17 de junio de 2019, 7:08:03
Ocio


Las 10 mejores películas de Marcello Mastroianni

Por Sergio Ariza Lázaro

Marcello Mastroianni es la cara del cine italiano, compartió pantalla con sus más grandes estrellas (desde su adorada Sophia Loren a Gina Lollobrigida, pasando por Claudia Cardinale, Vittorio Gassman o Alberto Sordi) y estuvo a las órdenes de sus más grandes directores, Vittorio De Sica, Luchino Visconti, Mario Monicelli, Ettore Scola o, por encima de todos, Federico Fellini para el que protagonizó sus dos grandes obras maestras, 'La Dolce Vita' y 'Fellini, ocho y medio (8½)'. Este 28 de septiembre hubiera cumplido 94 años y lo queremos celebrar recordando 10 de sus películas más importantes.


La ladrona, su padre y el taxista (1954)

El cine italiano vivió una verdadera época dorada tras la II Guerra Mundial, con géneros como el neorrealismo de Rossellini o De Sica, y creadores tan grandes como Fellini, Visconti, Passollini o Antonioni. Pero, a nivel popular, el estilo que tuvo más éxito fue la comedia italiana con iconos como Alberto Sordi. Alessandro Blasetti fue uno de sus directores más destacados y 'La ladrona, su padre y el taxista' uno de sus mejores ejemplos, contando con un trío protagonista de absoluto lujo Vittorio De Sica, Marcello Mastroianni y Sophia Loren. Los dos últimos comenzaban una relación laboral que les llevaría a rodar 12 películas juntos, convirtiéndose en una de las parejas cinematográficas más recordadas de todos los tiempos.



Noches Blancas (1957)

Luchino Visconti adapta a la gran pantalla a Dostoievski con este demoledor drama romántico que se alzó con el León de Plata en el Festival de Venecia de 1957. Mastroianni vive un amor imposible y poético con Maria Schell en una de sus mejores interpretaciones.



Rufufú (1958)

Posiblemente la comedia italiana más divertida de todos los tiempos, claro referente de nuestra 'Atraco a las 3'. Un grupo de lo más variopinto de ladrones ocasionales intentan salir de la pobreza en la que viven robando el Monte de Piedad. Un reparto capitaneado por Vittorio Gassman y Marcello Mastroianni da lo mejor de sí mismo y Mario Monnicelli entrega uno de los grandes clásicos del cine italiano.



La Dolce Vita (1960)

¿Existe una escena más mítica que Anita Ekberg dándose una baño en la Fontana Di Trevi mientras grita "Marcello, come here"? Claro que 'La Dolce Vita' es mucho más que su escena más icónica, es una de las más grandes películas de todos los tiempos y la segunda mejor película de un genio como Federico Fellini (no se preocupen, en breve hablaremos de la primera). Mastroianni entrega su papel más recordado como Marcello Rubini, el periodista/escritor atrapado en la glamourosa vida nocturna romana en busca de encontrar un sentido a la vida. Es el mismo personaje que servirá de base para el Jep Gambardella de 'La Gran Belleza', otra gran pelicula con una evidente deuda con este monumento cinematográfico.



La Noche (1961)

La película central de la trilogía de la incomunicación de Antonioni, tras 'La Aventura' y justo antes de 'El Eclipse'. Antonioni sigue a Fellini y vuelve a hablar sobre el desencanto existencial que afecta a la burguesía en la sociedad moderna. Lo hace alejándose del neorrealismo y apostando por una frialdad formal en la que los objetos, las cosas y los silencios son sumamente importantes. El matrimonio que componen Mastroianni y Jeanne Moreau se descompone ante nuestra mirada con Monica Vitti de testigo. Normal que sea una de las 10 películas favoritas de Bergman y que los Monty Python, con su humor habitual, terminaran 'La Vida de Brian' aconsejando ir a verla.



Los Camaradas (1963)

Una película preciosa en la que Mario Monicelli echa una mirada a la lucha de clases, a cómo los trabajadores fueron consiguiendo (muy poco a poco) sus derechos. Lo que podría haber derivado en una lacrimosa, y manipulada, mirada es llevada con excelente pulso por el director con ayuda de un Mastroianni en estado de gracia. Un perfecto ejemplo es cuando, tras su primer discurso, le pillan a punto de comerse el bocata que se ha dejado uno de los obreros. Como anécdota aparece una jovencísima Raffaella Carrà.



Fellini, Ocho y Medio (8½) (1963)

Me es muy difícil hablar de la película que ocupa el puesto ocho y medio (tras siete películas y su episodio en 'Bocaccio 70') en la filmografía de Federico Fellini. Y lo es porque, posiblemente, sea mi película favorita de todos los tiempos. La imaginación de Fellini se desborda tras atravesar la crisis creativa más fértil de la historia, haciendo una película sobre todo ello que dice mucho más sobre el cine, el arte y la vida que cualquier otra. Fantasía y realidad se mezclan con Mastroianni interpretando a Fellini bajo el nombre de Guido Anselmi. Absolutamente genial.



Ayer, hoy y mañana (1963)

Vittorio De Sica vuelve a juntar a Mastroianni y a Loren en una comedia compuesta por tres episodios completamente distintos. Es de lo mejor del director fuera de sus obras maestras neorrealistas y cuenta con la mítica escena del striptease que, 30 años después, homenajearía Robert Altman en 'Pret-a-porter' con los mismos protagonistas.



Matrimonio a la italiana (1964)

Uno de los mayores éxitos comerciales del cine italiano, en la que, nuevamente, De Sica vuelve a contar con Mastroianni y Loren como pareja protagonista. Una notable tragicomedia en la que Sophia y Marcello viven uno de sus más intensos duelos interpretativo, supurando química, realismo e intensidad.



Una jornada particular (1977)

Aprovechando como base la visita de Hitler a Roma en 1938, el director Ettore Scola compone una conmovedora película asentada en la tremenda exhibición de sus dos actores protagonistas, que no son otros que Marcello Mastroianni y Sophia Loren, en una de sus mejores películas juntos. Mastroianni se ganó una nominación a los Oscar y los Globos de Oro por su papel de Gabriele, un homosexual asfixiado por la Italia fascista de Mussolini.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com