29 de noviembre de 2021, 19:56:03
Entrevistas


Fran Hervías: "En Ciudadanos no tienen cabida grupos que vienen a destruir el partido"

Por Andrea Mingorance

Fran Hervías (Tossa de Mar, 1983) es el secretario de organización de Ciudadanos. Licenciado en Geografía y destinado a ser hombre del tiempo tras especializarse en climatología aplicada, Hervías se afilió a la formación naranja apenas unos meses después de su creación en 2006. Forma parte de su ejecutiva desde 2009 y se ha conseguido situar en el núcleo de máxima confianza de Albert Rivera. El dirigente habla con Diariocrítico tras de ser renovado como responsable de organización en un proceso de primarias y sólo un día después del cierre de la IV Asamblea General del partido, que ha completado la renovación de los órganos, los estatutos, el documento de valores y la hoja de ruta estratégica.


Este fin de semana han celebrado la IV Asamblea General, en la que se ha aprobado una hoja de ruta encaminada a gobernar a partir de 2019. ¿Cuál va a ser la estrategia para cumplir ese objetivo?

De esta cuarta Asamblea -que ha sido la primera con el partido ya implantado a nivel nacional- han salido tres documentos que nos permiten ser muy optimistas. Por fin tenemos una estrategia clara para entrar en gobiernos a partir de 2019 y unos estatutos nuevos que nos van a permitir consolidar una estructura interna de partido cohesionada y más fuerte para que lleguemos de forma decidida a los gobiernos de las comunidades autónomas, de los principales municios y, en las siguientes generales, también poder gobernar España, por qué no.

El documento de estrategia es muy ambicioso, marca unas líneas muy claras y muestra cómo queremos trabajar de cara a la sociedad. Queremos ser el partido de la clase media de este país. Albert Rivera lo resumió muy bien el domingo en su discurso de clausura: los liberales de Cádiz han vuelto. Hemos vuelto de forma decidida para transformar la política española, para modernizarla, para regenerarla y para que por fin haya un partido liberal, de centro, progresista que pueda gobernar pensando en el conjunto de los españoles.

El documento de valores tiene por fin ese perfil liberal y progresista, que era un espacio político en España que no existía. Estaban por un lado los conservadores del PP y los socialistas por el otro, además del populismo de Podemos. Ya estamos construyendo ese espacio de centro y hemos puesto negro sobre blanco.

Los nuevos estatutos nos van a permitir una estructura mucho más descentralizada, en la que las estructuras autonómicas tengan competencias propias a la hora de poder decidir la acción política y la organización en sus respectivos territorios. Es una estructura de un partido plenamente nacional, implantado y con coordinación entre lo orgánico y lo institucional, que hasta el día de hoy no teníamos. Nos hemos hecho mayores, hemos madurado y eso se ha representado claramente en esta Asamblea.

La gestión de la ejecutiva ha tenido un apoyo muy amplio entre los compromisarios, pero ha llamado la atención la falta de autocrítica en las intervenciones públicas. ¿No reconocen ningún fallo en este mandato?

Creo que, si alguien ha hecho autocrítica en la política española, hemos sido nosotros. Lo hemos visto después de cada comicio electoral. Ciudadanos es el único partido que encarga informes externos para analizar cómo ha evolucionado la campaña o cuáles han sido los errores y los hemos hecho públicos. Lo de la Asamblea era un balance de cuatro años, de lo que éramos a lo que somos ahora. Es evidente que el balance no puede ser negativo porque no hay ningún dato negativo en esos cuatro años. Hemos pasado de tres diputados autonómicos a 93, de 11 concejales a 1.527, de ningún diputado nacional a 32, de tener 106.000 votos en las elecciones catalanas de 2010 a 3 millones y medio de votantes en España.

