12 de noviembre de 2019, 1:36:54
Deportes


El Real Madrid de baloncesto logra su décima Copa de Europa tras superar todas las adversidades



Como un ejemplo perfecto de superación a base de trabajo y concentración, el Real Madrid de baloncesto ha ganado su décima Copa de Europa tras lograr ganar la Final Four al campeón vigente, el Fenerbahce turco. Una temporada llena de lesiones, que dejó prácticamente el vestuario hecho un hospital de campaña pero que poco a poco fue superando las adversidades hasta clasificarse por los pelos a los cuartos de final y lograr, al final, hacerse con el título ante los favoritos CSKA de Moscú y el Fenerbahce de Obradovic.

Fue también la despedida de un Luka Doncic que se marchará este verano a la NBA, a pesar de sus 19 años, aunque aún queda terminar la faena en la Liga, donde se ha conseguido también de manera meritoria la primera plaza en la liga regular.

El Real Madrid agrandó su leyenda en Belgrado y su hegemonía al proclamarse campeón de Europa por décima vez en su historia y ganar la segunda Euroliga en 4 años, la Décima en total. Lo hizo con una exhibición colectiva, demostrando solidaridad, carácter y unión. Seis jugadores en dobles dígitos en valoración, liderados por unos superlativos Causeur (17 puntos y 21 de valoración) y Doncic, que con 15 puntos y 17 de valoración fue elegido MVP de la Final Four.

La elevada exigencia del partido no permitía relajación y el Madrid demostró estar muy centrado. Firmó un tercer cuarto sensacional a todos los niveles. No tuvo ningún bajón a pesar de la presión ejercida por el Fenerbahçe, ahora con Wanamaker al mando, y sus seguidores. Hacía frente con todos sus jugadores aportando, liderados por un sensacional Causeur. El francés anotó 12 puntos en el tercer cuarto para 25 del Madrid. Su aportación y la de Reyes en la pintura, más un gran trabajo defensivo que dejó en 15 puntos al rival, permitieron a los de Laso entrar con +8 de ventaja en el cuarto decisivo (63-55, min. 30).

Así es como había jugado durante todo el partido y la clave del éxito del grupo de Laso: ser un equipo. Fue Impresionante. En cada balón, en cada posesión, el Madrid se dejó la vida. El Fenerbahçe seguía sin poder derrumbar la solidez madridista. Lo intentaba con un acertadísimo Melli, pero los blancos replicaban una y otra vez con diferentes protagonistas. Tavares cambiaba el juego ofensivo turco, Doncic en la dirección, Thompkins, Carroll... una exhibición de baloncesto solidario. Un triple de Carroll puso al Madrid diez arriba con el 71-61 en el minuto 35.

Con todo y con eso, los de Obradovic pelearon hasta el final, recortando la desventaja hasta el 81-78 a 22 segundos, pero la Décima merecía un esfuerzo más. Un rebote de Thompkins en ataque y su posterior canasta y dos tiros libres de Causeur tumbaban definitivamente al Fenerbahçe y permitían al Real Madrid alcanzar el sueño en una temporada cargada de dificultades (85-80, min. 40).

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com