' de Hall & Oates pero sin olvidarse de la maravillosa química vocal entre Sim y Madley Croft. 'I dare you' suena como el más que probable tercer single del disco y evidencia una vez más su madurez, "he sido una romántica durante tanto tiempo, lo único que tenía eran canciones de amor" canta Romy, antes de llegar a un estribillo demoledor. Para rematar, 'Test me' una sensible balada al piano, en la que vuelve el minimalismo de su espartano segundo disco, con esos silencios evocadores y las dos voces principales cantando a la vez, mientras un esquelético arreglo de fondo termina de erizar los vellos de la piel.

The xx ha vuelto por la puerta grande tras cinco años de silencio y lo han hecho evolucionando pero sin perder su esencia o su estilo. Siguiendo con la cita de Bowie, se han adentrado en la profundidad pero sin perder de vista la costa o el sitio de donde vienen. El 2017 comienza, musicalmente, muy bien.

8'5

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com