17 de junio de 2019, 3:06:43
Teatro


'Fragmentos de teatro I', la crueldad y el absurdo en el día a día de dos supervivientes

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


Una mujer parapléjica anda vagando por la calle en su silla de ruedas, sin norte, sin objetivo determinado. De pronto, un hombre ciego se le cruza en el camino y parece que las cosas adquieren otra perspectiva. La esperanza asoma a la puerta, pero las reglas de juego todavía hay que marcarlas y en estos tiempos de prisas, de penuria moral y económica, nadie da nada por nada y los contratos, aunque sean de palabra y no tengan más objeto que la mera convivencia, hay que atarlos muy bien para que luego no venga la sorpresa. Pero A y B, los dos personajes en escena, son dos supervivientes y sus reglas las marcan el instante, el momento, y el instinto siempre alerta para no ser sobrepasados por lo que pueda ocurrir…

Este es el punto de partida de ‘Fragmentos de teatro I’ de Samuel Beckett (1906-1989), poeta, novelista y, sobre todo, destacado dramaturgo del teatro del absurdo. De origen irlandés, en 1969 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, y diez años después, en 1979, estrenó estos ‘Fragmentos de teatro I’, obra que ahora ha adaptado, dirigido y protagonizado Aintzane Garreta, y que puede verse en los Teatros Luchana de Madrid.

En esta adaptación, Garreta ha sabido captar muy bien esa actitud de Becket de explorar lo inexplorable, de intentar adentrarse en la angustia indisociable de la condición humana, que en última instancia, para el escritor de origen irlandés, se reduce al yo solitario o a la nada. Y todo ello expresado con las palabras justas en donde no falta el humor corrosivo, el uso de la jerga y la chanza.

Sobre un escenario vacío, completamente a oscuras, y con una extraña música de fondo cuyo ritmo rompe el toctoc asimétrico de un bastón que golpea el suelo, de pronto una potente luz que proviene de una linterna manejada por una mujer en silla de ruedas, recorre distintos puntos del escenario y de la sala de butacas. Se trata de A, encarnada por una convincente Aintzane Garreta, inerte de cintura para abajo, pero que maneja la silla con la destreza de quien ha asumido hace tiempo su discapacidad. La súbita irrupción en escena de B, Carlo Felice Audrines, provoca una inquietud creciente en A, que la mujer trata de reconducir como puede. Ahí comienza el duelo físico y mental entre esos dos personajes solitarios, quijotescos y pícaros -uno más que otro- para quienes no existe ni pasado ni futuro.

Sobre un espacio casi vacío de elementos escénicos, las andanzas de A y B, a mitad de camino entre la comedia y la tragedia, atrapan a un espectador atónito en cuya cara se refleja, unas veces, la media sonrisa y, otras, la mueca amarga de la crueldad imparable. Es la vida. Es el teatro. Es la pasión de Aintzane Garreta esparcida con la fuerza y el amor de quien cree profundamente en lo que hace y eso llega -¡vaya si llega!- hasta el último rincón del patio de butacas.


‘Fragmentos de teatro I’

Texto: Samuel Beckett

Dirección y adaptación: Aintzane Garreta

Intérpretes: Aintzane Garreta y Carlo Felice Audrines/César Barreto

Supervisión de dirección: Víctor Ríos

Música original: David Pher y Joxean Orbegozo

Fotografía: Wilmer Gamboa y Martina Hache

Diseño gráfico: Ismael González y Aintzane Garreta

Producción: Compañía Recabarren

Teatros Luchana, Madrid

Hasta el 30 de marzo de 2017
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com