18 de octubre de 2019, 0:59:42
Nacional


El fiscal Horrach sospechó de un delito fiscal del Rey Juan Carlos y quiso llamarle a declarar



En una entrevista concedida al diario 'El Mundo', el fiscal del 'caso Nóos', Pedro Horrach, confiesa que sospechó de un posible delito fiscal del Rey Juan Carlos I, pero que cuando fue detectado ya habría prescrito. A la pregunta sobre la donación que hizo el anterior monarca a su hija Cristina por valor de 1,5 millones para comprar el palacete de Pedralbes, reconoec que la operación fue camuflada como un préstamo para defraudar impuestos y que "esa donación pudo ser delito fiscal pero estaba prescrita".

También confiesa que quiso llamarle a declarar, pero el carácter "inviolable" de su estatus constitucional impidió tan siquiera llamarle como testigo. Además, explica que si no hubiera prescrito este caso del palacete de Pedralbes, en Barcelona, la infanta Cristina habría sido imputada también por ello, ya que aunque tenía inmunidad, no es inviolable como la figura de su padre. Juan Carlos I sí hubiera tenido que acudir al tribunal, aunque Horrach aclara: "Forzosamente [habría tenido que acudir] pero habría que ver en qué condiciones".

Horrach no quiso confirmar si existió una cumbre secreta entre Gobierno de Rajoy y la Casa Real para tratar la crisis y evitar la imputación de doña Cristina de Borbón, y explicó que al comienzo de la instrucción fue una sorpresa encontrarse la implicación de Iñaki Urdangarin en el 'caso Nóos': "Sólo aparecía Diego Torres y le citamos como imputado como un mero trámite", dijo en referencia a las investigaciones sobre las irregularidades en la construcción del velódromo Palma Arena. "No nos planteamos nunca no hacer nada por el hecho de aparecer Urdangarin", reconoce a continuación.

En cuanto a la implicación de la infanta en la trama delictiva, reconoce que "sabíamos que estaba la Infanta Cristina desde el principio porque aparecía en el Registro Mercantil como socia de la entidad Aizoon". Sin embargo, tras investigar e interrogar a todos los trabajadores, dieron fe de que ella no estaba implicada: "No nos escondimos, siempre preguntamos por ella". Poco después, el juez Castro le confesó que quería imputarla: "Me dijo que iba a imputar a Cristina de Borbón y le dije que no había elementos suficientes". Como él continuó negándose, recibió sospechas de estar bajo presión de instancias superiores, extremo que siempre negó: "A mí me han llamado corrupto mil veces y no he visto que la Fiscalía en una sola ocasión me haya dado amparo ni haya interpuesto una denuncia".

Urdangarín conocerá si entra en prisión esta semana

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com