15 de diciembre de 2019, 11:58:42
Opinión


A por el tercer mandato, Mariano

Por Manuel Pascua Mejía


El problema del PSOE no se solucionará el domingo. El lunes el dinosaurio seguirá ahí, en Ferraz. Sánchez, a lo que se va viendo, ganará, pero será por poco y será una victoria amarga que no digerirá, que no le dejarán digerir y que provocará una nueva desestabilización en la representación pública del PSOE: cambio de nombres en todos los puestos internos e institucionales, purga de la que lo único claro es que Antonio Hernando se quedará sin pagar la hipoteca, pobre hombre.

Mientras tanto, Pedro I el Hechizado intentará pactar un neo-ucase con el zar Pablo Iglesias y entrarán en liza los egos por ver qué candidato mola más para la Cocción de Censura -a fuego lento como se verá seguidamente-, porque aunque llegaran a un acuerdo, que no llegarán, Sánchez se desgastará en capear la galerna del PSOE.

Por su parte, Mariano ‘Manolenta’ Rajoy, maestro del fuego lento, irá haciendo sus cositas: viajar al extranjero cada vez que detengan a uno de esos por los que ud. pregunta, informar de los datos del paro en estos meses sin erre, besar a Merkel, declarar por plasma, hacerse una foto con Emmanuel Macron y si hay suertecilla con POTUS en la guayjouse, y cuando los aprendices de brujo crean que su sopa está casi hecha, adelanto de elecciones.

La galerna se volverá maremoto en el PSOE y llegada la hora de las urnas, un tsunami de abstenciones se los llevará a todos por delante, Patxifistas incluidos.

Si Manolenta, con esa destreza dilatoria suya tan eficaz aguantara hasta bien mediada la legislatura, Podemos también sufriría: el ego no es jefe en su propia casa, escribió Freud.

Para entonces, ya estará funcionando la nueva añagaza, la Madrastra de todas las Apelaciones, la novísima y lavandurísima Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional (Elisa Beni) y cuando los casos de corrupción se vayan diluyendo cual azucarillo urdangarí a medida que las apelaciones lleguen a esta su Reverendísima Sala Limpiadora, el adelanto de elecciones será le coup de grace de Mariano al PSOE y quién sabe si a Podemos.

Mariano ganaríá sus terceras elecciones -chúpate esa Ánsar-, da igual que fuera con minoría -esta legislatura le ha enseñado que aunque todo cambie, nada cambia-, volvería a pactar con Ciudadanos -en esta distopía les va bien- y renovaría el Pacto del Majestic para lavar también a los Pujol et al (¿Lo llamarán de Can Brians o de Soto del Real?)

Si ganara Susana la cosa no sería mejor: el cabreo de los PedroMiMismistas crecería exponencialmente a la violencia que han desatado en campaña y, en el mejor de los casos, acabarían formando una facción dentro del partido, primer y único gesto antes de escindirse. Por su parte, la flamanta secretaria deberá conseguir la paz primero y el apoyo después del PSC, del PSOE CyL y del PSE. Apaciguará su casa -cosas tenedes, Mio Cid, que farán fablar las piedras- y la lapidarán desde Podemos cuyo histrionismo se les ha ido de las manos.

Si mantiene en el parlamento la oposición muelle de la Gestora, mejor para Rajoy aunque ella gane tiempo interno. Si la endurece -digo más allá de los gestos a la galería que interpretará-, adelanto de elecciones y vuelta a empezar, solo que en esta versión Pedro Sánchez se marcará un Manuel Valls con Ciudadanos porque en el gallinero de Podemos el gallo es muy grande y tira de faca.

¿Y si ganara Patxi López? Entonces ya no sería esto una distopía, un mundo posible, sino pura ciencia ficción en la que el PSOE se recompondría, Patxi renunciaría a ser candidato electoral, Pedro I el Hechizado volvería a intentarlo, Susana se replegaría a sus cuarteles de invierno y se amortiguarían los efectos del tsunami Manolenta en las elecciones generales.

Definitivamente, al fondo a la derecha se ve un tercer mandato del inane, del tancredo, del pachorro, del inactivo, del indolente, del abúlico, del apático, del indiferente, del triste, del inerte, del inmóvil, del quietista, del extático, sí todo lo que queramos pero del superviviente presidente Rajoy: cuando el Dr. A W Anderson demostró que la Bacteria Conan sobreviviría a un holocausto nuclear fue solo porque Marianín tenía entonces solo un añito, qué lindo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com