19 de abril de 2019, 14:32:01
Castilla-La Mancha


El Gobierno paraliza el polémico cementerio nuclear de Villar de Cañas

Por Diariocrítico

El Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas en Cuenca ha sido paralizado tras años de retrasos y enfrentamientos. El Gobierno ha ordenado la paralización de los permisos de construcción del silo nuclear hasta que presente en los próximos meses el diseño de su política energética.


El Ministerio para la Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera ha ordenado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que suspenda la tramitación del permiso de construcción del cementerio nuclear previsto en Cuenca, tal y como avanza 'El País'.

Esta era una reclamación que no tardó en hacer llegar el Gobierno manchego de García-Page a Pedro Sánchez tras su llegada a la Moncloa, sobre después de que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) haya desestimado el recurso presentado por el Ayuntamiento de la localidad conquense contra la anulación de su Plan de Ordenación Municipal (POM) por parte del Gobierno regional, lo que haría inviable la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en su actual ubicación.

Asimismo, IU ya había registrado una pregunta parlamentaria para que el Ejecutivo se pronunciara sobre esta cuestión en la Comisión de Transición Ecológica.

ATC, un cementerio que nació muerto

El proyecto de cementerio nuclear -iniciativa que rondaría un presupuesto de los mil millones de euros- nació rodeado de polémica. La idea original del proyecto nació del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en 2009 para que España se encargara de almacenar los propios residuos nucleares nacionales y no se pagaran importantes sumas a Francia por el alquiler de estos espacios fuera de las fronteras.

España sólo cuenta con un almacén de residuos de baja y media actividad, que se encuentra situado en El Cabril (Córdoba) y cuya vida capacidad se prevé saturar en 2030, pero no hay ninguno de alta capacidad. Se calcula que un 5% de los residuos nucleares generados en España serían de este segundo tipo.

Al proyecto original se presentaron 13 localidades como candidatas voluntarias a acoger el ATC y en diciembre de 2011 fue designado el municipio conquense de Villar de Cañas, ya con el Gobierno del PP en la Moncloa, para albergar el cementerio nuclear.

No obstante, la localización escogida ha sido muy cuestionada desde entonces: no contó con un análisis de impacto medioambiental y distintos informes alertaron de que los terrenos podrían no ser los idóneos por encontrarse en zona sísmica.

El gobierno socialista de Castilla-La Mancha libró su particular batalla al ATC tratando de calificar la zona de especial protección primero en relación a las aves y después con una ampliación de la Red Natura 2000 por el álto valor del ecosistema en la región.

Actualmente, la licitación de las obras estaba pendiente de resolverse porque el Consejo de Seguridad Nuclear debía terminar de conceder los permisos y analizar los informes.

- García-Page: "El terremoto de Yebra, que en su día fue candidata a acoger el ATC, explica nuestra oposición al basurero nuclear"

- García-Page celebra la paralización del ATC, un proyecto que encerraba “mucha más basura que la nuclear”

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com