13 de noviembre de 2019, 5:00:04
Ocio


'Romancero Gitano': Nuria maravilla

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


Noventa años después de su publicación, en el 120º aniversario del nacimiento de Federico García Lorca, su ‘Romancero Gitano’ ha vuelto a unir a dos de las glorias del teatro español: Lluis Pasqual y Nuria Espert. Juntos vuelven a la palabra desnuda del poeta granadino en busca de su esencia más pura, como ya hicieran en los montajes Haciendo Lorca (1996), La oscura raíz (1997) y La casa de Bernarda Alba (2009). El nuevo espectáculo se ha estrenado en el Teatro de La Abadía con un éxito rotundo (puesto en pie, el público ovacionó durante varios minutos a la actriz y al director), y permanecerá en cartel hasta el próximo 11 de noviembre.

La voz de Nuria Espert parece haberse adueñado de la del poeta. Su emoción, su intensidad, su color, su pasión, sus matices y sus inflexiones esparcen la palabra y el sentimiento más hondo de Lorca y lo proyectan por toda la sala hasta penetrar en el alma de cualquiera que la escuche. Y los espectadores de La Abadía, de por sí ya profundos admiradores del poeta de Fuente Vaqueros y de la actriz catalana, siguen con atención y respeto casi religiosos la palabra del poeta encarnada en la de la actriz durante los aproximadamente 60 minutos de recital.

Lluis Pasqual ha despojado el escenario de todo elemento que pueda distraer al espectador. Nuria aparece sola y en el escenario no hay más que cuatro butacas situadas de frente y otras tres a la derecha. En ellas se va sentando y levantando con suavidad, con etérea melancolía y pena –la misma que desprende el libro de Lorca-, para volver a sentarse de nuevo antes o durante el recitado de alguno de los poemas del ‘Romancero Gitano’. La iluminación de Pascal Mérat, y el espacio sonoro de Roc Mateu ayudan en todo momento a no distraer la atención del público y a concentrarlo únicamente en la escucha de la palabra.

Andalucía profunda

La base de la propuesta de Pasqual es la conferencia que dio García Lorca en 1935 con introducción y comentarios a su ‘Romancero Gitano’. En escena, Nuria plantea el recital como si se tratara de una íntima velada poético-teatral. Los poemas se intercalan con esos comentarios y los recuerdos de Nuria sobre su relación con Lorca que comenzó cuando apenas tenía ocho años y se subía a un pequeño escenario a recitar alguno de sus poemas, y que mucho más tarde la llevaron a recorrer toda España en compañía de Rafael Alberti en docenas y docenas de recitales que dio junto al poeta poco después de su regreso a España tras su largo exilio.

Los gitanos son el eje de la Andalucía lorquiana (“…Verde que te quiero verde. /Verde viento. Verdes ramas. / El barco sobre la mar / Y el caballo en la montaña…”), arquetipos de la libertad y la pasión; de lo mítico y lo trágico. Pero, en palabras del propio Federico, este es “un libro antipintoresco, antifolklórico, antiflamenco”. Los 18 romances del ‘Romancero Gitano’ son poemas cargados de populismo y folklore, de sensualidad, pero también de pena, de frustración, de tragedia y de muerte.

Y, como colofón al recital, Pasqual ha incluido al Lorca “más político”, con el poema ‘Grito de Roma’ de Poeta en Nueva York, que Nuria Espert recita con el alma desgarrada hasta terminar diciendo aquello de “…porque queremos que se cumpla la voluntad de la Tierra / que da sus frutos para todos”. Montaje desnudo en donde solo la palabra del poeta, en boca de Nuria, alcanza la cima de la emoción, del estremecimiento. Más que recomendable. Escuchar a Lorca en boca de Nuria es siempre maravilloso.

‘Romancero gitano’

Texto: Federico García Lorca

Dirección: Lluis Pascual

Reparto: Nuria Espert

Diseño de iluminación: Pascal Mérat
Diseño de sonido: Roc Mateu
Producción ejecutiva: Alicia Moreno
Fotografías: Sergio Parra y Ros Ribas
Asistente de dirección: Catalina Pretelt

Ayudante de dirección y regiduría: Marco Berriel

Teatro de La Abadía, Madrid

Hasta el 11 de noviembre de 2018

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com