15 de septiembre de 2019, 21:53:01
Nacional


Rivera rechaza debatir la reforma de la Constitución antes de la consulta independentista

> El líder de Ciudadanos acusa a Pedro Sánchez de querer contentar a los independentistas

Por Andrea Mingorance

Albert Rivera se niega a abrir la mesa para debatir la reforma constitucional antes de la consulta del 1 de octubre, como está valorando el PSOE. El líder de Ciudadanos ha asegurado que no se puede enfocar un cambio en la Carta Magna como un intento de "contentar" a los independentistas. Al mismo tiempo, ha asegurado que el PSC será "cómplice" con el referéndum si permite que Ada Colau facilite la consulta independentista desde el Ayuntamiento de Barcelona.


La celebración de la consulta sobre la independencia de Cataluña anunciada para el 1 de octubre vuelve a marcar las conversaciones y mensajes cruzados entre los principales partidos políticos. Esta cuestión estará muy presente en la nueva relación que intentan tejer el PSOE de Pedro Sánchez y Ciudadanos, que ya han comenzado los primeros contactos para hablar de reformas en materia de regeneración.

El anuncio de Sánchez de que está preparando una bateria de medidas para Cataluña junto al PSC ha hecho desconfiar a los de Albert Rivera. Entre las propuestas, los socialistas contemplan adelantar el inicio de una subcomisión sobre la reforma de la Constitución, algo que ya habían hablado con Ciudadanos.

La formación naranja había apostado por cambiar algunos aspectos de la Carta Magna, entre ellos el reparto de competencias de las comunidades autónomas. Sin embargo, Rivera ha querido dejar claro este miércoles que se oponen a que esta mesa se abra antes del 1 de octubre para que no se vea como un gesto hacia los independentistas.

"Nosotros no mezclamos el debate de la mejora de la Carta Magna con contentar, como pretende el señor Sánchez, a los independentistas. Que le quede claro que ni Puigdemont, ni Junqueras ni nadie de Junts pel Sí pretende reformar la Constitución. Pretender liquidarla y dinamitarla", ha apuntado.

Rivera ha asegurado también que Sánchez no puede plantear una reforma de la Constitución sin buscar acuerdo con el PP, que no sólo es el grupo mayoritario sino que tiene una mayoría determinante en el Senado. En este sentido, el líder de Ciudadanos ha apostado por contar con las "cuatro patas de la mesa", es decir, con los cuatro grandes partidos en la mesa sobre esta reforma.

La reforma constitucional fue uno de los asuntos que volvieron a destacar ambas formaciones durante un "café" entre la portavoz socialista, Margarita Robles, y el secretario general del grupo parlamentario Ciudadanos, Miguel Gutiérrez.

En este contacto, la formación naranja volvió a plantear cuáles son sus prioridades en cuanto a las reformas parlamentarias, pero no se concretó ninguna fecha concreta para empezar a concretar las propuestas. En cualquier caso, Ciudadanos ha rechazado la posibilidad de abrir mesas de negociación durante los meses de verano, lo que sí se espera que ocurra entre el PSOE y Unidos Podemos.

Cómplices de Colau

El presidente de la formación naranja también ha tenido palabras de crítica contra la alianza del PSC y el partido de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona. Rivera ha vuelto a criticar a la alcaldesa de dar aire a los independentistas al asegurar que pondría facilidades para el desarrollo de la consulta.

"Evidentemente si el PSOE permite o ampara que se celebre ese referéndum es cómplice porque están en el Gobierno", ha comentado.

Preguntado si instaría a los socialistas catalanas a romper su acuerdo con Colau, Rivera no se ha querido pronunciar sobre la "fórmula", pero ha confiado en que impidan la utilización de recursos públicos para una consulta ilegal.

Ciudadanos todavía sitúa al PSOE dentro del bloque de partidos 'constitucionalistas' en cuanto al tema de Cataluña, aunque han rechazado el giro de Sánchez sobre el modelo territorial.

Debate en el Congreso

Rivera, aunque prudente, se ha mostrado convencido de que el Gobierno y la Fiscalía están dando pasos para que no se repita la consulta independentista del 9-N. En este sentido, ha pedido a Mariano Rajoy que aplique las "medidas cautelares" suficientes para evitar que se produzca una votación.

Ciudadanos se ha mostrado contrario a caer en la "provocación" de Puigdemont amenazando con la aplicación del artículo 155 (para obligar a la Generalitat a cumplir la Constitución). Sin embargo, el líder de la formación naranja sí se ha pronunciado a favor de otras medidas como que se impida que los espacios públicos abran para tal fin o que se incauten las urnas.

En cualquier caso, Rivera ha asegurado que no es una cuestión que vaya a acordar Ciudadanos con el Gobierno y ha apuntado que todas las medidas necesarias de aquí al 1 de octubre deben ser decisión del Ejecutivo de Rajoy.

Lo que sí ha vuelto a poner encima de la mesa este miércoles el líder de Ciudadanos ha sido la posibilidad de convocar un debate en el Congreso de los Diputados para que los grupos puedan votar sobre la realización de la consulta.

"Si quieren amparo parlamentario, lo pueden hacer. En un momento como este, me parece una buena idea que Puigdemont sepa que no sólo tiene al Gobierno enfrente sino que está enfrente de la inmensa mayoría de españoles", ha apuntado.

Lea también:

- Rivera acepta buscar acuerdos de regeneración con el PSOE mientras negocia con el PP en lo económico

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com