22 de noviembre de 2019, 18:57:21
Nacional


La Guardia Civil sospechaba de Ana Julia por su perfil: "De una frialdad máxima… egocéntrica y bastante manipuladora"

> "Nos hizo pensar que pudo haber un móvil económico" y creyeron que el niño podía estar vivo
> Critican la ligereza de los medios a la hora de informar sin rigor: "Creo que hemos detenido a Ángel 3 veces"
> Los agentes tuvieron que abortar un dispositivo de seguimiento por la presencia de la prensa

Por Diariocrítico

La Guardia Civil ha ofrecido detalles de la operación policial en relación con el caso del niño Gabriel. Han confirmado que las sospechas se centraron en la asesina confesa, Ana Julia Quezada, por su perfil policial, pero que trabajaron en todo momento pensando que la víctima podía estar viva.


Juan Jesús Reina, comandante de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, instructor de las diligencias del crimen del niño Gabriel y anteriormente del caso de la desaparición de Diana Quer, ha sido uno de los encargados de dar a la prensa los detalles de la operación policial. Junto a él, el jefe de la Comandancia de Almería, José Hernández Mosquera.

Reina confirmó que si bien en un primer momento se investigó a toda persona cercana al niño Gabriel por puro procedimiento habitual, a medida que avanzaron las pesquisas sí que se centraron en la actual asesina confesa, Ana Julia Quezada, acusada de detención ilegal y asesinato.

Indagaron sobre su pasado y trazaron un perfil policial que han descrito como el de una persona de una "frialdad máxima… egocéntrica […] una persona a la que ciertas circunstancias que le son negativas le pueden ocasionar un estrés o ansiedad muy grandes… y bastante manipuladora".

"Fuimos recabando información sobre la presunta autora y llegamos a la conclusión de que era una persona con una cierta ambición económica", confirmó tras haberse publicado que fue denunciada por estafa por la familia de alguna de sus ex parejas.

No obstante, no había pruebas de que el niño hubiera fallecido por lo que trabajaron en todo momento con que podría dejarlo libre.

"Nos hizo pensar que pudo haber un móvil económico", sostuvo el comandante al explicar que sospecharon de la reacción de Ana Julia Quezada en el momento en que la familia ofreció un aumento en la recompensa por su liberación.

Además, examinaron cada detalle de sus palabras y entresacaban que podría hacer algún movimiento para liberar al pequeño de 8 años.

"Ella se mostraba convencida de que el niño iba a aparecer… Hoy no porque no hay mucha presión [parafrasea el agente a la acusada] pero mañana seguro"… "Vamos que está con vida...", recuerdan que Ana Julia decía a la familia. "No había nada que nos hiciera pensar que Gabriel hubiera fallecido", insisten.

No obstante, vigilaban de cerca a la que fuera pareja del padre del niño esperando un movimiento, sobre todo a raíz de que apareciera la camiseta del menor. Una prenda que los agentes sospechan que guardó -el resto de su vestimenta habría sido hallada en un contenedor de vidrio- con la idea de usarla como señuelo.

Sin embargo, aún quedan algunas incógnitas. "Tenemos hipótesis, pero no sabemos cómo se lo llevó", admite Reina. "Gabriel era un niño bueno, si le hubiera dicho móntate en el coche, se habría ido con ella", explica.

Lo que sí habría confirmado la autopsia es el modo del fallecimiento. "El niño muere por asfixia, el niño no sufre", explicó Reina sin querer entrar en más detalles que pudieran agravar el dolor de la familia de la víctima.

Asimismo el instituto armado tampoco ha llegado a una conclusión exacta sobre el motivo que llevó a Ana Julia Quezada a conducir hasta Almería con el cadáver del niño Gabriel en el maletero antes de llegar a Vícar donde fue detenida. "Pensamos que ni ella sabía lo que hacía […] iba un poco desorientada".

El papel cuestionable de la prensa

Los responsables de la investigación destacaron que eran conscientes de la repercusión mediática del caso, pero que se encontraron con malas prácticas o intromisión por parte de los medios de comunicación que habrían afectado a la operación policial.

En concreto, un dispositivo de seguimiento a la sospechosa habría tenido que ser abortado porque el vehículo policial habría detectado que la prensa seguía sus pasos. "Pensamos si seguimos así todos los días no sacamos esto", rememoró el jefe de la Comandancia de Almería.

En este sentido, se refirió Hernández Mosquera que si bien defendió la labor informativa de la prensa criticó la falta de rigor de algunos periodistas. En concreto, sobre las sospechas que se vertieron hacia la opinión pública en relación al papel que Ángel Cruz, el padre de Gabriel, pudo haber tenido en el suceso.

"Si a Ángel le llamábamos a contrastar información y llevaba una hora dentro de la comisaría, ya se informaba de que estaba detenido, teníamos que salir entonces a volver a informar…", criticó. "Creo que hemos detenido a Ángel 3 veces", añadió para denunciar la información a base de rumores que tenían que ir desmintiendo sucesivamente. "No lo ha pasado bien Ángel", lamentó.

"Ángel adoraba a su hijo y para él era lo primero", añadió Reina visiblemente emocionado antes de confirmar que este ha sido el caso ms duro de toda la carrera de los agentes implicados. "El que no lo hizo ahí [llorar ante el fatídico desenlace] lo hizo luego, es que somos humanos", afirmó.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com