22 de septiembre de 2019, 18:08:10
Nacional


Bescansa se adelanta a Pablo Iglesias y presenta su propia propuesta de reforma constitucional

> El presidente del Gobierno sería elegido en doble vuelta, por voto directo y una sola circunscripción
> El referéndum de autodeterminación de las regiones quedaría relegado a un segundo plano

Por Diariocrítico

La diputada Carolina Bescansa, una de las fundadoras de Podemos que ya no se encuentra en la ejecutiva, envió una serie de propuestas de cambio constitucional a sus compañeros de filas desmarcándose de la hoja de ruta de su secretario general, Pablo Iglesias, a sólo dos días de que la formación morada celebre unas jornadas donde se analizará la necesidad de abordar un proceso constituyente.


Una vez más, Carolina Bescansa ha vuelto a convertirse en el verso suelto de Podemos a cuenta de Cataluña. Si hace unos meses recriminaba al partido que debía hablar más a España y "no sólo a los independentistas", en esta ocasión se ha lanzado a presentar un borrador de reforma constitucional que relega el referéndum pactado como solución para Cataluña a un segundo plano.

Bajo el título "Tres propuestas de cambio constitucional para hacer frente a la crisis territorial española", Bescansa presenta un documento con el que pretende responder a "la primera crisis de Estado del siglo XXI" derivada de la reiterada "desobediencia institucional" por parte de la Generalitat.

Tres ideas circunscritas a cambios en el Senado; el Gobierno y el encaje territorial del Estado que surgirían del debate que a lo largo de 2016 mantuvo un "equipo de expertos constitucionalistas, economistas y juristas en el marco de los trabajos de la Secretaria de Programa y Proceso Constituyente".

- Empoderar al Senado

La propuesta pasa por otorgar "plena y exclusiva capacidad legislativa" al Senado sobre la mayoría de aspectos regulados en la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) y la distribución de sus recursos. De esta manera, el Senado se transformaría en una verdadera cámara de representación territorial -modificando el sistema de elección parlamentaria- y decidiría sobre la financiación autonómica, el cálculo del cupo y los fondos de compensación interterritorial.

- Cambios en el Gobierno

La propuesta de reforma constitucional aboga por "la delimitación y el estrechamiento de las competencias del poder ejecutivo frente al resto de los poderes (legislativo y judicial) frente al conjunto de las administraciones del Estado (autonómicas y locales), así como el refuerzo de su legitimación de origen a través de la incorporación de un mecanismo de elección directa".

También defiende "la elección directa del presidente del gobierno a través de sufragio universal a dos vueltas en circunscripción única" para reforzar la legitimidad, la estabilidad y la clarificación de división de poderes. Al presidente del Gobierno le atribuye, entre otras cuestiones, ser el representante del Estado en las relaciones internacionales y establece que asumirá el mando supremo de las Fuerzas Armadas, única alusión indirecta a la monarquía -por la retirada de competencias al Rey- que aparece en su borrador de reforma constitucional.

Además, esta propuesta aboga por retirar al ejecutivo la potestad de vetar propuestas parlamentarias que afecten a presupuestos no aprobados y eliminaría la posibilidad de que el ejecutivo intervenga en administraciones locales que tengan superávit en sus cuentas, como ha sucedido recientemente en el ayuntamiento de la capital gobernado por Ahora Madrid. Asimismo, traslada al Congreso la facultad de nombrar al Fiscal General del Estado y la iniciativa de solicitar al Senado la aplicación del actual artículo 155.

- Encaje territorial: Cataluña

Bescansa deja en un segundo plano la propuesta de Iglesias de plantear en Cataluña un referéndum de independencia negociado con el Estado. En su lugar, propone un "proceso de aprobación popular que respete la voluntad del conjunto del pueblo español y también la voluntad de los pueblos, regiones, comunidades, países y naciones que conforman España". De esta manera, si en todas las autonomías se aprobase dicha reforma constitucional se daría por legitimada su inclusión en el Estado y sólo en caso contrario se daría paso a un largo proceso consultivo que desembocaría en un referéndum de secesión.

En el caso de que una región votara en contra del cambio constitucional, la propuesta de Bescansa pasa por la disolución del gobierno autonómico y la celebración de elecciones para que la nueva asamblea pudiera aprobar con el 55% de los votos una propuesta de consulta vinculante. "En ella se preguntará al conjunto de la ciudadanía si desea o no que se celebre un referéndum en el que ejercer el derecho a decidir la plena integración en el Estado o la creación de un nuevo marco jurídico independiente". Dicha consulta estaría organizada por una comisión mixta compuesta por representantes del Congreso de los Diputados y del parlamento territorial.

Si el resultado resultara afirmativo se pospondría hasta casi un año después la celebración del referéndum. "Si la mayoría de los electores respaldase en referéndum la vinculación con el nuevo marco jurídico español, se dará por agotada la vía".

Si la respuesta fuera negativa tanto a la reforma de la Constitución como a la consulta o referéndum, una comisión mixta en el Congreso buscaría una "propuesta de consenso".

Bescansa considera que esto serviría para "resolver de manera duradera el debate sobre la estructura territorial de España y el derecho a decidir de los pueblos que la integran", una postura algo distinta de la propugnada por Pablo Iglesias.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com