24 de noviembre de 2020, 20:09:54
Opinión


Semana negra en Venezuela

Por Ángela Julve


El país ha dejado atrás una de las peores semanas para el pueblo venezolano desde que comenzaran de nuevo las protestas opositoras, convocadas por dirigentes de la oposición a principios de abril, contra el régimen chavista, liderado por Nicolás Maduro.

Una de las situaciones más tensas que se han vivido días atrás fue la interrupción por parte de dos mujeres venezolanas en la conferencia que Tarek William Saab, defensor del pueblo designado por el régimen, daba sobre los Derechos Humanos en Líbano.

Una irrupción que se produce dentro del ámbito internacional en apoyo a las protestas por parte de residentes venezolanos en el exterior.

Gracias a un vídeo publicado por el periodista de Telemundo51, Alberto Rodríguez, hemos podido ver como se produjo la intrusión en la conferencia, la cual tuvo lugar al grito de “Mi pueblo se muere, los están matando ¿Dónde están los derechos de los venezolanos?”.

Las dos mujeres fueron desalojadas del acto unos instantes después, pero lejos de detener su iniciativa, continuaron con la protesta junto a un grupo numeroso de venezolanos, frente al hotel donde Tarek se alojaba. Una concentración que se alargó hasta altas horas de la mañana.

Y, es que, resulta cuanto menos irónico que un funcionario del régimen chavista imparta una conferencia sobre Derechos Humanos, cuando procede de un país y representa a un Gobierno, en el que la defensa de los derechos fundamentales de su pueblo brilla por su ausencia. De hecho, están siendo violados por sus propios cuerpos militares, cuando éstos atentan contra manifestantes civiles, reprimiendo marchas pacíficas haciendo uso de bombas lacrimógenas, balas y perdigones de goma.

La situación del pueblo venezolano es tan grave que, hace unos días, el propio hijo de Saab, Yibram Saab, hizo público un vídeo, denunciando la “brutal represión” que sufren quienes protestan contra el régimen y la ruptura del orden constitucional en el país. Un acto, sin duda muy significativo y alarmante, más aún por tratarse del hijo del cargo venezolano, a quien hay que reconocerle su valor en la denuncia pública.

En el vídeo, el hijo de Saab, pide públicamente a su padre que ponga “fin a la injusticia”. Lo que, por otro lado, le valdría para hacer honor al puesto que ostenta como Defensor del Pueblo.

En mi opinión, sería muy humano por su parte, que este señor mostrase un mínimo de sensibilidad por las palabras de su hijo y tomase cartas en el asunto. Pero tratándose de un funcionario chavista, activo en el régimen desde sus inicios, no se espera mucho de su reacción.

El mismo día de las protestas en Líbano, otro joven opositor de 17 años de edad, llamado Armando Cañizales, moría a causa de una herida en el cuello provocada por un disparo de la Guardia Nacional Bolivariana. Aunque todavía se desconoce si el impacto fue de una bala o un perdigón de goma.

Además del joven fallecido, se ha sabido que hubo al menos 97 heridos en estas jornadas de protestas, cuya represión ha sido calificada como una de las “más brutales”, desde que comenzarán, hace ahora 37 días.

Mientras todo esto ocurría, el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, se encontraba presentando al Consejo Nacional Electoral (CNE) el decreto que solicita la convocatoria de una Asamblea Constituyente que permita modificar la constitución del país.

Un acto que el líder chavista retransmitió por televisión junto a su esposa y sus ministros, mientras bailaba salsa alegremente. Al mismo tiempo que la televisión del estado retransmitía la fuerte represión llevada a cabo por el GNB contra los manifestantes.

¿Puede haber algo más doloroso e indignante para un pueblo que ver morir a su gente mientras su líder baila y ríe como si la historia no fuera con él? Creo que no.

Y, es que lo más triste de todo esto es que los venezolanos están a punto de perder por completo su dignidad, en un país donde los saqueos a tiendas y supermercados están a la orden del día porque no se puede conseguir comida ni bienes de primera necesidad. Y, pese a su insistencia e incansable lucha por defender la democracia, más pronto que tarde sus fuerzas comenzarán a debilitarse, o será el régimen quien se encargue de debilitarlas, si nadie hace nada para ayudar a este país.

España lleva al Congreso la crisis de Venezuela

Al inicio de esta semana hemos sabido que el partido popular (PP) llevará hoy al congreso una proposición no de ley para que Gobierno y Parlamento se pronuncien sobre la “grave crisis institucional de Venezuela”.

Se trata de una iniciativa por la que el gobierno español exija al régimen venezolano el respeto a la democracia, la garantía de la separación de poderes y la liberación de los presos políticos.

Desde el partido del Gobierno apuestan por la solución a través del “dialogo urgente, inclusivo y basado en el sincero reconocimiento de los actores políticos”.

Aunque la solución real pasa por exigir la dimisión de Maduro y la convocatoria de elecciones en Venezuela, línea de opinión en la que ya se ha manifestado el Presidente español, Marino Rajoy, al que deberían seguir todos los dirigentes de países vecinos.

Llamadme pesimista, pero a un señor al que no le importa que sus ciudadanos mueran de hambre, dudo mucho que le afecten las palabras del Gobierno español. No nos olvidemos de que es un dictador, cuyo afán de poder va mucho más allá de quedar bien con gobiernos de otros países. A Maduro no le preocupa nada.

Ahora bien, alabo la intención del partido del Gobierno de intervenir en el problema, sea del modo que sea, los poderes internacionales han de tomar parte en este asunto. Si nadie hace nada, Venezuela se desangra poco a poco.

No debemos olvidar que cuando Europa estuvo en guerra, hace más de 40 años, fue precisamente a Venezuela donde emigraron muchos de nuestros antepasados y el país los recibió con los brazos abiertos.

Leopoldo López, sin noticias de su estado de salud

A todo esto, hay que sumarle la situación de los presos políticos en las cárceles venezolanas.

Lilian Tintori, esposa del famoso opositor Leopoldo López, denunciaba la semana pasada que el régimen había hecho público un vídeo manipulado de su marido para acallar los rumores que aseguraban que López había sido trasladado a un hospital sin signos vitales.

Tras varios días de angustia, largas esperas a la puerta de la prisión y un mes sin visitas, el domingo por fin Tintori pudo acceder a Ramo Verde y visitar a su marido junto a la madre de éste y sus dos hijos. Según ha declarado “se encuentra bien, aunque aislado e incomunicado, pero resiste” y pide a sus compatriotas que no dejen de luchar en las calles para recuperar la democracia y el estado de derecho del país.

Luchar, luchar y gritar las injusticias, es lo que le queda al pueblo de Venezuela, un pueblo indefenso a la espera de que el resto del mundo se posicione ante esta violación incisiva de la democracia y de los derechos humanos.

Si no somos parte de la solución, seremos parte del problema y las posiciones neutrales no cuentan en situaciones como esta.

De momento España parece que va a dar un paso al frente. No hagamos como si esto no estuviera ocurriendo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com