24 de abril de 2019, 7:48:25
Ocio


Los 20 mejores discos de 2017 (por ahora) II

Por Sergio Ariza Lázaro

2017 ya ha pasado su ecuador, así que es el momento de repasar lo más interesante que nos ha dejado en el plano musical, tras repasar nuestras 20 canciones favoritas llega el momento de los mejores discos de lo que llevamos de año, tras los puestos del 11 al 20, cerramos con nuestros 10 discos favoritos de 2017.


Kendrick Lamar – DAMN

'Damn' es, sin duda, el disco más rap de la carrera de Kendrick Lamar, es el más centrado en las rimas y en las canciones una a una, en el que el concepto (digámoslo así) es menos claro y el más directo y más fácil de escuchar en la pista de baile. Su posicionamiento como el mejor MC del momento, sin ningún tipo de duda, es también el movimiento más inteligente a la hora de seguir a un disco tan grande como 'To pimp a butterfly' y su increíble paleta sonora. Ahora queda la impresión de que Kendrick vuelve a tener abiertas todas las puertas para su posible continuación. Y es que tras 4 discos seguidos que se mueven entre el notable alto y la matrícula de honor, lo único que podemos haces es preguntarnos ¿qué será lo siguiente?



Lorde – Melodrama

La neozelandesa ha demostrado que es una de las mejores compositoras de canciones pop del momento. Su proceso de maduración está siendo prodigioso y 'Melodrama' es una prueba perfecta de ello. El disco sigue una dispersa narrativa en la que una noche de fiesta y sus consecuencias es utilizada por la compositora para expresar todos los sentimientos posibles sobre la entrada en la vida adulta y como todos esos sentimientos se agrandan. Es un disco lleno de grandes momentos como ‘Green light’, 'Homemade Dynamite', 'The Louvre', 'Liability', 'Sober II (Melodrama)', 'Writer in the dark', 'Perfect Places'… Básicamente no hay una sola canción floja en todo el disco.



Hurray for the riff raff – The navigator

Alynda Lee Segarra se ha sacado de la manga el 'A seat at the table' de los estadounidenses de origen latino, en concreto de los puertorriqueños. Su disco es una maravilla conceptual que tira de orgullo hacia sus raíces y mezcla elementos musicales propios de sus anteriores trabajos, más cercanos a la 'americana', con otros tan americanos como el anterior, como pueden ser el son o la bomba. 'Living in the City' la ve llevar a la dulce Juana de paseo por el Spanish Harlem, 'Hungry ghost' parece sacada de un grupo 'underground' de comienzos de los 80, 'Rican beach' está llena de maravillosas percusiones latinas y 'Pa´lante' es la mejor canción del disco, mezcla una balada de piano al mejor estilo 'A day in the life' de los Beatles con la grabación el poema de Pedro Pietri 'Puerto Rican Obituary', para terminar con ese grito de autoafirmación que es el título de la canción: "Para todos los que se tienen que esconder, les digo pa'lante, para todos los que han perdido su orgullo, les digo pa'lante, para todos los que tienen que sobrevivir, les digo pa'lante".



Father John Misty – Pure comedy

'Pure Comedy' es el tercer paso en la carrera de Josh Tillman bajo el sobrenombre de Father John Misty, tras una larga trayectoria en la que ha publicado un buen puñado de álbumes en solitario o en bandas como Fleet Foxes, Saxon Shore o Poor Moon. Canciones como 'Ballad of the dying man', en la que Tillman ejerce de lo que es, el 'hipster' definitivo, uno que reniega de los propios 'hipsters' y del que cada frase debe ser dicha con una ceja arqueada y que musicalmente vuelve a recurrir al pop barroco, 'Total entertainment forever', otra gema en la que a sus maravillosas melodías, y su gusto por la ornamentación barroca, se une una letra en la que avisa sobre la terrible realidad a la que nos dirigimos, una en la que la tecnología sustituye a la realidad y podemos irnos virtualmente a la cama todos los días con Taylor Swift mientras no vivimos nada real de verdad, 'Pure comedy', la canción que le da título, los 13 minutos de 'Leaving LA' o la intensa 'So I'm growing old on magic mountain' hacen de este disco un claro candidato a disco del año.



Fleet Foxes – Crack-Up

Tras un paréntesis de 6 años, Robin Pecknold decidió volver a reunir a la banda y sacar su tercer trabajo, 'Crack-Up'. Posiblemente sea su obra más compleja en la estructura de las canciones y en los arreglos musicales, pero las marcas de la casa siguen estando presentes, esas armonías vocales arrebatadoras o los intrincados arreglos, principalmente, acústicos. Es un disco que desafía al oyente pero, con cada escucha, va recibiendo nuevas recompensas.



The xx – I see you

'I see you' ve al trío británico abrazar nuevos sonidos y dar un giro a su minimalista paleta para abrazar la electrónica qe Jamie XX bordó con su primer trabajo en solitario, 'In colour', dando mucho más (ejem, ejem) color a las composiciones en blanco y negro de Romy Madley Croft y Oliver Sim. Pero que nadie se lleve las manos a la cabeza, el cambio les ha sentado muy bien, y no solo porque su música, y sus letras, hayan madurado con ellos, sino porque el nivel de estas diez canciones rivaliza con su primer disco por ser su mejor colección de canciones.



Perfume Genius – No shape

Mike Hadreas sigue siendo un orfebre de la canción, alguien que cuida hasta el más mínimo detalle de cada una de sus obras, ya sean melodramáticas piezas de pop barroco como 'Every Night' o 'Alan', o los eufóricos y extraños pasajes de ‘Slip away’, una canción que pondrá una enorme sonrisa en el rostro de Kate Bush.



Run The Jewels – Run The Jewels 3

El grupo de rap más combativo de nuestro tiempo sigue en racha. Su tercer disco es un nuevo acto de rebeldía ante Trump y la clase dirigente. El-P sigue siendo uno de los mejores productores del juego y Killer Mike uno de los MC's más importantes del siglo XXI. Cuando los disturbios comiencen, Run The Jewels será su banda sonora.



Algiers – The Underside of power

Algiers se han sacado de la manga la banda sonora perfecta para estos tiempos convulsos en los que vivimos, los del Brexit y Donald J. Trump, tiempos oscuros de demagogia y realidades alternativas. ‘The Underside of power’ es un grito de alarma que, musicalmente, suena nuevo, con guiños góspel cruzándose con agresividad industrial, una especie de Nine Inch Nails con un predicador góspel al frente.



Laura Marling – Semper fémina

El fantasma de Joni Mitchell siempre se pasea por la obra de Marling y ‘Semper femina’ no es una excepción. Pero en este caso podríamos decir que se trata de su ‘Court & Spark’, su disco más amplio musicalmente, el que la ve dejar atrás la etapa de cantautora con guitarra acústica, con cosas tan sugerentes y sensuales como ‘Soothing’ o ese ‘Nothing not nearly’ con el que se cierra el disco, una especie de blues puntuado por una de las pocas guitarras eléctricas del mismo, con mucho de Neil Young.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com