20 de noviembre de 2019, 10:49:46
Opinión


La España de rufianes y de Rufián

Por José Joaquín Flechoso


Dice el Diccionario de la RAE que un rufián, o una rufiana como diría Irene Montero y tantas otra/os del partido morado y la/os del puño y la rosa, es una persona sin honor, perversa, despreciable y por tanto, muy alejado de aquella definición que incluía dicho término, en la costumbre de las prostitutas romanas de teñirse el pelo y de utilizar pelucas, controladas por un rufián, que vendría a ser un proxeneta. Pero si nos referimos al origen etimológico del término rufián, comprobaremos que procede de ruffiano, un vocablo italiano que deriva del latín rufus, que hacía referencia al cabello rubio o pelirrojo, bien natural o teñido, de un tono parecido al tono de pelo del nuevo jefe del mundo Donald Trump, dicho sea esto sin ánimo de ofender a nadie y menos siendo español, o hispano que para Donald, es lo mismo, que es capaz de montar un muro en la puerta de mi casa y decir que lo pague la comunidad de vecinos.

Por extensión, en la actualidad suele utilizarse el termino rufián para nombrar a un hombre (o mujer que diría Rita Maestre) dedicado al delito,obien a un personaje (o personaja que diría Bibiana Aido) carente de ética. Por decir algo que nos recuerde a la campaña electoral anterior podemos poner como ejemplo: “No puedo entender cómo la gente votó a semejante rufián” (que diría Eduardo Inda sobre alguien de Podemos), o“No te juntes con Susana, que es una rufiana” (además rima) que diría P………..y hasta aquí puedo escribir. Por lo general se califica como rufián, al sujeto que se dedica a estafar, engañar o robar y que carece de honor, por eso acusar a alguien de rufián o rufiana (Elena Valenciano dixit) debería estar más extendido pues hay un enorme listado de ciudadanos (y ciudadanas que diría Garzón de IU) que lo merecen.

Dicho lo anterior a modo de preámbulo, esta España que nos toca vivir está llena de rufianes de uno y otro sexo, profesiones, partidos políticos y otros menesteres dignos de ser contados. Desde que estallo la crisis, a los que no teníamos nada que ver con la gran burbuja inmobiliaria y de consumo, los bancarios nos tomaron como los tontos del pueblo y raro era el día que no nos ofrecían prestamos para el consumo donde se podía comprar desde un coche, un viaje al Caribe o un modesto apartamento en Torrevieja para alquilarlo a los guiris, visitando las sucursales bancarias tanto o más que Carrefour para ir a hacer la compra semanal. Estos hombres de la banca encabezados por Miguel Blesa y Rodrigo Rato, los de Nova Caixa Galicia, Caixa Cataluña, la CAM, Banco de Valencia y otros cuantos, han saqueado las entidades en una orgia de despilfarros jugando con dinero ajeno, que en definitiva han llevado al rescate financiero, donde las ayudas a la banca española ascienden hasta los 61.366 millones de euros según cita el Banco de España.

Rufián y rufiana son los ex Duques de Palma que han llevado el deshonor a la institución que gozaba del máximo respeto de la ciudadanía española como era la monarquía, también gravemente dañada por cacerías del padre de la Infanta, sus veleidades amorosas con una falsa princesa alemana y una serie de escándalos que no nos merecíamos los españoles (y españolas que diría Tania Sánchez). Rufián también es el compiyogui de la Reina Letizia Javier Lopez Madrid y todos sus compiblacks de la tarjeta opaca de Caja Madrid, entre los que incluimos a la enorme lista de imputados, si, con este nombre y no con el eufemismo de investigados, término que se ha inventado para dulcificar las fechorías de los ladrones de cuello blanco y corbata de Hermés, que son como los carteristas y tironeros pero con un consejo de administración donde chupar del bote.

Rufianes son los de la Gürtel, la Púnica, Pokémon y tantas tramas corruptas que llenan las crónicas de tribunales de los medios de comunicación, donde cada día que pasa se conocen nuevos datos sobre la forma en que se llenaban los bolsillos para su lucro personal y de la caja B del Partido Popular. En este apartado merecen la medalla de oro Bárcenas, Correa, el Bigotes, Francisco Granados, el PP de la Comunidad Valenciana con Fabra y Camps a la cabeza y presumiblemente la fallecida Rita Barberá, a la que como ya no puede defenderse, le caerán las culpas que otros no quieren asumir, pues además de rufianes faltos de honor y ética son cobardes, aquí, en Valencia o en la Islas Caimán donde son muy bien recibidos.

Rufianes son los de los Papeles de Panamá, que mientras los españoles pagamos los impuestos y sufrimos los recortes, otros se buscan paraísos fiscales donde camuflar sus ingresos, incluidos un ministro que no quería dimitir y que al igual que tantos imputados empezando por la Infanta Cristinas, sufrían de episodios selectivos de amnesia cuando les preguntaban por su fechorías, por muy documentadas que estas estuviesen con fechas y cifras que acompañaban las preguntas de la fiscalía o de los jueces y respondían con un “no me cuerdo”, letanía reproducida en sala judicial, cual música de sevillanas en plena Feria de Abril. Rufianes con acento andaluz son todos los implicados en los ERE`s de la Junta de Andalucía, el mayor fraude que se conoce de la historia reciente y por el cual se han desviado miles de millones de dinero público en un entramado del que aun deben de depurarse muchísimas responsabilidades, directas e indirectas.

No obstante, no podemos pasar por alto que también Rufián es un apellido que viene representado por Gabriel Rufián Romero, Portavoz del Grupo ERC (Esquerra Republicana de Catalunya) en el Congreso de los Diputados, que ha ganado gran peso dentro de su partido en los últimos años y que lucha de manera insistente por la independencia de Cataluña. Este personaje trae un nuevo estilo parlamentario que a nadie deja indiferente y se ha convertido en un personaje curioso de gran personalidad. El diputado de Esquerra Republicana sorprendió recientemente en la entrevista de Risto Mejide en 'Chester in love', al reconocer que, pese a querer la independencia de Cataluña, celebró el gol de Iniesta en la final del Mundial 2010 dejándonos otra perla diciendo que ha visto "a gente con la camiseta de la selección española en mítines independentistas". Debe ser que como Gabriel es simpatizante del Espanyol, no ha visto las esteladas del Camp Nou y las equipaciones del Barça con los colores independentistas. Apostilló con gran estrepito que "ser independentistas para muchos es un medio, no una ideología". Creo que es un buen tipo, con gran personalidad al que dentro de unos años por las cosas que dice, igual lo vemos de candidato a la alcaldía de Barcelona como independiente en las lista de Ciudadanos y yendo de compras con Inés Arrimadas a las tiendas mas cool del Paseo de Gracia con Albert Rivera conduciendo el coche que para eso es hombre de consenso...


JOSE JOAQUIN FLECHOSO

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com