22 de abril de 2019, 6:44:09
Música


Los 10 mejores discos de Led Zeppelin

Por Sergio Ariza Lázaro

En medio de los rumores sobre la posible reunión de Led Zeppelin desde Diariocrítico vamos a repasar su carrera hablando de sus 10 mejores discos, básicamente todo lo que sacaron, cambiando 'The song remains the same' por el muy superior 'How the west was won'.


Led Zeppelin (1969)

El debut de la banda de rock más importante de los 70 es la fusión definitiva entre blues y rock para crear algo totalmente nuevo. Jimmy Page se basa mayormente en otras canciones, principalmente de blues, para crear estos temas pero el resultado, una vez tocado por los cuatro miembros de Led Zeppelin es algo propio. Es cierto que Page podría haber cuidado más a la hora de repartir los méritos de la composición pero en su primer disco los Zeppelin ya suenan como la más perfecta máquina de hacer rock de la historia. Propulsados por los riffs de Page y la batería de John Bonham, el grupo endurece el blues hasta convertirlo en heavy en temas como 'Dazed and confused', 'You shook me', 'I can't quit you baby' o 'How many more times' pero también les da tiempo de maravilas como 'Good times, bad times', 'Communication breakdown' (¿el punk de Led Zeppelin?), coquetear con la psicodelia en 'Your time is gonna come' o mostrar su cara más folk y acústica con 'Black mountain side'. Y es que, aparte de ser Dioses del rock, los Zeppelin tenían múltiples caras. 9


Led Zeppelin II (1969)

'Led Zeppelin II' comienza con el mítico riff de 'Whole lotta love' y no baja un segundo su intensidad en los casi 42 minutos que dura. Editado solo unos meses después que su debut, el disco se grabó y se compuso en la carretera, utilizando diversos estudios tanto en EEUU como en Inglaterra. Es increíble que suene así de bien pero con Jimmy Page demostrando que puede hacer magia tanto con la guitarra como detrás de la mesa de producción todo es posible. Ayudado por Eddie Kramer, Page saca la varita y le da a los Zeppelin su sonido definitivo, ya sea en la increíble sección del medio de 'Whole lotta love', con el suave sonido acústico de 'Thank you' o con los numerosos riffs que le iban saliendo en las improvisaciones del directo. Claro que el resto de la banda responde a la altura de su líder, Robert Plant comienza a aportar varias de las letras y se suelta la melena como solista, él mismo reconoce que fue a partir de este disco cuando comenzó a disfrutar de su papel en la banda, John Paul Jones vuelve a demostrar su versatilidad y a su increíble bajo funky para 'The Lemon Song' se suma su maravilloso solo de Hammond para 'Thank you', por último, John Bonham se confirma como el corazón del grupo y uno de los dos baterías más importantes del rock (respondiendo el otro al apellido Moon). 'Led Zeppelin II' es el disco con el que el grupo alcanza su mejor versión como se puede ver en las gigantescas, 'What is and what should never be' o 'Ramble on' con las que juegan con la dicotomía entre partes calmadas y ataques de electricidad, o en los increíbles riffs de la citada 'Whole lotta love', 'Heartbreaker', 'The lemon song' o la parte final de 'Bring it on home', la canción con la que demostraban que habían llevado al blues a territorios inexplorados. 10




Led Zeppelin III (1970)

