23 de agosto de 2019, 10:00:36
Nacional


La manifestación de Barcelona contra la barbarie terrorista, manchada por los activistas políticos antiespañoles

> El Rey Felipe y el presidente Rajoy, muy pitados y criticados durante la marcha
> Los independentistas aprovechan para hacer fuerza por su lucha sobernista


Barcelona fue esta tarde escenario de una manifestación clave en el centro de la ciudad, enormemente masiva, cuyo el objetivo era marchar en contra del terrorismo y bajo el lema "¡No tengo miedo!". Lamentablemente, ha quedado manchada por la politización de la misma en clave soberanista y con un uso partidista en contra de todo símbolo español, como el Rey y el presidente del Gobierno.


Los manifestantes comenzaron su protesta cívica a las 18.00 horas de los Jardinets de Gràcia y finalizaron su recorrido en la Plaza de Catalunya, pero antes se convirtió, no mayoritariamente pero sí de manera suficiente como para marcarla, en un acto de independentistas contra la gestión del Estado en esta crisis terrorista.

Llevando la pancarta principal estuvieron presentes agentes de los Mossos d'Esquadra, agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, miembros del Sistema de Emergencias Médicas y vecinos y comerciantes de La Rambla. Además, una segunda cabecera estuvo integrada por el Rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ambos acompañados por el president el de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entre otros políticos y representantes de las instituciones. Los dos primeros fueron fuertemente silbados y abucheados, mientras que Puigdemont fue vitoreado por la multitud.

Desde la Generalitat, se había visto con buenos ojos la presencia del monarca español, como dijo el vicepresidente Oriol Junqueras, de Esquerra Republicana. Dijo que era positiva su presencia "siempre que lo haga con la mejor intención y la mejor voluntad posible". Eso sí, también vio con buenos ojos que hubiera banderas y cualquier otra enseña nacionalista, lo que consideraba "compatible" con el espíritu de la manifestación.

También acudieron a la cita miembros del Gobierno, 17 presidentes autonómicos, como la madrileña Cristina Cifuentes, y representantes de los partidos políticos.

No estuvo presente, sin embargo, Alberto Garzón, líder de IU, quien acaba de casarse con su novia este fin de semana, dejando un mensaje dedicado a Barcelona:

Entidades sociales como Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana, por su parte, marcharon una manifestación alternativa al considerar que la Corona y el Gobierno han "promovido políticas que son contrarias a la cultura de la paz". Desde la ANC se animó a los manifestantes a portar esteladas con un crespón negro.

El president Puigdemont había hecho ayer un llamamiento a la participación masiva contra el terrorismo para lanzar un mensaje al mundo de "paz, convivencia y libertad" tras los atentados. Así lo manifestó tras participar en el pleno extraordinario del Parlament en el que se guardó un minuto de silencio y se leyó una declaración de condena a los atentados. Rajoy hizo también un llamamiento a participar para "dar imagen clara de unidad" y destacó la presencia del Rey, que "representa a todos los españoles que no pueden asistir".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com