18 de septiembre de 2019, 17:23:05
Ocio


Los Planetas vuelven con 'Zona temporalmente autónoma', anarquía, trap e himnos generacionales

Por Sergio Ariza Lázaro

Este viernes se publica 'Zona temporalmente autónoma', el noveno disco de Los Planetas, la banda más importante del 'indie' español. El disco ha venido precedido por tres adelantos, 'Espíritu olímpico' (entre nuestras canciones favoritas de enero), 'Islamabad' y 'Porque me lo digas tú', y es el primer disco en estudio de la banda granadina en 7 años, tras 'Una ópera egipcia', publicado en 2010.


El disco toma su nombre de la obra de Hakim Bey, un escritor anarquista neoyorquino y trata, según Jota (el cantante de la banda) de como "el indie fue la única cultura de resistencia en los noventa. Es un movimiento que se organiza fuera del circuito establecido por las multinacionales. Por supuesto, es como una zona temporalmente autónoma: en cuanto el poder detecta su existencia, la absorbe. Ocurrió en Inglaterra con los sellos Rough Trade, Factory o Creation. Lo curioso es que España haya sido el único país del mundo en el que el indie se ha consolidado. En el resto de los países la escena alternativa sigue siendo marginal, mientras que aquí ha ocupado el espacio del mainstream".

El disco se abre con 'Islamabad', una canción en la que toman parte de la canción 'Ready pa morir' de Yung Beef, uno de los máximos exponentes del trap en nuestro país y miembro del colectivo PXXR GVNG, y que les ve aproximarse a su parte más experimental, pero también hay tiempo para canciones más cercanas a la obra del grupo como 'Espíritu olímpico', en la que vuelven a demostrar que, cuando quieren, son capaces de entregar las canciones pop más luminosas al sur de los Pirineos. La letra les vuelve a ver buscando inspiración en el flamenco y la copla pero musicalmente es puro The Cure en su época más pop, la del 'Kiss me kiss me kiss me', con esa guitarra juguetona a lo largo de toda la cancion.

En general, parece un disco más instantáneo que sus últimas entregas, con la voz de Jota en primer plano y cosas tan directas como 'Ijtihad' (con guiño en la letra a los Pixies) o 'Hierro y níquel, sin olvidar su particular reinvención del flamenco en 'Soleá' o 'Una cruz a cuestas', aunque también hay cosas más sorpresivas como la acústica 'Hay una estrella' (¿Los Planetas poseídos por el espíritu 'Laurel Canyon'?) o su particular versión del 'Guitarra roja' de Martín Castro, el cantante argentino conocido como 'el payador rojo', por sus ideas anarquistas, que hace con el folklore argentino lo que habían hecho con el flamenco en 'La leyenda del espacio'.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com