14 de noviembre de 2019, 9:34:23
Nacional


El catalanismo más radical copia los antiguos métodos de los proetarras: acoso a la Policía y Guardia Civil para que se retiren



Empezando por el propio president, Carles Puigdemont, se ha comenzado a señalar peligrosamente a agentes de los cuerpos nacionales de seguridad, como son la Policía Nacional y la Guardia Civil. Puigdemont denunció los "graves actos de violencia" de los "comandos del miedo", como se refirió a estos cuerpos.

Después fue el Govern catalán en pleno, que exigió al Estado español la retirada de todos los efectivos desplegados en Cataluña en los operativos para frenar el referéndum. Puigdemont dijo que "su comportamiento ya está bajo sospecha "y, además, así se ahorrará "el alto costo que implica". Para él la del domingo fue "la jornada de violencia gratuita más grande" conocida "en los últimos 40 años".

Todos los medios informan hoy de forma destacada que el acoso de los vecinos obligó ayer lunes a los agentes policiales a abandonar el hotel de la localidad de Calella donde estaban alejados. Los 150 antidisturbios de la Guardia Civil abandonaron el pueblo después de que la empresa Eco-Resort, propietaria del establecimiento, les pidiera que se marchasen. Ya el domingo, una vez realizado el recuento del referéndum ilegal en los colegios de Calella, que permanecían abiertos y sin incidentes, una manifestación se dirigió al citado hotel para recriminar a los agentes, produciéndose algunos enfrentamientos.

En todo caso, se espera que el despliegue de refuerzo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se mantenga en Cataluña sin fecha aún para su repliegue, aunque en principio estaba previsto que concluyera esta misma semana. Ahora mismo, están siendo calificados de "invasores" y "fuerzas de ocupacion" sin ningún apoyo por parte de la autoridades catalanas.

Frente a los más de 800 dudosos heridos que la Generalitat asegura que generaron los agentes del orden (apenas un 8% ha denunciado), el Ministerio del Interior asegura que 431 policías y guardias civiles sí que fueron heridos en el dispositivo y algunos de gravedad. Al igual que hubo imágenes de contundencia policial, también se vieron agresiones a policías y guardias civiles con lanzamiento de objetos contundentes y piedras.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su parte, en un tono menos crítico pero no por ello amargo, denunció que en las cargas por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hubo "ensañamiento" y aseguró que al Consistorios llegaron "varios testimonios de mujeres que denunciaron agresiones sexuales".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com