En la gestión económica pasa exáctamente igual. Somos el único partido que no debemos ni un duro a ningún banco. Hemos pagado todas las deudas, como buen vecino, y tenemos superávit. Eso representa que somos buenos gestores. Por tanto, el balance tiene que ser positivo. ¿Que se han cometido errores? Por supuesto, y en todos los aspectos, pero los hemos reconocido a lo largo de estos cuatro años y gracias a esos errores hemos aprendido, hemos conseguido levantarnos y de ahí que de esta Asamblea salgamos mucho más fortalecidos.

¿Se ha hecho algún análisis colectivo o se ha planteado alguna estrategia para corregir la falta de representación en cinco comunidades autónomas (Galicia, Euskadi, Canarias, Navarra y Castilla-La Mancha)?

Sí, precisamente estamos elaborando unos planes estratégicos. El partido ha crecido a dos velocidades, por un lado están aquellos sitios en los que la ciudadanía tenía un perfil sociopolítico mucho más afín a un partido de centro como Ciudadanos y en los que hemos crecido con más fuerza, como la Comunidad de Madrid, Andalucía, la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia o, lógicamente, Cataluña. Y luego hay otras zonas en las que hemos crecido a una velocidad mucho más reducida porque la complejidad y la idiosincrasia que se da en esos territorios dificultan que Ciudadanos esté implantado con más fuerza.

Tenemos representación institucional en todos los territorios menos en Navarra, donde nos quedamos a 400 votos de entrar en las autonómicas. En Castilla-La Mancha, por ejemplo, pasamos el corte electoral pero con la reforma que hizo María Dolores de Cospedal, nos quedamos fuera. Pero estamos en todas las capitales de provincia de Castilla-La Mancha, en las diputaciones y en numerosos ayuntamientos.

Los planes estratégicos se centran, por un lado, en la implantación y expansión del partido, empezando por las comunidades autónomas en las que precisamente es más necesario. Vamos a destinar recursos para esas zonas, con el fin de que el partido se implante y tenga una estructura consolidada para poder hacer un trabajo territorial. Habrá cuatro grandes ejes: la parte organizativa, la parte institucional, la parte de comunicación y la parte de formación.

Y, después, tienen tres fases: expansión e implantación, hacer la estrategia para visualizar aquellas zonas más afines -como Castilla La-Mancha- en la que los simpatizantes del partido van a tener una importancia relevante a partir de ahora para estructurar el partido y trabajar para formar a nuestros cuadros activos para tener aún mejores candidatos.

En los sitios en los que ya tenemos fuerza, la ambición va a ser mucho mayor. No solamente hay que seguir creciendo, como ya nos dicen todos los sondeos, sino que hay que tener buenos equipos para poder entrar de forma decidida en gobiernos o liderarlos, que es uno de nuestros grandes objetivos.

Si en 2019 no han conseguido la fuerza suficiente para entrar en Gobiernos, ya sea en coalición o en solitario, ¿lo considerarían como un fracaso?

Es que la vamos a tener. A día de hoy Ciudadanos podía estar gobernando en la Comunidad de Madrid, en Andalucía, en Murcia o en Castilla y León. No lo hemos hecho porque hemos considerado que debíamos estar en la oposición, dando estabilidad y haciendo mecanismos para ir regenerando la política, como estamos demostrando. Ahora decimos que desde la oposición y en el partido estamos demostrando que somos buenos gestores y que podemos estar preparados para poder gobernar a partir de 2019.

Fran Hervías junto a Albert Rivera y el resto de la nueva ejecutiva de Ciudadanos/ Foto: Pedro Ruíz (Cs)

En el momento que se realiza esta entrevista aún no han difundido los textos definitivos aprobados por la Asamblea el sábado. ¿Ha habido alguna modificación en la referencia a las 'corrientes de opinión' en el régimen disciplinario?

