18 de enero de 2020, 15:33:29
Nacional


Rajoy se despide convocando un congreso para elegir nuevo líder del PP

> Enarbola su victoria en las urnas y califica de "ejemplo insuperable de posverdad" las acusaciones del caso Gürtel
> Sostiene que el ejecutivo nace con una "debilidad extrema" por la "ambición atropellada" de algunos
> "Hemos impedido a Puigdemont volver a ser presidente de la Generalitat", dijo para reivindicar el artículo 155

Por Marina Ramírez

El ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha anunciado que renuncia a la presidencia del PP, pero que permanecerá en el cargo hasta que un Congreso Extraordinario escoja nuevo líder. Eso sí, Rajoy se quedará de forma interina sin hacer cambios ni en el partido ni en el Congreso para no influir en el nuevo equipo. Rajoy aseguró ponerse "a la orden" de quien elija el partido.


Mariano Rajoy ha puesto punto final a su carrera política visiblemente emocionado después de haberse convertido en el primer presidente de la democracia en ser desalojado de la Moncloa a través de una moción de censura. "El PP ha de seguir avanzando", manifestó ante el Comité Ejecutivo Nacional. "Es lo mejor para mí, para el PP y para España", aseguró.

El presidente del PP ha anunciado que permanecerá en el puesto de forma interina hasta que sea escogido su sucesor en un Congreso Extraordinario que convocará próximamente la Junta Directiva Nacional.

"Sabemos gobernar y sabemos hacer oposición", manifestó. No obstante, se descartó a sí mismo para liderarla a nivel parlamentario. Rajoy tiene acta de diputado, pero no sustituirá a Rafael Hernando como portavoz del Grupo Popular.

Rajoy ha prometido una transición tranquila y ordenada. "Permaneceré hasta el día que elijáis a la persona que me va a sustituir, y lo haré con prudencia y grado de intervención que es debido", dijo. De esta manera, el líder del PP anunció que no planteará ningún cambio ni en el partido ni en el Congreso. Una posibilidad que podría haber abierto aún más las divisiones internas justo después de que el ex ministro García Margallo se posicionó duramente en contra de la posibilidad de que la ex vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fuera la nueva portavoz en la cámara baja. Precisamente a su vicepresidenta Rajoy hizo un reconocimiento especial en el turno de agradecimientos a los ministros de su ejecutivo.

"Son más las alegrías que el sinsabor de abandonar mi tarea a la mitad de la cosecha", manifestó Rajoy para, acto seguido, dejar claro las diferencias con su antecesor, el ex presidente José María Aznar, que siempre fue acusado de intrusismo en las filas del partido. "Me pongo a la orden de quién elijáis, y a la orden es a la orden; con la lealtad que mi conciencia y la lealtad que mis 40 años aquí me exigen", sostuvo.

Balance de la moción de censura y el nuevo Gobierno

En su comparecencia ante el Comité Ejecutivo Nacional, Rajoy sacó pecho de sus logros económicos en la Moncloa y enarboló su victoria en las urnas. No obstante, desacreditó el proceso por el cuál le han echado de la escena política y calificó de "ejemplo insuperable de posverdad" las acusaciones sobre el caso Gürtel que cimentaron la moción de censura.

"Ni el Gobierno del PP tenía ninguna relación con el caso, ni se habían eludido las responsabilidades políticas, ni los españoles descubrieron súbitamente el escándalo", argumentó Rajoy.

También tuvo una recriminación para Ciudadanos, formación a la que acusa de haber desencadenado todos los acontecimientos por su oposición frontal al Gobierno tras conocerse la sentencia del caso Gürtel y auguró una etapa de "inestabilidad" provocada por la "ambición atropellada" de quienes no dejaron de dar a Sánchez "excusas para sus propósitos".

Además, acusó a Sánchez de apoyarse en "los grupos más extremistas de la izquierda populista y del indepedentismo sectario" y de tratar de gobernar con "una debilidad extrema" porque ya los propios presupuestos, heredados del PP, han sido vetados por sus socios.

"Sánchez nunca renunció a su gobierno Frankenstein", sostuvo Rajoy lamentándose de que en su día el PSOE rechazara la oferta de crear un gobierno de gran coalición al tipo alemán.

Presume de gestión en Cataluña

"Resulta inquietante la fragilidad política del nuevo Gobierno cuando la situación de Cataluña dista mucho de estar calmada", manifestó Rajoy.

El ex presidente recordó que ninguno de sus predecesores tuvieron que enfrentarse a una declaración de independencia y reivindicó su gestión. "El hecho cierto es que hemos impedido a Puigdemont volver a ser presidente de la Generalitat […] Hemos podido cometer errores en la gestión, pero el balance global es el que os digo: ni hay independencia, ni Puigdemont es presidente, ni en el Govern hay personas presas o huidas", aseguró contundente Rajoy incidiendo en la consigna ya iniciada meses atrás por la que fuera su número dos. Soraya Sáez de Santamaría presumió en su día de haber "descabezado" el independentismo y le valió una denuncia por Junts per Catalunya. La primera, porque tanto Rajoy como Santamaría acaban de ser objeto de una nueva querella por parte de Quim Torra debido al retraso en la publicación de los nombramientos del Govern en el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya.

"Hemos aplicado el artículo 155, lo hemos hecho por convicciones democráticas", manifestó Rajoy ante el Comité Ejecutivo. "Destituimos a un Gobierno, pero convocamos elecciones [...] "los independentistas tienen derecho a existir y a gobernar si ganan las elecciones pero no a incumplir la ley o a pasar por encima de la gente", concluyó sobre la crisis catalana.

Los memes de la trayectoria de Rajoy

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com