18 de agosto de 2019, 3:19:24
Nacional


A la caza de 'manchas' del pasado para ensuciar la imagen de los candidatos a suceder a Cifuentes en Madrid



Una vez que se ha constatado que la legislatura en la Comunidad de Madrid podrá finalizar tras impedir Ciudadanos la opción de la moción de censura, todos preparan el camino para mayo de 2019. Por eso ha comenzado una guerra, una carrera por encontrar 'manchas' del pasado de los candidatos a suceder a Cristina Cifuentes en Madrid. Para ello, los que parten como favoritos, Ignacio Aguado de Ciudadanos y Ángel Gabilondo del PSOE, están corriendo suertes dispares.

Son 3 ahora mismo los grandes candidatos, a falta que el PP nombre al sucesor de Cifuentes para las urnas. Hablamos de Aguado (Cs), Gabilondo (PSOE) e Íñigo Errejón (Podemos-IU), que competirán en estos meses para ser el favorito de los madrileños. Y como decíamos, en esta pugna Gabilondo parte con ventaja porque su expediente sigue limpio, sin tacha alguna. Aún se recuerda con buena y casi intachable imagen su paso como ministro de Educación de la era Zapatero, y aunque su perfil no despierta un especial entusiasmo entre el electorado, sí que se consolida como un valor incuestionable para llegar a la batalla final.

Los otros dos candidatos sí tienen problemas. Las hemerotecas arden y se busca cualquier manera de arruinar la imagen de Aguado y Errejón como se ha hecho de manera impía con Cifuentes por las guerras internas en el PP.

De Errejón pesa su pasado como profesor universitario. La Universidad de Málaga (UMA) no llegó a sancionar a Errejón por no haber realizado de forma presencial su parte del proyecto de investigación sobre vivienda financiado por la Junta de Andalucía. Poca cosa para algunos, mucha para otros, la cuestión es que se intentará atacar al que fuera archienemigo de Pablo Iglesias por esta vía.

Aguado y su polémico tuit

En cuanto a Aguado, el líder de Ciudadanos Madrid se ve altamente favorecido por la corriente de entusiasmo en torno a su partido. Sus éxitos son vistos como los éxitos de Albert Rivera y el resto de la formación naranja, y Aguado estaría disfrutando de sus frutos. Su perfil también es bajo y no despierta ilusiones especiales en el electorado, pero se valora la imagen de modernidad que da al partido. Sin embargo, nadie está limpio del todo: un tuit que escribió hace unos años (en 2011) defendiendo el despido libre aún le persigue.

Aunque lo ha borrado de su perfil oficial en Twitter, los internautas no olvidan su mensaje donde dijo claramente este alegato contra las indemnizaciones por despido: "¿Por qué un empresario que no quiere contar con un trabajador tiene que indemnizarle con 45 días/año y un trabajador se puede ir cuando quiera?".

Pese a que lo ha eliminado torpemente de su cuenta, Google aún lo indexa como búsqueda en Internet:

Eso sí, cuando se hace clic sobre el enlace Twitter alerta: "Lo sentimos, esa página no existe". Aún se guarda el pantallazo capturado de su mensaje en esta red social:

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com