19 de agosto de 2019, 15:45:08
Ocio


Los 5 mejores discos de Madonna

Por Sergio Ariza Lázaro

En el maravilloso 'To Pimp A Butterfly' de Kendrick Lamar, Dr. Dre aparecía para dejar una cita que me viene que ni pintada para hablar de nuestra protagonista: "Cualquiera puede llegar, lo difícil es mantenerse, hijo de puta". Durante sus más de tres décadas como indiscutible Reina del Pop, Madonna Ciccone ha visto pasar a decenas de supuestas sucesoras (de Janet Jackson a Britney Spears, de Christina Aguilera a Miley Cyrus) que no han logrado conseguir esa increíble capacidad de permanencia que la distingue de ellas, e incluso de sus grandes rivales masculinos de la década de los 80, Prince y Michael Jackson. Madonna cumple 60 años y más de la mitad de ellos se los ha pasado en la cima. Estos son nuestros cinco discos favoritos de su extensa carrera, Dios salve a la Reina.


Madonna (1983)

Madonna venía del punk y el rock pero siempre había tenido debilidad por la pista de baile, posiblemente debido a su formación como bailarina. Para su debut sus influencias mezclan la nueva ola de grupos como Soft Cell con la música disco, todo bañado por una sensibilidad pop magistral y unos estribillos luminosos. Eso sí, la producción de Reggie Lucas ha quedado totalmente caduca, si buscan la definición de sonido ochentero solo tienen que escuchar el inicio de 'Borderline', pero luego entra la voz de Madonna y es irresistible. 'Holiday' es la mejor canción del disco pero aquí también hay varias pruebas del talento de la ambición rubia como compositora como 'Lucky Star', 'Burning Up' o 'Everybody'.

Like A Virgin (1984)

Se podría decir que este es el disco que creó a Madonna, el icono oficial de los 80. Contiene las dos canciones que la definirían para el público, la titular y 'Material Girl', la primera la convertiría en icono sexual, la segunda en el paradigma de los materialistas 80 de Reagan y Wall Street. Lo curioso del caso es que Madonna no compuso ninguna de las dos, lo que hace ver su buen ojo a la hora de escoger material perfecto para ella, 'Dress You Up' es otro gran clásico, lo mismo que sus colaboradores, con el gran Nile Rodgers de Chic encargándose de manera inmejorable de la producción, además de su guitarra. Un disco divertido, sexy y totalmente icónico.

Like A Prayer (1989)

Madonna forma junto a Michael Jackson, Prince y Bruce Springsteen el póker de superestrellas de los 80. Es de los cuatro la que tiene menos clamor crítico. Una pena porque a la ambición rubia nunca le ha faltado talento. Hasta este 1989 era, principalmente, una artista de singles (como prueba el magnífico 'The Inmaculate Collection') pero ese año decidió que quería sacar un disco que probase su valía como artista. Y cuando Madonna quiere algo lo suele conseguir. Para ello llamó a Prince (suya es la guitarra que abre el disco en la canción titular) y se desnudó completamente en unas canciones compuestas junto al gran Patrick Leonard. Ya sea ajustando cuentas con los violentos hombres de su vida, ‘Till death do us apart’ habla sobre su fallido matrimonio con Sean Penn y 'Oh Father' sobre su padre, recordando a su madre muerta en 'Promise to try' o sobre su particular (y terrenal) amor a Dios en 'Like a prayer'. También están la irresistible 'Express yourself', la poppie 'Cherish' o la psicodélica 'Dear Jessie' que no desentonaría en el mismísimo 'Skylarking' de XTC.

The Inmaculate Collection (1990)

En 1990 Madonna estaba en la cima del mundo, el año anterior había sacado su mejor disco y acababa de publicar 'Vogue', una canción que volvía a demostrar que la ambición rubia siempre estaba atenta a los mejores sonidos que aparecían en los clubes de baile, en esta ocasión con una rompedora mezcla entre el house y la música disco. Era el momento perfecto para sacar una recopilación con sus mejores canciones. Al igual que pasa con grupos como ABBA o Queen, Madonna siempre fue una artista más de sencillos que de discos de larga duración, así que es normal que este sea el mejor (y más representativo) disco de su carrera, uno que comienza con 'Holiday' y llega hasta la seductora 'Justify My Love' (grabada especialmente para este disco) y que repasa los mejores años de su carrera, con canciones tan grandes como 'Into The Groove' que no había aparecido en ninguno de sus discos. Contiene 17 canciones y más de la mitad son clásicos absolutos.

Ray Of Light (1999)

Como antes había hecho con el house, el trip hop, y tantas otros géneros, Madonna volvió a demostrar tener buen oído y ayudó a popularizar la electrónica a nivel mundial. 'Ray Of Light' fue su disco de regreso por la puerta grande y el inicio de una segunda etapa dorada que incluye también el notable 'Music'. Como había hecho en anteriores ocasiones sabe sacar lo mejor del talento ajeno y su colaboración con el productor inglés William Orbit abrió nuevas puertas a su carrera. Incorporando elementos de trip hop, ambient y música oriental, Madonna entrega el disco de madurez perfecto, una obra espiritual y positiva, lejos de su imagen de chica material. Pero, como siempre, sin olvidar la pista de baile. Puede que la mezcla entre electrónica y psicodelia de la canción titular sea lo mejor que haya hecho nunca. Claro que canciones como 'Drowned World/Substitute for Love', 'Frozen' o 'Nothing Really Matters', tampoco están nada mal.


Las 10 mejores canciones de Madonna

El lío de Podemos con la estatua de Rosendo en Carabanchel

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com