Tal y como propusimos ha quedado como 'grupos organizados'. En Ciudadanos no tienen cabida grupos que vienen a intentar destruir el partido y tenemos que tener herramientas para proteger al partido y al conjunto de afiliados. Eso ha pasado, grupos que entran para intentar dañar nuestro partido. (En los estatutos) ha quedado como 'grupos organizados' en vez de 'corrientes internas' y en la misma ponencia aceptamos esa enmienda. No hay mucho más que añadir.

¿Por qué han aceptado cambiar el término, entonces?

Para que quedara claro. Como se creó tanto debate sobre las corrientes, nosotros nos referimos a grupos organizados. Ponle el nombre que quieras, no pasa absolutamente nada. En Ciudadanos hay grupos organizados internos a favor del partido y no pasa nada. Todo lo que sea en favor del partido, para mejorarlo y crecer, bienvenido sea. Todos los que vengan en contra del partido, evidentemente no tienen cabida.

El nuevo régimen disciplinario además incorpora muchos otros nuevos supuestos considerados faltas muy graves por mostrar algún tipo de deslealtad al partido. ¿Por qué han creído necesario endurecer el código sancionador en estos casos?

No lo hemos endurecido, al contrario. El régimen disciplinario que sale de esta Asamblea es mucho más garantista y mucho más transparente. Los anteriores eran muy ambiguos, te decía que sería considerado falta muy grave ir en contra de las opiniones del partido o menospreciar la imagen del partido. No especificaba, no concretaba. Además, tú abrías un expediente con los estatutos anteriores y, o suspendías al afiliado o lo expulsabas, no había figuras de inhabilitación por ejemplo. Ahora detallamos las infracciones y, al detallarse y al existir no sólo el caso extremo de expulsar a la gente, nos permite poder solucionar conflictos internos que se dan con una amonestación o una suspensión concreta. Es un regimen adaptado a la ley, por cierto, y encajado con la ley de partidos.

¿Cómo definiría usted lo que es una actuación o una declaración desleal hacia el partido?

Pues cuando, por ejemplo, una persona sale en un medio y dice que Ciudadanos es un partido corrupto, cuando es mentira, eso es ir en contra, ser desleal y dañar la imagen del partido. Nos tenemos que proteger ante acusaciones falsas que pueda hacer gente en nombre de Ciudadanos, porque cuando un cargo público habla lo hace en nombre de Ciudadanos.

Han aparecido grupos críticos, como el caso de TranCsparencia, o voces como la de Carolina Punset que han reclamado un mayor nivel de democracia interna dentro del partido. ¿Qué opina de estas críticas? ¿Cree que son legítimas?

Yo me quedo con que de la totalidad de afiliados ninguno ha votado en contra del informe de gestión del Comité Ejecutivo, me quedo con el 90% de afiliados que votaron para que Albert Rivera y su equipo sigamos dirigiendo el partido o con que el 98% de compromisarios votaron a favor de los estautos, el 99% votó a favor del documento de estrategia y el 90% a favor del de valores. Por tanto, me quedo con la casi totalidad de la militancia de Ciudadanos que dicen sí al partido, a la democracia interna y a la transparencia del partido. De todas las Asambleas que se hacen, la que tiene más procesos internos y más transparentes es Ciudadanos. A los hechos me remito, hemos estado tres meses votando y los afiliados han podido decidir qué partido quieren.

El sector oficialista consiguió la mayoría de compromisarios para la Asamblea y ha conseguido todos los cargos...

(Interrumpe) Es que no es sector oficialista o sector crítico. Estamos hablando del 90% de la militancia de Ciudadanos.

¿No le preocupa que haya afiliados o cargos que no se sientan escuchados?

Yo escucho a todo el mundo. Soy el único secretario de organización de todos los partidos políticos que se recorre España -yo, conduciendo con mi coche- haciendo asambleas abiertas a cualquier afiliado. Y cualquier afiliado puede ir al secretario de organización a hacerle cualquier pregunta y plantearle cualquier cuestión. Yo me siento orgulloso de eso y lo seguiremos haciendo. En ese aspecto, nadie puede decir que no se siente escuchado por el partido. Más apertura de la que tenemos en Ciudadanos no hay ninguna otra.

