22 de octubre de 2019, 23:01:52
Nacional


La jueza Mercedes Alaya denuncia presiones de Susana Díaz en el 'caso de los ERE'

> Asegura que un oscuro pacto PP-PSOE la habría apartado de la investigación de macrocausas

Por Diariocrítico

La jueza que instruyó el grueso de varias macrocausas en Andalucía, Mercedes Alaya, ha asegurado que la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, habría presionado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por discrepancias con la investigación. Asimismo, ha denunciado que un supuesto pacto secreto PP-PSOE la habría apartado del juzgado.


La jueza Mercedes Alaya ha denunciado injerencias políticas en la labor que llevó a cabo como instructora de varias macrocausas -ERE, Mercasevilla, cursos de formación-que afectaron a la administración andaluza.

En una entrevista concedida a 'ABC', Alaya ha señalado directamente a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, de quien asegura que "contactó con el CGPJ para sugerir o protestar en relación al caso de los ERE".

También critica al ex vicepresidente socialista Alfonso Guerra, por sus declaraciones a la prensa en las que trató de vincularla al PP y especialmente al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. "Extremos totalmente alejados de la realidad", sostiene.

No obstante, Alaya asegura que más le pesaron las presiones que llegaron desde la propia judicatura.

Pacto secreto PP-PSOE

Por otro lado, la jueza asegura que PP y PSOE se aliaron para evitar que sacara más trapos sucios. "Los partidos tradicionales tenían que protegerse uno al otro y proteger así el bipartidismo, creándose una pinza entre el PP y el PSOE", sostiene Alaya.

La magistrada sevillana asegura que fue apartada del Juzgado de Instrucción 6 por motivos oscuros. Si bien fue ella misma la que solicitó ocupar una plaza en la Audiencia Provincial, considera que su ascenso se produjo de forma extraña. "Era muy difícil ascender salvo que se diera una circunstancia excepcional, como la que se dio entonces al crearse una quinta plaza de magistrado en cada sección", explica.

No obstante, matiza que verbalmente le garantizaron que podría acabar el trabajo empezado. "Yo recabé el compromiso expreso de todos los órganos jurisdiccionales superiores, sobre todo del Consejo General del Poder Judicial y de la Presidencia de la Audiencia Provincial, de que se me iba a mantener la comisión de servicio en el Juzgado de Instrucción 6 para terminar las macrocausas aunque ganara esa plaza en la Audiencia", asegura. "¡Cuál fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que todo fue un burdo engaño porque tanto los vocales del PP como los del PSOE en el CGPJ votaron unánimemente, con el informe favorable del TSJA, para que yo no siguiera con la investigación de dichos procedimientos!", se lamenta.

Preguntada si habría solicitado el ascenso de saber que no le concederían la comisión de servicios, Alaya responde: "No me hubiera movido del juzgado porque tenía un compromiso personal con estas causas y con el equipo de investigación".

Sin embargo, no fueron los mediáticos ERE los que estarían detrás del supuesto pacto PP-PSOE para apartarla del juzgado porque esta causa estaba ya prácticamente cerrada. "La causa real de la denegación de la comisión de servicios fue, desde mi punto de vista, el miedo que había a que siguiera investigando el caso de los cursos de formación porque habíamos visto ya cosas asombrosas", asegura.

Alaya considera que "había un acuerdo político evidente que consistía en que el PSOE se mantuviera fuerte en Andalucía y, a cambio, dejar al PP en el resto de sus comunidades autónomas". Un pacto que pasaría por los cursos de formación porque probablemente no se circunscribiría sólo a esta región.

"No querían que investigáramos los cursos de formación", insiste, al tiempo que relata irregularidades que detectó en el caso en relación a dietas, horarios, clases que no se impartían, subvenciones que no llevaban aparejados justificantes de gastos, sospechosas cotizaciones a la Seguridad Social…

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com