27 de junio de 2019, 10:22:37
Internacional


La organización animalista PETA dice que si eres feminista no puedes comer huevos



Michelle Kretzer, una activista animalista perteneciente a PETA y abogada especializada en este campo, ha escrito un controvertido post en su blog de la web de esta asociación donde viene a decir que cualquiera que se considere feminista no debería consumir huevos.

Su reflexión se argumenta de la siguiente manera: explica que el ser humano ha creado una sociedad patriarcal que explota a las féminas, como con el control de la fertilidad y la brecha salarial de género. Por eso hace un simil entre una mujer embarazada y una gallina que pone huevos: "¿Qué pasa cuando las mujeres le quitan los huevos a otra mujer sin pensarlo y pagan sin problemas por ellos, sabiendo que estaba encarcelada, que su ciclo reproductivo estaba controlado y manipulado, y que se vio obligada a estar siempre disponible?"

Es entonces por lo que se pregunta: "¿Podemos realmente llamarnos 'feministas' si comemos huevos?". Y antes de que la tachen de exagerada, aporta otra idea: "Las mujeres humanas también son descartadas a veces por no ser importantes, valiosas, inteligentes o dignas de consideración. Las justificaciones que las personas para no preocuparse por el sufrimiento de los pollos y por negar sus derechos básicos son sorprendentemente similares a las justificaciones que se han dado para ignorar el sufrimiento de las mujeres y negar sus derechos básicos, todos los cuales son falsos".

Michelle Kretzer (Foto: PETA)Además, recuerda que las gallinas "pueden completar tareas mentales complejas, demostrar autocontrol, preocuparse por el futuro y transmitir el conocimiento cultural", y que por eso no deberían hacerlas sufrir con su producción de huevos. Sin embargo, se ciñe a los casos de producción masivos, cuando la tendencia actual es demandar un trato más ético para las granjas de pollos, con producciones más de tipo corral, donde no vivan en jaulas y con iluminación permanente 24 horas para aumentar la puesta de huevos.

"La gallina se ha convertido en una máquina de poner huevos. En épocas anteriores, ella encarnó la esencia de la maternidad (...) huyen de los perros y las serpientes si se asustan solo por ellos mismos, si su miedo es por sus hijos, se mantienen firmes y luchan más allá de sus fuerzas", sigue explicando sobre ellas.

Pese a la comparación entre una mujer a la que se le controla su fertilidad y a la que se le roba sus bebés como a una gallina, hay que recordar que los huevos no son sinónimo de futuros pollos. El huevo de gallina y de otras aves ponedoras sólo supone una nueva vida cuando la gallina ha sido fecundada por un macho de su especie. Es entonces cuando la gallina lo pone y lo empolla. Cuando no es así, lo descarta y ese huevo no tiene ningún valor más que alimentario para otras especies, como la humana, entre otros depredadores y ovívoros.

Veganos y vegetarianos

Quienes no comen huevos son los veganos. A diferencia de los vegetarianos, que sólo descartan comer carne pero sí consumen huevos, leche, queso, miel..., los veganos consideran que no pueden alimentarse ni de carne animal ni de cualquier producto que ha sido conseguido de su sufrimiento o su explotación por parte del hombre. Los veganos son en realidad vegetarianos estrictos que también creen que su modo de vida es mejor por motivos éticos y medioambientales.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com