24 de abril de 2019, 4:32:11
Economía


El Santander amenaza con replantearse su futuro si el Gobierno Sánchez impone un 'impuesto a la banca'



El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, criticó ayer el impuesto a la banca apuntado por el Gobierno de Sánchez, al considerar que podría generar una doble imposición que situase a las entidades españolas en una posición de desventaja competitiva frente a multinacionales de otros países, lo que podría hacerles replantearse su "estructura legal".

Durante la presentación de resultados del primer semestre del año, Álvarez animó a la "reflexión" para evitar lo que denominó "efectos colaterales" de las medidas impositivas, aunque descartó la posibilidad de trasladar su sede fiscal. No obstante, insistió en tomar "las decisiones oportunas" si los planes anunciados en su momento por el Ejecutivo llegaran a concretarse.

El consejero delegado se mostró contrario a poner impuestos sobre "rentas no generadas". "Creo que no es una buena práctica". "Si alguien como nosotros, que depende críticamente del dividendo de las filiales, tiene que, sobre un dividendo que ya ha pagado impuestos en el país de origen, pagar otro, esto puede afectar a la morfología de las entidades", advirtió.

Por otra parte, el Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 3.752 millones de euros entre enero y julio de 2018, el 4% más que un año antes, tras registrar un cargo neto de 300 millones por la integración del Banco Popular.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com