24 de octubre de 2019, 3:31:05
Sociedad


De la confianza al acoso en las pequeñas empresas

Por Paloma López & Rocío Gavilán


La mayoría de las personas, tienden a creer que el acoso laboral se produce en las grandes empresas. La realidad radica en el polo opuesto, es decir, no depende de que pertenezcas a una pequeña o grande empresa, sino del hostigamiento que se puede llegar a sufrir en cada una de ellas.

Cierto es, que en las pequeñas empresas de 4 o 5 trabajadores, se utiliza de manera reiterada la confianza como medio para ejercer el acoso laboral. En este sentido, podemos definir confianza como, Familiaridad, naturalidad y sencillez en el trato, propias de la amistad o el parentesco”. Con esta definición, cualquier persona puede pensar, pero si tiene confianza, ¿cómo es posible que le acosen? Ante esta pregunta, nosotras siempre solemos contestar, “Recuerda a KA, la serpiente de la célebre película El libro de la Selva, que cantaba de manera reiterada la siguiente letra: confía en mí y solo en mi”, con el único fin de embelesar a la víctima y alimentarse de ella”.

La confianza llega a ser un arma de doble filo, pues la victima percibe por parte del acosador una actitud de familiaridad que conlleva a que dicha persona, sea un libro abierto para el hostigador. De este modo, el hostigador penetra, en la personalidad de la víctima, sabiendo reconocer sus carencias, sus debilidades y sus fortalezas.

Una vez la víctima es engatusada por la serpiente KA, se encontrará a merced de la misma, consiguiendo todo lo que se proponga el acosador. Entre las situaciones más cotidianas en este tipo de empresas se encuentra el uso de situaciones personales de la víctima, para menospreciarla, humillarla, mantenerla bajo control, ridiculizarla o incluso explotarla.

El clima de familiaridad, es usado por la persona hostigadora de manera recurrente, aludiendo a que todos los menosprecios, son “por su bien”. Por este tipo de justificaciones la víctima, va mermando todo pensamiento racional acerca de la maldad de esos comentarios, llegando a justificar los mismo y manteniendo pensamientos como “que buena persona es, se preocupa por mí”.

Sin percatarse, la víctima, entra en una telaraña de la que difícilmente puede salir, pues el vínculo que cree que ha formado es muy fuerte, considerando a la persona acosadora como parte de su familia. La manipulación llega a ser tal, que la hostigadora puede hacer creer a la víctima que le ofrece un beneficio, por esa fabulosa relación que mantienen, cuando en realidad, es algo de obligado cumplimiento para un empresario.

Con todo esto, hablaríamos de transgresión de la buena fe, así como de abuso de la confianza, utilizando dicha confianza para conseguir el fin último del empresario, mantener bajo su dominio a los trabajadores, para su propio beneficio.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com