29 de noviembre de 2020, 9:28:09
Nacional


El Gobierno acusa a PP y Ciudadanos de sumarse a las "tendencias racistas y xenófobas" de Europa



La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, calificó ayer de "impresentable" que líderes políticos, como el del PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, busquen un "camino de confrontación" entre los españoles y los inmigrantes que llegan de forma irregular a España. Valerio, que ayer visitó el nuevo centro de acogida temporal y derivación de inmigraciones abierto en Chiclana de la Frontera (Cádiz), dijo que España es un país "solidario" y que el Gobierno está obligado "a respetar los derechos humanitarios" y a dar una atención adecuada a estas personas.

La ministra, que criticó la "falta de altura" de miras y "falta de respeto a los derechos humanos" de Casado y Rivera, dijo que la suya "no es una manera de actuar razonable, salvo que quieran sumarse a las tendencias de algunos otros líderes políticos europeos con actitudes racistas y xenófobas". Valerio puso como ejemplo la apertura del mencionado centro de acogida, gestionado por la Cruz Roja, como ejemplo de las decisiones del Ejecutivo que se han tomado con "emergencia" y "agilidad". La ministra también hizo alusión a la carta dirigida por el jefe del Ejecutivo al presidente de la CE para urgir la "ayuda de Europa".

También el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pidió a Casado que "sea leal" tras afirmar que "la política migratoria es una cuestión de Estado", como "el terrorismo y la delincuencia organizada"

Por su parte, el líder del PP, Casado, defendió una política de inmigración "realista" y "no buenista", y replicó a quienes le llaman radical por sus posiciones en este tema que dicha expresión viene de la palabra "raíz" y supone "tener las cosas claras". En su discurso ante la Junta Directiva Regional del partido, Casado señaló que cuando ha gobernado el PP", no ha habido problemas con la acogida de inmigrantes", tras lo que se remontó a los años 1190, durante la presidencia de José María Aznar, diciendo que esta acogida fue "ordenada y legal, integrada y sin guetos".

Por otro lado el presidente de Ciudadanos, Rivera, dijo desde Ceuta que no se puede "mirar para otro lado" ante el problema de la inmigración irregular, tras lo que pidió al Ejecutivo ir "más allá de las ocurrencias, del buenismo y de los comités de marketing", que "solo están creando un efecto llamada", añadió.

Sobre este particular, ELPAÍS señala que "Rivera se suma a la ofensiva del PP sobre la migración". ABC titula: "El Gobierno echa balones fuera y acusa a Casado y Rivera de guiños racistas". LA VANGUARDIA subraya que "El Gobierno acusa a PP y Ciudadanos de hacer electoralismo con la crisis migratoria. Según LA RAZÓN, "Moncloa culpa a Rajoy del caos migratorio". Desde otra perspectiva, ABC destaca que "Marlaska insiste en retirar las concertinas pese al asalto en Ceuta".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com