Fran Hervías en la presentación de la ejecutiva de Ciudadanos tras las primarias/ Foto: Pedro Ruíz (Cs)

En una entrevista reciente en 'CTXT', Punset le ha acusado a usted directamente de amenazar, incluso con la expulsión, a cargos valencianos para saber de qué hablaban con ella. ¿Esto es cierto?

No, eso es mentira. Yo no soy de amenazas, soy una persona a la que le gusta dialogar con la gente. Cuando alguien se equivoca o comete una falta disciplinaria, a mi siempre me gusta dar segundas oportunidades porque es humano equivocarse. A mi me gusta mucho hablar con las personas cuando comenten errores y advertirles, lógicamente, decirles 'cuidado porque esto que estás haciendo te puede conllevar la expulsión del partido'. A mi lo que hablen con Carolina, con todos los respetos, me da exáctamente igual, no me interesa. Cada uno en su vida privada que haga lo que quiera, ya bastante tengo con dirigir orgánicamente Ciudadanos como para tenerme que meter en qué habla quién con quién.

¿Por qué se ha propuesto que sólo se tienen que elegir por primarias los cabeza de lista para las elecciones, en vez de los cinco primeros puestos como se hacía hasta ahora?

Realmente lo que hemos hecho ha sido afianzar las primarias. Hasta el día de hoy las primarias se hacían mediante un reglamento, ahora los estatutos establecen por obligación que Ciudadanos tiene que hacer primarias al número uno en aquellas circunscripciones electorales con más de 400 afiliados. El reglamento anterior decía que eran los cinco primeros, pero podía haber dicho perfectamente que era sólo el número uno para presidente del Gobierno. El partido lo que ha hecho es una evolución, hemos madurado. Comenzamos haciendo primarias para toda la lista, luego pasamos a los cinco primeros en los sitios con más de 150 afiliados y ahora ya está al número uno en los sitios con más de 400 afiliados.

Es positivo que sea así porque vamos a conseguir crear equipos cohesionados. Habrá candidaturas fuertes con un candidato a presidente de un Gobierno autonómico, por ejemplo, que va a ser elegido y que va a poder proponer cuál es su equipo. Habrá candidaturas con perfiles técnicos, con gente con talento que pueda estar en nuestras listas. Vamos a crear equipos para gobernar y para eso necesitamos que estén los mejores al frente. El mejor, el número uno, lo eligen los afiliados. A su vez, el número uno propone cuál es su equipo y el partido acaba validándolo teniendo en cuenta el talento y las aptitutes de los candidatos porque es gente que va a gobernar. Estamos hablando de futuros ministros, de futuros consejeros, de personas que tienen que ser los mejores para estar al frente.

Pero en este proceso interno, han defendido lo democrático que es que los afiliados puedan escoger no sólo al presidente de Ciudadanos sino también a la Ejecutiva, a su equipo. ¿Por qué ese discurso no es válido también para las listas electorales?

Es exáctamente lo mismo. Para la ejecutiva han votado todos los afiliados que tenían derecho a voto y ahora lo que establecemos es lo mismo en el proceso de primarias. Todos los afiliados van a votar quién quieren que sea su número uno y, luego, el candidato que ha recibido la confianza de los afiliados va a decir quién es su equipo y su candidatura.

Como ha dicho, han tenido otras formas de primarias, en las que se escogía toda la lista o a los cinco primeros. ¿No han funcionado estos modelos?

No han funcionado. En muchos sitios sí que tenemos equipos muy cohesionados, que han trabajado muy bien. Pero hemos visto, por ejemplo, en Cataluña que tenemos 35 diputados o en la Comunidad de Madrid que tenemos 17, a partir del número cinco de la lista los colocaba el Comité Ejecutivo. Nosotros hacíamos el resto de la candidatura a partir de la meritocracia y los perfiles técnicos. Hemos tenido candidatos con especializaciones concretas para que puedan tratar con buen conocimiento áreas concretas, algo que con unas primarias a toda vista no se puede conseguir al 100%. Con esto conseguimos que el talento y los mejores estén al frente.

