31 de marzo de 2020, 5:09:20
Opinión


El Banco Popular con Emilio Saracho se incorporará a los grandes

Por Bernardo Rabassa


Según Jorge Zuloaga de Vox Populi ha dicho: Con paso firme y sin medias tintas. Así se ha mostrado Emilio Saracho en sus 50 primeros días como presidente de Banco Popular. Y así lo reflejó en su primera intervención pública, en la junta de accionistas de esta semana. Claro, retador y sin regalar media palabra. No es como otros banqueros que para responder un asunto primero da tres vueltas al tema, Lo sé porque le conozco personalmente, puesto que hace ya años me compró en Jávea el velero Libertad, y porque le visite en J.P Morgan y saque una muy buena impresión de su quehacer, por ello me interesa seguirle en este nuevo desafío.

Lo mostró por ejemplo con los sindicatos. Ante el temor expresado por el representante de CC. OO (la primera vez en la historia que hablan en una junta del banco) por posibles recortes en el futuro, Saracho fue claro: “Entiendo su preocupación y estoy abierto a hablar con los sindicatos. Pero para que hablemos, el banco tiene que existir”.

Aunque Saracho lleve oficialmente 50 días al frente de Popular, extraoficialmente lleva desde las primeras semanas de diciembre. Casi cuatro meses. Las primeras iniciativas de este banquero madrileño de 61 años han ido encaminadas a cerrar las cuentas de 2016. Lo ha hecho prácticamente a su gusto, aunque sin involucrarse legalmente. Si algo estaba mal en estos estados financieros (por las demandas que se avecinan), cargarán con ello los anteriores gestores, liderados por Ángel Ron.

Saracho se ha cuidado mucho en este aspecto con la lección aprendida de lo que le ocurrió a José Ignacio Goirigolzarri en Bankia, que ha tenido que dar la cara en la Audiencia Nacional (como testigo) por reformular las cuentas de 2011 de la entidad nacionalizada. Por ello, Saracho ha hecho todo lo posible para evitar estampar su firma en las cuentas de Popular de 2016. Primero retrasando su llegada hasta febrero, tras la compleja junta extraordinaria. Y segundo, anunciando correcciones contables valoradas en 700 millones que dejan su punto de partida en mejor situación, pero que salvan por los pelos la temida reformulación.

La joya del tesoro ya había apetecido a otros. Ya en el pasado Santander pujó por Banco Popular antes de que Ron dejara la presidencia, BBVA no fue el único banco que se interesó por quedarse Popular antes de la salida de Ron. Santander también puso una oferta, no vinculante, que fue rechazada porque no especificaba un precio. La entidad presidida por Botín puso sobre la mesa una banda de valoraciones

Banco Popular ha gastado al menos 50 millones en remodelar su cúpula. La última salida ha sido la de Pedro Larena, que en siete meses ha percibido cinco millones en el banco. Se suman a la pensión de 24 millones de Ron; los 15 millones con los que salió Francisco Gómez; y los 4 millones que percibió Saracho como bonus por convertirse en presidente del Popular. Saracho: “Venir a Popular me parecía fuera de lugar, pero hacía falta una cara nueva”. El nuevo presidente de Popular justificaba su fichaje “hacía falta una cara nueva” para el banco y anima a su plantilla: “Vamos a poder salir de ésta”. Es evidente que el efecto innovación va a tener su juego, aunque hay por ahí, la amenaza de los mejicanos y otros y por ello, el riesgo de demandas tras la corrección de las últimas cuentas es elevado, BofA Merrill Lynch lo cuantifica en 2.200 millones y a ningún posible comprador le apetece asumirlos, si es que esa es la intención del Popular.

No es fácil levantar a un banco, si había algo bajo las alfombras, aunque parece que la exposición al ladrillo, fue como para todos a causa última de sus dificultades. El negocio propiamente bancario, es hoy muy difícil, especialmente por la entrada de las nuevas tecnologías, que derivan los capitales a otros mercados financieros no bancarios. En una economía globalizada habrá que tomar nuevos caminos, de los que me consta que la experiencia de Emilio Saracho, adquirida en JP Morgan sabrá salir adelante con soltura y éxito. Ojalá el liberalismo que inspiró el nombre de mi/su barco, le ayude a conseguirlo.

BERNARDO RABASSA ASENJO.
PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES. MIEMBRO ASOCIADO DE ALIANZA LIBERAL EUROPEA (ALDE), PREMIO 1812(2008). PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013. MEDALLA AL MÉRITO CULTURAL 2015, PSICOLOGO SOCIAL

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com