25 de abril de 2019, 15:53:11
Sexualidad


Los masajes eróticos: tipos, trucos y opiniones

Por Nayara Malnero


Hace unos días estaba hablando con un paciente y me comentaba que una cosa que le gustaba era poder hablar conmigo abiertamente del acceso al disfrute sexual de pago. Él me hablaba de distinta experiencias y, concretamente, me mencionaba los masajes eróticos de pago como su alternativa favorita.

De masajes eróticos ya hemos hablado en varias ocasiones y es que, desde mi punto de vista, son una opción ideal para desconectar, relajarse y, como no, disfrutar al máximo. Tienen todo tipo de usuarios pero en mi experiencia, quienes más me relatan sus aventuras en este sentido son trabajadores más estresados que buscan desconectar; los amantes de la sensualidad que quieren sentirlo todo al 100%; y quienes disfrutan de ir despacio más del “aquí te pillo, aquí te mato”, que no son pocos.

La clave está siempre en lo mismo: la sensualidad y el contacto cuerpo a cuerpo. Generalmente los y las masajistas se encargan de crear un ambiente especial y potenciar la sensibilidad de la piel para estimular los 5 sentidos. Que quien reciba el masaje pueda interactuar o no es algo que se debe negociar previamente, así como la existencia de distintas prácticas sexuales y el conocido final feliz. No, ¡no todos los masajes eróticos son iguales!

Como te decía, existen distintos tipos de masajes. Hay para todos los gustos y por eso, como en todo, hay que saber elegir y lanzarse a probar. Entre los masajes que yo conozco están:

  • El masaje tántrico: sirve para volver sensible todo el cuerpo y erotizar los 5 sentidos. Sería lo más parecido a los masajes que los sexólogos mandamos a nuestros pacientes en terapia sexual.
  • El masaje Nuru que utiliza un gel especial llamado “Nuru” y se realiza 100% cuerpo a cuerpo. En mi opinión es el más sensitivo y estimulante de todos.
  • Masajes con más de un masajista: a cuatro o a seis manos, por ejemplo. ¡Imagínate qué sensación!
  • Masajes en pareja: ambos miembros de la pareja pueden recibir el masaje a la vez e incluso, a veces, pueden recibir una “masterclass” sobre cómo hacerlo en sus casas. Sin duda una forma única de compartir y aprender en pareja.

Por supuesto, existen muchos más y la gran diferencia está en el servicio del profesional. Desde mi punto de vista la clave está en la discrección, la elegancia y la calma. Sin duda, una opción cada vez más en auge. ¿Tu qué opinas? ¿Has acudido alguna vez?

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com