24 de enero de 2020, 9:15:57
Toros


Albacete: gravísimo percance de Ureña en el ojo izquierdo, del que puede perder la visión

Por Emilio Martínez

La tragedia ha querido ser protagonista, una vez más, en la Fiesta. Y le ha tocado a un gran torero como Paco Ureña, que sufrió un pitonazo muy fuerte en el ojo izquierdo cuando recibía de capote al cuarto toro de la tarde y que, en palabras del doctor González Masegosa -jefe de la enfermería, donde le atendió tras la cornada para mandarlo después al Hospital General-, a primeras horas de la madrugada de este sábado, pueden llevarle a perder la visión. A esa hora, todavía el coletudo estaba en el quirófano del Hospital, donde los cirujanos le habían salvado el ojo, pero posiblemente no la visión. Todo lo demás de lo ocurrido en esta séptima de Feria, en la que destacó Ginés Marín, que cortó una oreja, poco importa. Y, como se ha sabido a lo largo ya de este sábado, las peores perspectivas se han ido confirmando, pues tras cuatro horas de quirófano, se le ha salvado el ojo a Ureña, pero es muy difícil que recupere la visión.


Los hados del destino, en forma de bicornes, se encargaron de visitar Albacete con el percance de Ureña. Porque ese cuarto burel le golpeó de manera brutal en la cara y en el ojo izquierdo obligándole a tomar el olivo, donde pronto se le apreció la hinchazón ocular y en el párpado izquierdo, quedando el murciano muy disminuido. Pese a lo cual, en un alarde de profesionalidad y valor, continuó en el coso, caminando a duras penas y pisando terrenos comprometidos y hasta dibujó varios bellos muletazos frente al manso agresor.

Incluso pidiendo perdón a la concurrencia, todo un gesto, aguantó hasta que con muchas dificultades despenó a su enemigo y pasó a la enfermería para no salir sino hacia el Hospital para un reconocimiento radiológico a fondo. Y fondo es lo que, con la mínima excepción del tercero, no tuvo la corrida descastada de Alcurrucén -que añadió el fracaso de este hierro de los empresarios del coso al de tres días antes en la novillada con sus otras dos divisas de El Cortijillo y Lozano Hermanos-, con cuyo primer manso, también Ureña, litúrgico y ancestral, fue capaz de festonear varias cortas series muy aplaudidas.

Aunque las únicas ovaciones fuertes restallaron con el primero del lote de Ginés Marín, con un punto más de acometividad que el resto de sus hermanos, lo que aprovechó el extremeño, siempre muy firme, para sacarle el máximo partido en redondos y naturales, y sobre todo en pases de pecho muy barrocos, muy marcados al hombro contrario. Concluyó con las inevitables bernadinas y un buen espadazo que le valió la oreja. Lo que ya no pudo repetir con el que cerró función, que iba siempre con la cara alta, pese a que Marín lo intentó de nuevo con técnica y valor.

Ni una cosa ni otra derrochó Álvaro Lorenzo con el mansazo segundo, que se dolió mucho en banderillas y necesitaba una mano muletera firme y mucho toreo inicial por bajo, y ni una cosa ni otra -se insiste- mostró su matador. Mejoró en el otro, al que, con mayor decisión, extrajo en su querencia de toriles algunas cortas series antes de que el animal se rajase del todo y el toledano diera un mitin con la espada de cruceta necesitando hasta 10 golpes para despenarlo.

FICHA

Toros de ALCURRUCÉN, desiguales de presentación, con dos primeros muy justos y el resto con volumen pero poco armónicos; mansos y descastados en general -en menor medida el tercero- y nobles. PACO UREÑA: ovación; ovación tras aviso. ÁLVARO LORENZO: silencio tras aviso; silencio tras dos avisos. GINÉS MARÍN: oreja; palmas. Plaza de Albacete, 14 de septiembre, 7ª de Feria. Tres cuartos de entrada. Enfermería: Paco Ureña fue atendido de traumatismo periocular en ojo izquierdo, presentando importante hematoma que le impide la apertura. Pronóstico reservado. Fue trasladado al Hospital General para revisión oftalmológica. Incidencias: tras la lidia del tercer toro saltó un antitaurino con varios lemas en contra de la Fiesta, que fue detenido.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com