¿Cómo se explica que siga habiendo debate sobre la definición ideológica del partido?

Es normal que haya debates y más en un partido en pleno crecimiento. Ciudadanos siempre se ha nutrido de dos corrientes, es algo real, pero es que el liberalismo progresista -que es lo que es Ciudadanos- aboga siempre por una defensa del estado del bienestar. La socialdemocracia en Europa está en decadencia porque ha triunfado, pero no por el tema ideológico, sino en los hechos. El liberal-progresismo es lo que defiende un estado social y la igualdad de oportunidades, pero también el libre mercado. Es decir, no estamos encasillados en un socialismo como el del PSOE, por ejemplo.

El liberal-progresismo es lo que está creciendo, no sólo en Europa sino también en el mundo. Es lo que está haciendo frente decididamente a los populismos que también están creciendo. Ahora en Francia con Macron o con Trudeau en Canadá lo estamos viendo. Son dos ejemplos claros en los que el liberal-progresismo estamos consiguiendo que ese estado del bienestar se siga blindando y estamos batallando para que los populismos y los extremismos no puedan seguir creciendo. Nos encontramos con los conservadores que quieren que todo siga igual y con los socialistas con políticas del siglo XX. Estamos en el siglo XXI, que es lo que está representando el centro europeo que representa Ciudadanos en España. Si no hay riqueza y no producimos riqueza, no hay estado del bienestar, tiene que ir de la mano siempre. El socialismo no busca crear riqueza y los conservadores no buscan que haya un avance social y de libertades. El liberalismo sí, y es lo que hemos estado trabajando y demostrando con hechos.

¿Cómo explicaría el bajo porcentaje de mujeres dirigentes en Ciudadanos?

Es que nosotros no miramos las cuotas, como hacen en otros partidos. Inés Arrimadas es la número uno en Cataluña, Begoña Villacís es la número uno en el Ayuntamiento de Madrid, Carolina Mejías es la número uno en Barcelona, Susana Gaspar en Aragón,... Talento. Nosotros no miramos de qué sexo es. He dicho ejemplos de las principales comunidades autónomas y las principales capitales de España. Arrimadas es la portavoz nacional de Ciudadanos, y no es porque sea mujer, es porque es la mejor.

Sin embargo hay una tendencia muy frecuente. Por ejemplo, en la nueva Ejecutiva las mujeres son sólo el 32,4% y se repiten porcentajes similares en las listas y en el grupo parlamentario del Congreso, donde las mujeres sólo representan el 25%

Eso pasa en todos los partidos políticos. Cuando hablamos de las bases, de los militantes, siempre está todo en torno al 30-40% (de mujeres) y no sólo pasa en España sino en otros países europeos. Es una tendencia que hay que conseguir que vaya cambiando pero en Ciudadanos las mujeres con talento, igual que los hombres, pueden acceder sin ningún problema a los puestos de dirección. Y más aún, hay que tener en cuenta que ahora con las áreas políticas que hemos creado, el trabajo que está haciendo Ciudadanos por la igualdad real y efectiva no lo había hecho ningún otro partido político nunca.

Lea también:

- Rivera se compromete a recorrer España para convertir Ciudadanos en una fuerza de gobierno

- Rivera logra el apoyo interno a su proyecto liberal y progresista sin apenas contestación

- La Asamblea de Ciudadanos respalda de forma aplastante el balance triunfalista de Rivera

- Rivera revalida la presidencia de Ciudadanos en unas primarias con baja participación

- Ciudadanos suspende en paridad: las mujeres son sólo el 32% de la nueva ejecutiva de Rivera

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com