Tras la disolución de los Beatles, los Zeppelin pasaron a ser la nueva banda más grande del mundo pero, al contrario, que a los de Liverpool a su éxito comercial no le correspondía el favor de la crítica, siendo vistos por los medios de su época como una banda unidimensional y monolítica. Tras una agotadora gira por EEUU, Jimmy Page y Robert Plant se aislaron en la finca campestre del primero en Bron-Yr-Aur y dieron rienda suelta a su faceta más acústica y folkie, con claras influencias del folk rock británico, como Fairport Convention (cuya cantante Sandy Denny, colaboraría con ellos en el siguiente disco), Bert Jansch (uno de los referentes a las seis cuerdas de Page) o The Incredible String Band (la banda favorita de Plant en ese momento). El resultado demuestra una banda capaz de sonar igual de potente con el grito de guerra vikingo y la electricidad de 'Inmigrant song' que en la acústica 'Gallows pole'. Una banda que podía sonar tan potente como Black Sabbath y tan delicada como Pentangle. En 'Led Zeppelin III' se encuentra el mejor resumen de su carrera hasta entonces con su mejor blues rock, 'Since I've Been Loving You', los potentes riffs de 'Celebration Day' o 'Out on the tiles', hasta las caricias acústicas de 'Tangerine' o 'That's the Way'. Incluso les dio tiempo a grabar una de las mejores caras B de la historia y no sacarla en el disco, 'Hey, hey what can I do'. 9'5



Led Zeppelin IV (1971)

Page, Plant, Jones & Bonham etregaron con su cuarto disco su gran obra maestra. En él se puede encontrar concentrado lo mejor de los tres primeros discos, el blues rock de su debut ('When the levee breaks' es la culminación de su apropiación de viejos blues para convertirlos en algo totalmente propio y nuevo, además de confirmar a Bonham como el batería más increíble del mundo y a Page como un productor supremo), el hard-rock y los increíbles riffs del segundo ('Black dog' puede disputarle el título a 'Whole lotta love' y 'Kashmir' como su riff más arquetípico) y el folk rock del tercero ('The battle of evermore', con la participación de la increíble voz de Sandy Denny, o 'Going to California' con su toque Laurel Canyon y su saludo a Joni Mitchell). Y, por supuesto, también está 'Stairway to heaven', una canción que resume en sus 8 minutos lo mejor de la banda, con el folk y el hard rock dándose de la mano como nunca antes o después lo han hecho. (lea nuestro especial sobre el disco) 10



Houses of the holy (1973)

El quinto disco de estudio, y el primero con un título al uso, de Led Zeppelin ve a la banda ampliando su sonido, grabando muchas más capas, con Jimmy Page y John Paul Jones haciendo complicados arreglos de las canciones, separándose un poco de su pasado blues rock y entrando, a veces, en terrenos más 'progresivos'. Aun así a Page le da tiempo de entregar uno de sus mejores riffs (y estamos hablando de Jimmy Page) en 'The Ocean' o de juguetear con el reggae en 'D'yer Mak'er'. Claro que el corazón del disco está en las diferentes partes de 'The Song Remains the Same', en el juego acústico/eléctrico de 'Over the Hills and Far Away' o en la épica de 'No quarter'. 8'5



Physical Graffiti (1975)

El sexto disco de los Zeppelin (segundo con nombre propio) es el único doble de su carrera y uno de los más variados de su carrera. El disco incluye siete descartes de sus tres anteriores discos, uno de 'Led Zeppelin III', tres de 'Led Zeppelin IV' y otros tres de 'Houses fo the holy', incluyendo la canción que le iba a dar título. Junto a ellas la banda grabó otras 8 composiciones a principios de 1974, a las que Robert Plant se refirió como "bombazos". Las canciones les daban para un disco y medio, así que decidieron sacar el material extra hasta completar el nuevo álbum. Los 8 bombazos a los que se refería Plant (para el que 'Physical Graffiti' es el mejor disco de la banda) eran la brutal 'Custard Pie' que abría el disco , el blues rock de 'In My Time of Dying' (con algunos de los mejores pasajes slide que ha tocado Jimmy Page), el funk de 'Trampled Under Foot', el increíble riff de 'Kashmir' con su influencia de música árabe, el sintetizador progresivo de John Paul Jones para 'In the light' (la canción favorita de Page en el disco), la maravillosa y delicada 'Ten years gone', la potente 'The wanton song' y el brillante cierre con 'Sick again'. Entre los descartes brillan la rockera 'The rover', la delicadeza acústica de 'Bron-Yr-Aur' o el riff funky de 'Houses of the holy'. 9



