20 de febrero de 2020, 2:47:39
Toros


San Isidro: Luis David y Colombo ganan a los puntos el ‘Seis Naciones’

Mal encierro de El Pilar con el que se silenció a juan Bautista, Bolívar, Del Álamo y Galdós

Por Emilio Martínez

La idea de una competición entre coletudos de los seis países más taurinos no era mala. Pero sí el planteamiento de un cartel sin figuras, salvo quizás el Colombo en su país de Venezuela, y con una ganadería, El Pilar, que no atraviesa un buen momento y que envió casi una novillada, que encima no embistió. De modo que en este festejo ‘light’, sólo destacaron mínimamente el propio Colombo y el mexicano Luis David. Por aquello de que en el país de los ciegos... la suya fue una victoria a los puntos.


Síntoma inequívoco del aburrimiento generalizado es el runrún en los tendidos por conversaciones que nada tienen que ver con lo que acontece sobre la arena, que también es nada. O sea cuando, como este jueves, el parloteo era del mundial, sí, pero no el del toreo, sino el de fútbol, de la la sorprendente dimisión de Zidane y de la no tan sorprendente ‘cornada’ parlamentaria a Rajoy, que todo apunta a que este viernes recibirá un estoconazo mortal en lo político.

Porque hasta que salió el quinto novillo que nos quisieron pasar por toro –vaya Feria que llevan los señores veterinarios, vaya- todo había sido plano e intrascendente. No es que a partir de entonces llegara el toreo ‘der güeno’, qué va, pero al menos Luis David y José Enrique Colombo le echaron ilusión y entretuvieron algo a la parroquia. El mexicano ante un animal muy bien armado dentro de su escasísimo trapío, que cumplió en los caballos y que iba siempre con la carita por las nubes.

El hermano mediano de la saga de los Adame lo muleteó con suavidad y ligazón a media altura y acabó con ajustadísimas bernadinas con las navajas albaceteñas en forma de astas a milímetros de su taleguilla para volcarse en el morrillo del animal a la hora de despenarlo. La vuelta al ruedo tuvo lógicas protestas.

Como la de Colombo, que con el también anovillado y manso sexto le echó espectacularidad con los rehiletes, excepto en el segundo par al quiebro que clavó casi en los bajos. El bicho sacó algo de violencia en la flámula y en una de sus embestidas golpeó en la barbilla con la pala del pitón al venezolano, como si le hubiera atizado un crochet boxístico. Colombo se recuperó del K.O., le robó unos redondos cerrados con pases de pecho barriéndole los lomos y unas manoletinas ajustadísimas antes de otro buen espadazo.

Poco que contar del resto del festejo y sus respectivos coletudos, que si bien lidiaron toros -léase toritos- que no dieron juego, tampoco ellos mostraron ilusión ni alegría. Algo habitual en el francés Juan Bautista con el que abrió el Seis Naciones, pero menos tradicional en los otros tres. En leve descargo de Luis Bolívar hay que reseñar que su enemigo, que también había cumplido ante los pencos, le dio un susto importante al alcanzarle en el pecho y derribarle, aunque por fortuna sin consecuencias, cuando se le coló al principio de la faena. Pero luego el colombiano anduvo acelerado y aturullado.

Con Juan del Álamo, ante el también chico y ofensivo de astas tercero, hubo un espejismo por los buenos inicios de faena doblándose por bajo pero el animal fue apagándose y tampoco el español mostró ni un ápice de creatividad más allá de pegarle muchos pases. La que tampoco tuvo el peruano Joaquín Galdós con otro animal noblote al que sólo se acopló en los últimos compases de su labor muleteril en una tanda final de redondos.

FICHA

Toros de EL PILAR, mal presentados, mansos en los caballos excepto 4º y 6º, descastados, nobles y flojos. JUAN BAUTISTA: silencio. LUIS BOLÍVAR: silencio. JUAN DEL ÁLAMO: silencio tras aviso. JOAQUÍN GALDÓS: silencio tras dos avisos. LUIS DAVID: vuelta. JOSÉ ENRIQUE COLOMBO: vuelta. Plaza de Las Ventas, 31 de mayo. 24ª de Feria. Corrida bautizada como de las Seis Naciones. Dos tercios de entrada.

Crónica del festejo anterior

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com