24 de junio de 2019, 11:04:28
Nacional


Sánchez quiere acabar con Susana Díaz y ella busca el salvavidas de su antiguo socio, Ciudadanos

> Una reedición del pacto PSOE-Cs, la fórmula que aún así necesitaría apoyos de al menos otro partido
> Mientras, otras voces socialistas culpan a Pedro Sánchez por haber pactado con partidos nacionalistas


La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se niega a una posible dimisión que parece que el partido, comandado por su antiguo rival Pedro Sánchez, le exige. "Si hubiera perdido me habría ido", algo que, según apuntó, no ha sucedido por haber sido el partido más votado. Al término de la reunión de la Ejecutiva del PSOE andaluz, Díaz añadió que su formación "tiene que hacer una reflexión en su conjunto si queremos reforzar las instituciones e impedir que otros las debiliten". También dijo que su objetivo es evitar que el próximo Gobierno andaluz dependa de Vox, tras lo que dijo, en referencia a Ciudadanos, que "lo normal es que el tercero apoye al primero" y que lo demás es "extraño". Díaz, reiteró que se pondrá en contacto con todos los partidos constitucionalistas, excepto Vox, para intentar formar gobierno.


Tras destacar que más de un millón de andaluces han apoyado al PSOE, Susana Díaz reconoció que la de ayer fue una noche triste y dijo entender el mensaje de los que se han abstenido. Sobre la posibilidad de un eventual acuerdo entre PP y Ciudadanos, Díaz dijo que tendrán que decir cuál es su posición respecto a la "extrema derecha".

Si bien Díaz, como cabeza de lista del partido más votado, ha reclamado el apoyo de Ciudadanos ha admitido que sólo se presentará a la reelección si tiene los apoyos suficientes. "No voy a ir a una investidura para ocupar ese día exclusivamente el espacio mediático", matizó en una entrevista concedida a la 'Cadena Ser'.

Los diarios interpretan estas palabras en respuesta a las del secretario de Organización, José Luis Ábalos, quien, por otro lado, tras la reunión en la sede nacional de Ferraz de la comisión permanente del Comité electoral, para analizar los resultados de las elecciones en Andalucía, había dicho: "Todos tenemos muy asumido que nuestro papel está subordinado al éxito de nuestro proyecto político y con generosidad todos estamos a disposición de la organización". Ábalos también apuntó que la dirección federal se va a "implicar absolutamente", tanto en el proceso para intentar gobernar en Andalucía, como en el de la "necesaria regeneración" del PSOE andaluz, tras lo que pidió a Ciudadanos que diga si quiere volver a pactar con los socialistas "o pretende embarcarse en la aventura con la extrema derecha.", dijo.

Ábalos culpó a PP y Ciudadanos de haber contribuido a "blanquear" a la extrema derecha de Vox, partido al que, según dijo, han introducido como una formación "normal" dentro del constitucionalismo. Ábalos anunció que tras los resultados de las elecciones andaluzas el Gobierno intensificará más aún la agenda social como estrategia para responder a ese "voto radical de descontento".

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, desde la ciudad polaca de Katowice (Polonia), donde participó en la sesión inaugural de la cumbre sobre el cambio climático, publicó un tuit en el que mostró su intención de reforzar su compromiso con la democracia frente al miedo, al tiempo que apostó por la continuidad de su Ejecutivo para seguir impulsando un "proyecto regenerador y europeísta para España".

El diario EL MUNDO, citando fuentes socialistas, dice que Sánchez "se saltó las líneas rojas y pactó con el secesionismo; los votantes han explotado". LA RAZÓN se hace eco de un malestar en las federaciones socialistas ante la posibilidad de que las andaluzas marquen una tendencia.

Sobre este asunto, EL PAÍS titula: "La debacle electoral dispara las hostilidades entre Sánchez y Díaz". Según EL MUNDO, "Pedro Sánchez evita una reflexión general sobre la acción del Gobierno y achaca toda la responsabilidad a Andalucía". ABC destaca que "Ferraz culpa a Díaz del fiasco y reabre la batalla interna". También: "Sánchez quema a Díaz para intentar que el contagio no alcance a La Moncloa". En una línea semejante, LA VANGUARDIA dice que "la dirección del PSOE muestra a Díaz la salida y reabre la tensión interna". Según EL PERIÓDICO, "El PSOE empuja a Díaz a dimitir y rechaza avanzar las generales. Para LA RAZÓN, "El PSOE empuja a Díaz a dimitir y ésta se niega.". 20 MINUTOS señala que "El PSOE cuestiona a Díaz pero avisa a Ciudadanos de que no le dará la presidencia. EL ECONOMISTA apunta que "el socialismo entra en pánico y Moncloa decide agotar la legislatura",

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com