Presence (1976)

'Presence' es una vuelta a las raíces del primer disco, a la inmediatez de los riffs y a la guitarra eléctrica de Jimmy Page en primer plano, quedan fuera los teclados y (casi) las guitarras acústicas. Casi la totalidad del disco está compuesta por Page y Plant. Esto se debe a que el disco se grabó después de que el cantante tuviera un grave accidente de tráfico y tuviera que pasar por un periodo de recuperación en el que estuvo en silla de ruedas. Se tuvo que cancelar una gira mundial y Page decidió que era el momento de grabar otro disco. Se fue a Malibú, donde Plant estaba convaleciente, y allí compusieron la gran parte del disco. Cuando John Paul Jones y John Bonham se incorporaron, casi todo el material estaba listo. En su tiempo fue visto como un fracaso pero, a pesar de no tener la variedad de otros discos, 'Presence' es un triunfo de Jimmy Page y eso siempre es bueno para Led Zeppelin. Si está un paso por debajo de sus grandes obras maestras no es por su brillante ejecución o por el hecho de que su enfoque directo sea el equivocado, sencillamente es que no hay tantos clásicos como en sus primeros discos. 8



In through the outdoor (1979)

El disco de la discordia entre la propia banda, divididos en dos facciones, por un lado los miembros más o menos sobrios, Plant y Jones, y por otro, un Bonham cada vez más hundido en el alcoholismo y un Page lidiando con su adicción a la heroína. Los dos primeros se presentaban por la mañana en el estudio y comenzaban a tocar y ensayar canciones, con Jones habiendo adquirido hace poco un nuevo teclado sobre el que se compusieron la gran mayoría de las canciones. Si a esto le sumamos la terrible noticia que supuso para Robert Plant perder a su hijo Karac, tenemos como resultado 'All my love', una canción dedicada a su memoria. Es la única canción, junto a 'South Bound Saurez' (también presente en el disco) en la que Jimmy Page no recibe parte del crédito. El guitarrista diría posteriormente que Bonham y él pensaban que la dirección tomada en este disco era demasiado blanda, pero, a pesar de tener parte de razón, Jones y Plant hicieron un buen trabajo en general y entregaron el última gran clásico de la banda, 'In the evening'. 7



Coda (1982)

Publicado dos años después de la muerte de John Bonham, 'Coda' es una colección de descartes bastante apreciables. Evidentemente no está al nivel de sus grandes discos pero cuenta con argumentos suficientes para satisfacer a más gente que a los grandes fans de la banda. Separado en dos partes, con la primera basada en sus primeros años y la segunda focalizada en los descartes de 'In through the outdoor'. Increíblemente es aquí donde se encuentran alguna de sus mejores canciones como la simple y directa 'Ozone baby' o 'Darlene' con Page homenajeando a sus queridos guitarristas de rockabilly. Eso sí, lo mejor es acercarse a la edición Deluxe publicada en 2008 que incluye maravillas como 'Travelling Riverside Blues', 'If it keeps on raining' (una primera versión de When the levee breaks') y, por encima de todas, 'Hey hey what can I do', la únca canción de la banda que solo apareció en formato single. 7'5



How the west was won (2002)

Olvídense de 'The song remains the same', el disco que realmente ofrece la visión definitiva de lo que era la máquina mejor engrasada que ha dado el rock and roll en directo es este triple álbum que salió al mercado en 2003 y recoge grabaciones de dos conciertos de junio de 1972 en el Forum de Los Ángeles. Una verdadera gozada. 9


Y también...

Los mejores discos de Black Sabbath

Los mejores discos de Deep Purple

Los mejores discos de Iggy Pop

Los mejores discos de Lou Reed

Los mejores discos de Nirvana

Los 100 mejores discos de los años 70

Los 10 mejores discos irlandeses

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com